R.E.M. - Automatic For The People (1992)

4 comentarios :

Hay discos que son como templos, lugares para entrar en silencio, sentarse y coger el santoral. Como Automatic For The People, para mi es sagrado. Hoy he querido exiliarlo simplemente porque lo amo, y porque son pocas las veces que me veo capaz de transgredir la idea de un disco que amo al pasarlo al plano físico por el temor de no hacerle la suficiente justica, hoy es diferente, hoy aprovecho que me volvió a acompañar en un momento de duda, uno de tantos. A veces lo pienso y me importa tres carajos si un grupo está considerado un clásico del rock o no, incluso en que etapas pueda dividirse su carrera atendiendo a nosequé, a veces me importa tres mierdas en que año se editó y si tuvo éxito o no lo tuvo, ni tan siquiera me importa lo que nadie pueda pensar o haber escrito si suelto que este es uno de los discos de mi vida que pondría junto a otros discos de grandes de la vida, porque para mi Automatic For The People es tan sumamente inmenso que podría estar aquí postrado ante el teclado escribiendo sin parar sobre todo aquello que me sugiere, sobre todas las vivencias en las que me acompañó, o sobre como han pasado los años y traspasa con holgura el top ten de la década que lo vió nacer.

Aunque creo que ya somos bastantes que a estas alturas ya entendimos cual fue su grandeza, y la grandeza de unos artistas como R.E.M. que forjaron su camino a costa de patearse los escenarios, sin importar escenas y tendencias, sin límites pero autoimponiéndose la única condición de no perder su esencia como grupo, o al menos sin sobrepasar los territorios comunes de sus cabezas pensantes, eso es muy importante y pocos grupos en este mundo lo han sabido llevar con tanta honestidad y coherencia durante tanto tiempo, fue el secreto de su longevidad, o al menos eso creo yo.

Si es totalmente así o no, no os lo podría firmar en un papel ahora mismo, pero es la imagen que siempre tuve de ellos y con la que me iré a la tumba, y por favor cuando llegue ese día, una de tantas canciones que quiero que suene en mi velatorio entre amigos y canapés, a ser posible en un jardín, nada de tantorios, no dejéis que el cura se acerque al órgano, que sea "Everybody Hurts" la plegaria final como mis sentidas disculpas para todos los allí presentes si es que alguna vez les fallé, porque me parece sobretodo un canto hermoso a la humanidad y al derecho a equivocarse, pero también a la virtud de saber admitirlo. Incluso metería "Sweetness Follows" que es su hermana, ese verso "live your life filled with joy and wonder" que no es recitado con vacuidad, es el epicentro de luz ante las puertas del ocaso, la vida sigue, brutal. El disco abre con "Drive", es inquietante, se advierte profunda desde el primer compás marcado por los latidos del bajo detrás de la acústica en un crescendo eléctrico, hey kids, seguid vuestro camino, no os demoréis, sed vosotros mismos, no calquéis al de enfrente, nadie te dará las respuestas, porque cada cuál tiene las suyas. Y entonces el sentimiento de ansiedad que te ahoga "Try Not To Breathe" lo transforma en necesidad de expresión de las contradicciones que atormentan. "The Sidewinder Sleeps Tonight" es una canción perfecta, su pop independiente especial con un estribillo imposible y mil veces escuchado, su declaración de intencones, y en las maneras del aullidao de Stipe un recuerdo simpático al león que ya duerme esta noche de los Tokkens.

Necesario el interludio en "New Orleans Inst", de banda sonora y espacio para la reflexión, necesario yendo después de la que va. "Monty Got A Raw Deal" es de las que pasan desapercibidas, incluso a más de uno podrá parecerle otra letra críptica, en este caso basada en la vida de Montgomery Cliff y sus desdichas, no os quedéis en la superficie y entrad, hoy es el día que el valor de esta canción no admite ninguna duda, posiblemente una de las mejores letras de este disco, esto es un folk como una casa para meter junto a las grandes tonadas populares de Seeger, sabiduría popular de la que no cuentan en la escuela ni en las revistas de rock, su mensaje: la vida es tan grande que perder el tiempo y el aliento recreándose en lo malo que nos trae es perder el tiempo, grandiosa. El nervio se lo guardan para "Ignoreland", pocas canciones en los 90 dijeron las cosas tan claras y a la yugular del pensamiento americano. "Star Me Kitten" es una de sus joyas escondidas, grande por todo lo que sugiere y no cuenta, Stipe cantando el más difícil todavía por lo bajo, y ese Star que debería ser Fuck, relación rota, nostalgia, una recapitulación desafectada de harmonías disonantes. Momentos para respirar hondo en la simpática y adictiva "Man On the Moon" y con Andy Kauffman como coartada para este "que no te lo cuenten", una favorita de la radio. El final del disco no te deja bajar los pies al suelo, encontraremos la tranquilidad en "Nightswimming", es inerte, te coloca en su capsula del tiempo hecha de cuerdas y violines y te mece como a un niño chico flotando en un mar en calma. "Find A River" siempre fue el epitafio perfecto, "encuentra tu camino", y sus versos que no se devaluan con la edad, más bien crecen contigo, te acompañan, te ponen el corazón en un puño.

Este es un disco a mi medida, su esencia es folkie, miradlo como queráis, con perspectiva ochentera u alternativa, o como huida del fragor comercial que les puso en el mapa, es folk nuevo, es folk de su tiempo, música popular de la civilización actual, murder ballads del alma, espirituales de los sentimientos, plegarias para salir adelante, un carpe diem profundo. Por momentos oscuro, la muerte y la vida se dan la mano en este tracklist hipnótico capaz de sumir al oyente en un sopor trascendental. Podrán hacerse mil y una listas de sus mejores discos, y estaré de acuerdo con todas, éste estará seguro entre ellos más arriba o más abajao dependiendo de edades y generaciones, aunque realmente tiene el alma solitaria de los discos únicos, de los discos sin precedentes y sin descendencias, isla en su propia discografía, disco para conectarse con la propia mortalidad y con el momento presente, envuelto en melancolía de sonidos amables, una buena almohada con la que charlar las noches de insomnio. Folk moderno, un templo.

Por Chals Roig

 R.E.M. - Automatic For The People (1992) ∞/∞
 
01.- Drive lyrics / 02.- Try Not To Breathe / 03.- The Sidewinder Sleeps Tonite / 04.- Everybody Hurts / 05.- New Orleans Instrumental / 06.- Sweetness Follows / 07.- Monty Got A Raw Deal / 08.- Ignoreland / 09.- Star Me Kitten / 10.- Man On The Moon / 11.- Nightswimming /12.- Find The River



4 comentarios :

  1. Este es el único disco que tengo de REM, y además lo tengo en vinilo, pero me siento muy alejado de REM, nunca me han enganchado, pero me gusta este disco.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy ni mucho menos un docto en todo lo referente a REM, aunque si que tengo claro que son unos clásicos del rock, como con todo la frase de marras: para gustos hay colores, yo tengo este disco, salvando las distancias musicales, como su Born To Run, o su Harvest, el disco que hay que tener en todo caso. Saludos Addi y un abrazo.

      Eliminar
  2. No hace mucho realicé mi listado personal de discos favoritos noventeros... Éste fue el 9 y con eso queda teda dicho. Adoro los primeros cinco discos ochenteros de Rem, pero también éste en concreto de su singladura posterior y, finalmente (para el mate sin posible enroque), aquí están "try not to breathe" y "nightswimming" que son sendas debilidades insaltables para mi. Bravo y gracias por tan nutritiva reseña Maese (que otro "templo" aquí habemus para mi también, sin duda).
    Y abrazo guzzero !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas dos canciones son la repera, Try Not To Breathe también ha sido favorita mía de autoreverse non stop por mucho tiempo, es adictiva además la muy jodía. Este disco está muy bien hilvanado desde el esqueleto hasta las costuras superiores. Nightswimming también es suprema a más no poder. Me alegra coincidir, vi ese top de obras noventeras, tenía que estar. Saludos Don Guzz y un abrazo.

      Eliminar