Novedad

Noticias

Novedad

Rockumentales

Libros

21 jul. 2019

Robert Ellis - Texas Piano Man (2019)

No hay comentarios :

Había leído demasiadas buenas críticas y alabanzas hacia el nuevo trabajo del tejano Robert Ellis para ignorar su "Texas Piano Man", antes, lo reconozco, no había seguido con demasiada atención su carrera aunque sí recuerdo escuchar con atención su "Photographs" allá por 2011. Recordaba un servidor a un Ellis más campestre y countrificado que lo que me encuentro en esta nueva colección de canciones en las que el piano es absoluto protagonista, un piano que rememora ese sonido setenteto otra vez muy de moda en estos días, el de Billy Joel, Leon Russell y sobretodo Sir Elton. Ese sonido que parece haber contagiado a muchos de los discos de este 2019. En este caso ese sonido es un acierto y un regalo. Robert Ellis se enfunda botas y sombrero de cowboy blancos, al igual que su impecable traje y pajarita incluida, le da todo el protagonismo al piano y se transforma completamente en el pianista tejano. Todos los temas están escritos y  musicados por Ellis, menos un par donde comparte firma con Kyle Ryan en uno, y con Daniel Tashian en otro. La producción también corre a su cargo, así que estamos ante un volantazo personalísimo, una colección de canciones maravillosas y de corte clásico setenteto que nos devuelve a la mente a otros pianistas del rock ya citados anterioremente. No es un disco que de primeras provoque que se te caigan las bragas al suelo, pero sí hay cierta excitación, cierta humedad y no precisamente en el ambiente. Las canciones lentamente nos llevan a un territorio precioso que con suma facilidad embruja, seduce y lleva al huerto. No podemos olvidar esas letras con segundas y mucho humor, ese mirar de soslayo a Randy Newman, esa sonrisilla que se nos escapa al escuchar algunos momentos del disco. Simplemente grandioso e inesperado.


La inicial "Fucking Crazy" tiene esa atmósfera grandilocuente, ese piano que se sabe grande pero que prefiere jugar en ligas menores. La melodía es preciosa, sus coros originarios del Abbey Road, su cadencia de cantautor pianístico de los setenta, y esa letra maravillosa... Sí, es una puta locura. El romanticismo se impone en "When you're away", gusta pero después de la brutal canción inicial se nos viene todo algo abajo aunque es notable, no nos engañemos. Claro que los tres siguientes temas son mi momento favorito del disco. Primero con la espectacular y cachonda "Nobody smokes anymore", entre Randy Newman en su letra y Sir Elton en el piano....  Lo de "Passive agressive" ya es para darle de comer a aparte, es mi canción favorita del lote. Qué maravilla! Y la tercera es una canción que remite a las melodías, giros y dejes del gran James Taylor (amén). El azúcar vuelve a aparecer en "There you are" con estructuras similares al mejor Billy Joel, pero claro que luego llega "Let me in" y deja en la sombra a la canción anterior, puesto que ésta, es una delicatessen absoluta con sonoridades de musical de Broadway. Tremenda. Ese humor negro y sarcástico lo encontramos de nuevo en "Aren't we supposed to be in love?", para despelotarnos luego con "Lullaby" y rematarnos con otra de las canciones del disco. Hablo, lógicamente, de "He made me do it", y la bipolaridad al cuadrado. Cierra Ellis su excelente y esencial disco con la estupendísima "Topo Chico", que particularmente me parece sensacional y salida de una jam en casa de Harry Nilsson, junto a algunos ex-beatles, Elton haciendo el loco y Keith Moon sirviendo las copas.... Esa canción es pura libertad y felicidad. Una pequeña locura que deja un sabor de boca sobresaliente, no de extrañar, estamos ante uno de mis discos favoritos del año. Una grata sorpresa.

Robert Ellis - Texas Piano Man (2019)

01.- Fucking Crazy/ 02.- When You’re Away/ 03.- Nobody Smokes Anymore/ 04.- Passive Aggressive/ 05.- Father/ 06.- There You Are/ 07.- Let Me In/ 08.- Aren’t We Supposed to Be in Love/ 09.- Lullaby/ 10.- He Made Me Do It/ 11.- Topo Chico.


*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

15 jul. 2019

Frankie Lee - Stillwater (2019)

No hay comentarios :

Me habían vendido el nuevo disco del multi-instrumentista minesotarra Frankie Lee como la joya americana que no debería perderme bajo ningún concepto sabiendo como me ponen a mi esos sonidos countriles con pose folki, y la verdad es que me ha gustado mucho, más que su debut del 2016, su "American Dreamer", que descubrí el año pasado, pero tampoco es la obra indiscutible y esencial que me hicieron creer. Eso sí, tampoco os voy a engañar, ha sonado y sonará mucho en el hogar nikochiano puesto que esos sonidos, como digo, me encantan. Uno busca siempre el disco que le vuele instantáneamente la cabeza y nunca lo encuentra, y los que lo hacen normalmente no suelen aguantar demasiado el paso del tiempo. La inmediatez se impone. Y ahí es donde reside la magia de "Stillwater", no hay ningún tema del que podamos decir que es la gran canción del año, no hay nada que se salga de lo habitual en estos sonidos. Sin embargo, la orfebrería melódica de Frankie Lee nos hace el corazón añicos con cada escucha, simplemente con seguir las pautas y las normas de country-americano. Su característica dulce voz aporta un punto diferente, y por supuesto, como siempre, lo importante son las canciones. Con la inicial "Speakesy" se me mete en el bolsillo el señor Lee, desde sus acordes iniciales, a su ensoñadora melodía, su delicioso estribillo y por supuesto esa flautita que hace el tema diferente, con aroma a los primeros setenta. "Only she knows" tiene ese toque springstiniano en sus formas, ese deje clasicón en el que Ryan Adams es un maestro, pero a su dulce voz le falta garra para atacar un tema que pide a grites más músculo. El mediotiempo "Downtown lights" tira de cantautor americano de los setenta, algo de soft-rock, del radiable. No mata, la verdad. "In the blue" sí es un temazo. Una canción que bien vale un disco. Melodía circular con piano y atmósfera neilyounguera... Bonica del to. "(I don't wanna know) John" es preciosa. Folk melancólico fronterizo que enamora con cierta facilidad. "Blinds" también tiene ese inicio tan Tito Neil, tanto que asusta. El maravilloso piano, tan "eltoniano", de "One wild Bird" me encanta. Estamos ante una de mis canciones favoritas del disco. No, no exagero. Nos acercamos al final, primero Frankie Lee nos ofrece esa maravilla que responde a "Borken Arrow" y que sin duda enamoraría a nuestro querido rubio de Florida, para finalmente cerrar con la delicada y melancólica "Ventura" donde se luce y seduce al piano. Tal vez "Stillwater" no sea el disco top del año, no sea ese disco que muchos se han encargado de subir a un altar para decepcionar un algo al escucharlo por primera vez. Claro que poco a poco, acaba por envenenarnos con sus buenas canciones. Un disco que un servidor, sí tendrá en cuenta al repasar y recordar los favoritos del año. 

Frankie Lee - Stillwater (2019)

01.- Speakeasy/ 02.- Only She Knows/ 03.- Downtown Lights/ 04.- In the Blue/ 05.- (I Don’t Wanna Know) John/ 06.- Blinds/ 07.- One Wild Bird/ 08.- Broken Arrow/ 09.- Ventura.






*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

13 jul. 2019

The Lunar Laugh - "Goodnight noises everywhere" (2019)

No hay comentarios :


 Tal vez la esencia pop-folk gane la partida en esta ocasión al power-pop y a los acentos psicodélicos.

Un par de años después de "Mama's boy", y nuevamente auspiciados por el sello aragonés YOU ARE THE COSMOS, la banda de Oklahoma The Lunar Laugh vuelve a la carga con "Goodnight noises everywhere", un nuevo catálogo de frescas tonadas que se balancean entre sones sesenteros y el pop de armonías vocales, aderezados por radiantes guitarras y bases rítmicas de impetuoso carácter.
Tal vez la esencia pop-folk gane la partida en esta ocasión al power-pop y a los acentos psicodélicos.
Es posible que algunos arreglos nos conduzcan a entornos más cercanos a la costa oeste y que el disco, aunque limpido gracias a los tonos pastel y nuevamente con la luz como elemento sónico primordial, tenga un menor peso específico.
No obstante, la primavera y el verano son los contextos climáticos que empastan a la perfección con esta colección de coplas.
Siguen siendo las voces de sus tres cantantes las grandes protagonistas, en comandita con las melodías, que vuelven a estar cuidadas, así como la producción.
Aunque esta última, siempre bajo la opinión de un servidor, peca de excesos electrónicos y excesivamente aparatosa en ciertos temas como "Waiting for the sign" o "Another casualty".
Interesan más a este escriba las esencias acústicas y folkies de "Lightning in bottles" y "Tell me a story"; o las bonitas baladas "You remember me" o "Where we belong".
Aunque sin duda son los temas más propios de la banda, los más encendidos y powerpoperos los que enamoran, los que recuerdan al estupendo trabajo de hace dos ejercicios, canciones como: "Welcome to the world", "Old new kid in town", "By the light of the living room" o "Saying goodbye".



Se agradece la vuelta de esta banda, nos traen un disco que, aunque sin llegar a las excelencias del anterior, tiene buenos momentos y creo que puede hacer pasar buenos ratos a los más afines al género.

Redactor: Jorge Addison.

11 jul. 2019

Con Echo & The Bunnymen - Crónica concierto Jardin Viveros de València (10-7-2019)

No hay comentarios :
Echo & The Bunnymen - Crónica concierto Jardin Viveros de València 3

...lo más destacable de la velada fueron esas inmensas joyas que se hallan en el "Crocodiles" y "Heaven up here", especialmente apoteósicas "Over the wall" o un fabuloso medley entre "Villiers terrace" y el "Roadhouse blues" de The Doors...

Por Juanjo Mestre

No fue para tirar cohetes pero no estuvo nada mal el concierto de Echo & The Bunnymen en Jardines Viveros de València. A criterio personal y a nivel general lo podría resumir como correcto y suficiente. Eso sí, siempre es un lujo volver a escuchar aquellas estupendísimas canciones, especialmente las del primer lustro ochentero, en boca de Ian McCulloch y el resto de Hombres-conejos.

Echo & The Bunnymen - Crónica concierto Jardin Viveros de València 2
Entre trago y trago, entre cigarrillo y cigarrillo, se confirmó una vez más que su vocalista no es el paradigma de simpatía y que buena parte de la imagen del grupo está forjada entre la solemnidad y la impasibilidad al compás de melodías intensas que contienen un pop ensoñador y una psicodelia elegante, con contrastes oscuros y luminosos, sin excesivas grandilocuencias aunque musicalmente se hallen más cerca de Jim Morrison que de Lou Reed o de Ian Curtis. Por cierto, lo de las gafas oscuras es aceptable, pero mantener una cazadora de cuero durante todo el concierto, a pesar del gran ventilador que le apuntaba, tiene bastante mérito teniendo en cuenta ese nocturno calor húmedo estival de la capital del Turia.

Echo & The Bunnymen - Crónica concierto Jardin Viveros de ValènciaUn temazo como la copa de un pino, el que iniciaba su álbum de debut allá por 1980, de esos que no pertenecen al legado más popular de los de Liverpool, fue el encargado de abrir boca. Glorioso "Goin up". Precisamente para el que suscribe lo más destacable de la velada fueron esas inmensas joyas que se hallan en el "Crocodiles" y "Heaven up here", especialmente apoteósicas "Over the wall" o un fabuloso medley entre "Villiers terrace" y el "Roadhouse blues" de The Doors. Por supuesto también "Rescue", "Zimbo" (yo prefiero llamarla siempre "All my colours") o "Do it clean".

En cuanto al resto del repertorio alternaron piezas que no son nada del otro mundo como "Bedbugs ballyhoo", dos rescates de los 90s  como "Rust" y "Nothing last forever" (que formó medley con el "Walk on the wild side" de Lou Reed), la más reciente novedad "The somnambulist" y, lógicamente, los indispensables hits para mayor acompañamiento y disfrute de la concurrencia: "Never stop", "Seven seas", "Bring on the dancing horses", "The killing moon", "The Cutter", "Lips like sugar" y, como colofón, esa balada in crescendo a modo de himno que siempre es "Ocean rain". Al final mayoría de caras de satisfacción, cosa que al fin y al cabo es lo más importante.

10 jul. 2019

The Raconteurs - Help Us Stranger (2019)

1 comentario :

El año pasado Jack White entregó el que tal vez sea su disco más decepcionante en una carrera repleta de trabajos estupendos englobados en muchos proyectos diferentes. "Boarding House Reach" quiso ser demasiado grande y al final todo le quedó pequeño. Había síntomas de agotamiento, de cansancio creativo y algo de piloto automático. Sí, claro, había buenas canciones, siempre las hay, pero escribirlas pensando que cambiarás el rock con ellas solo puede traer fracaso y decepción. No eran malas canciones pero les faltaba un punto de serenidad, de ser vestidas mejor. Tal vez les faltaba otra opinión, otro enfoque. White necesitaba a alguien que le frenase, le debatiese y le diese otro punto de vista. Necesitaba a su amigo Brendan Benson, sin duda. Y por supuesto, Jack White necesitaba divertirse, porque aquel disco del año pasado no daba buen rollo, era cansino, plomizo y aburrido, y creo que White acabó hasta los mismísimos y tal vez por eso decidió volver a divertirse, y para ello llamó a la banda, a The Raconteurs, y se pusieron a grabar. Cuando saltó las noticia de su vuelta, después de años de rumores, a un servidor le alegraron el año. Su álbum de debut y su continuación, su "Consolers of the Lonely", son dos tremendos trallazos de classic rock, de una superbanda formada por el propio Jack White, el maravilloso Brendan Benson y esa dupla originaria de los Greenhornes, Jack Lawrence y Patrick Keeler, que ponen todo en su sitio, con la inestimable ayuda del señor Dean Fertita como quinto miembro no oficial. Sí, una megasuperbanda de rock, haciendo rock, y nada más que rock,.

Es "Help Us Stranger" un ejercicio de classic rock en toda regla. En sus doce cortes apreciamos el buen hacer de la dupla White/Benson. Su química siempre ha sido especial, su empaste vocal, sus guitarras entrelazadas siempre nos han dado vigor y alegría. No hay nada que sorprenda ni haga temblar los cimientos del rocanrol, no hay vistas al futuro ni ruidismos varios. Como digo, es solo rock pero nos gusta. Estamos, porqué no decirlo, ante un claro ejemplo de superbanda. Ante un ejemplo de como poner cada carta ganadora en pos del grupo, aportando ideas y virtudes al conjunto para enriquecerse, mezclarse y hacer algo mejor. Vale, de acuerdo, White suele imponerse la mayoría de veces. Apreciamos de primeras más a Jack que a Brendan pero no se entenderían The Raconteurs sin este genial artista. El resultado es como meter en un batidora "Elephant" de The White Stripes y "The alternative to love" de Brendan Benson... Es decir, un resultado increíble, francamente enriquecedor. Sigue habiendo dejes retro. Siguen mirando por el retrovisor al rock de los setenta, tanto al de las Islas como al Americano. Toques vintage, psicodelicos y por supuesto aderezos soul, guitarras cruzadas y entrelazadas con la vena loca de Jack intentando retomar las melodías pop de Benson, mientras la dupla de los Greenhornes mantienen todo atado y ligado, sin fisuras, para obtener un disco de rock en toda regla, una rareza en los tiempos de samplers, autotunes y ritmos bailongos decadentes. Un disco de los de antes, de otra época, de esos que comienzan a escasear y parecer raros, extraños y fuera de lugar.


La encargada de abrir el disco es "Bored and Razed", una marca de la casa. Una "aquí estamos, hemos vuelto". Sonido de guitarras de gran banda, riffs que suben y bajan, todo sostenido por la insuperable sección rítmica... White, desgañitándose y Benson disfrutando... Vale, no es "Steady as She goes" pero sí es fantástica. La influencia de Led-Zep es inevitable, y "Help me stranger" es un gran ejemplo, aunque también hay algo del pesado rock sureño.. Benson es un favorito de siempre, su forma de vestir canciones y darles ese toque tan pop es glorioso, véase "Only child" que hubiese encajado perfectamente en el anterior disco de la banda. Un tema lentorro que engatusa de primeras. El alocado rock de White se impone en "Don't bother me" donde las guitarras toman el mando... como si los White Stripes resucitasen pero con una bandaza detrás y no con la reina del bombo. En "Shine the light on me" Benson y White juegan a ser Lennon y McCartney, claro que no llegan a sus niveles pero se agradece esa forma de componer juntos, de arreglarse los temas, de darles un empaque conjunto.... Y ese pianito de juguete.... es delicioso. El pseudo-baladón "Someday (I don't feel like trying)" es fantástico, y Benson se luce. Sorprenden un algo con una increíble versión del "Hey Gyp" de Donovan, adaptada a la perfección al estilo del grupo para seguidamente entregar un dueto de canciones devastadoras. Primero ese "Sunday Driver" que es un despelote rocanrolero con esos riff tan desvergozados muy marca de la casa donde a un par de velocidades más podría colar por el enésimo hit de AC/DC, y luego con "Now that you're gone" que es oro puro con un Benson en estado de gracia. Encaminándonos al final nos encontramos con un punk-rock estupendo en "Live a lie" que recuerda a la esencia Pixies, esa que tanto gusta a White... "What's yours mine" es un despelote donde White disfruta como un canalla... Y el cierre definitivo es un acústico crescendo con aroma a los setenta, a gran banda, a rock de siempre, a classic album.....  The Raconteurs son una bandaza, son puro rock, son todo  lo que necesitábamos para seguir creyendo que el rock sigue vivo.

The Raconteurs - Help Us Stranger (2019)

01.- Bored and Razed/ 02.- Help Me Stranger/ 03.- Only Child/ 04.- Don’t Bother Me/ 05.- Shine The Light On Me/ 06.- Somedays (I Don’t Feel Like Trying)/ 07.- Hey Gyp (Dig The Slowness)/ 08.- Sunday Driver/ 09.- Now That You’re Gone/ 10.- Live A Lie/ 11.- What’s Yours Is Mine/ 12.- Thoughts And Prayers



*Por Nikochan

9 jul. 2019

Santi Campos & Herederos - "La Alegría" Vol. 2 (2019)

1 comentario :


 A veces un disco consigue extrapolar su contenido más allá de lo puramente musical, y se introduce en las terminaciones nerviosas del oyente...

No siempre ocurre, pero esta vez sí. Me refiero a las cosquillas en las yemas de los dedos, a la inquietud en las tripas, a la excitación de la epidermis... todo ello provocado por las ganas, casi ansias, de escribir sobre algo. En este caso, estaba deseando continuar con la reseña de "La Alegría", el extraordinario proyecto de Santi Campos & Herederos.
Debo decir que desde que escribí la semana pasada la reseña correspondiente al primer volumen de "La Alegría", éste ha experimentado una dilatación exponencial en cuanto a interés y emoción, por lo cual los parabienes que pretendí expresar entonces (pinchar) no se han resultado exagerados sino todo lo contrario.
En este segundo disco nos encontramos con otros dos capítulos de cinco canciones cada uno, una cara por episodio en el formato vinilo, que son una continuación -incluso cronológica- de lo disfrutado en el primer volumen.


Con "polizones", que es como se titula el tercer acto de "La Alegría", Santi nos habla del amor y el afecto, también del amor no correspondido y del desamor, de la turbulencia que trae asociado muchas veces y de las dudas que despierta, siento que es el capítulo más lírico.
"Vino y diazepam" es un portento cargado de melancolía, emoción y también esperanza, nostalgia saldada con luz al final del túnel, recuerdos y fatalidades derrotadas por los buenos días pasados y destinados a volver, un gran momento del trabajo.
"Adosados" es reptante, con unas guitarras quejumbrosas y ciertas dosis de sentido del humor.
"Dos mujeres", otro lugar preferente del disco. Una preciosa canción, salpicada de pellizcos eléctricos en las guitarras y un texto que alude al desamor, a las dudas y a la necesidad de caricias, a pesar de todo.
"Pasajeros", dice mi amigo Gonzalo Aróstegui Lasarte en su reseña de Ragged Glory que este tema suena a The Allman Brothers y lleva razón, esas guitarras que abren el tema suenan a años setenta, a Betts, a "Idlewild south", un trabajo de Herederos magnífico.
"Casa de arena y niebla", preciosa balada con soporte de piano, el amor en la intimidad, en el día a día, en el refugio, en la casa, en el equilibrio entre debilidad y fuerza.



"Casi un milagro" es el título del cuarto acto de esta excelsa obra: el milagro de la vida, del crecimiento y de envejecer. La alquimia de soportar el paso de los años y la aventura de hacer notar nuestra presencia egregia en cada momento.
"Afrancesado", otro favorito personal, una chanson con aire de cabaret, instrumentación colorista a base de clavicordios o clarinetes, la historia de alguien que cualquier romántico querríamos ser.
"Espejos", los espejos son una especie de lienzos, como aquél que mató a Dorian Grey, no sé si cambiar el espejo viejo por uno nuevo es la solución a los impactos del tiempo sobre nosotros, Santi cree que no, y yo coincido con él.
"Cobarde", no creo que en esta especie de flamenco pop con ínfulas latinas se quiera insinuar que la cobardía esta relacionada con la vejez, un texto incisivo y creo que muy real: las dudas, la huida...
"Casi un milagro", Santi nos plantea una serie de preguntas y la consecuencia que pueden tener sus posibles respuestas sobre nosotros. El paso del tiempo, el entorno y seguir erguido es todo un logro, casi un milagro: vivir sin que te duela.
"La Alegría" es el colofón y razón de la existencia de todo el proyecto, el todo sobre el que nos han ido esparciendo partes, la búsqueda casi metafísica que comenzó en la niñez, con "Cartas" y que tras bucear por el cauce de las arterias y patear vísceras y remover recuerdos, sólo nos queda aferrarnos a la existencia objetiva de La Alegría.



A veces un disco consigue extrapolar su contenido más allá de lo puramente musical, y se introduce en las terminaciones nerviosas del oyente, en sus pensamientos nocturnos y comienza a dibujar un lienzo que conforme se va escuchando toma forma, convirtiéndose en algo personal, por lo cual sientes que el autor te ha hecho partícipe de algo sobre lo que no sueles tener dominio. Esto me está pasando con "La Alegría", un disco que se está convirtiendo en algo más que música, y que ya es un favorito personal.

Redactor: Jorge Addison.

8 jul. 2019

Mark Mulcahy - The Gus (2019)

2 comentarios :
Mark Mulcahy - The Gus (2019)
Título: The Gus Intérprete: Mark Mulcahy
Año: 2019 - Sello: Mezzotint
Canciones: 1. Wicked World 2. Daisy Marie 3. Taking Baby Steps 03:19 video 4. Later for the Box 5. I Won’t Tell Anyone But You 6. People:Beware 7. Mr. Bell 8. Happy Boat 9. A Long Time Ago 10. What If I Go Off with Bob?

...perfecciona ese estilo y ese universo tan personal entre influencias dispares de egregios como Jeff Buckley, Lou Reed, REM, Dylan...

Por Juanjo Mestre

No es nada inhabitual en el mundillo musical asociar canciones, discos, bandas, cantantes... con determinadas personas de tu entorno por algún motivo. Muy frecuentemente eso pasa con aquellos que han actuado de descubridores de algo que ha calado bastante. Al Sr.Mulcahy siempre lo asocio con el Tete Joserra gracias a esa confidencia reveladora de gran impacto que fue un discazo de la talla de "Dear Mark J.Mulkahy, i love you" en el 2013, fenomenal trabajo después de un paréntesis tras la muerte de su mujer y la dedicación al cuidado de sus dos pequeñas. 

Mark Mulcahy - The Gus (2019) 2

El que fuera líder de la banda de culto Miracle Legion se sabe dosificar en el tiempo y una vez más cumple con las grandes expectativas depositadas por sus seguidores. Seis años después ha vuelto con "The Gus" y lo ha hecho con un nivel extraordinario. No serán muchos los artefactos musicales de calidad en esta añada que puedan rivalizar con él, aunque seguramente acabe reducido para una minoría selecta.

Lo mejor en esta ocasión es que consigue perfeccionar ese estilo y ese universo tan personal entre influencias dispares de egregios como Jeff Buckley, Lou Reed, REM, Dylan... Y lo logra desde el primer instante, con la balada "Wicked game", donde consigue embaucar entre el acompañamiento vocal femenino de Rain Phoenix, el cello y la armónica. 


De la inspiración, sinceridad y talento con la solemne y adictiva escolta de un órgano en "Daisy Marie" a las guitarras al más puro Paisley Underground de "Taking baby steps", la cual sirvió como adelanto promocional hace tres meses y nos permitió imaginar lo que se avecinaba. Culmina el primer tercio del disco con una ambrosía espectacular, de mis favoritas "Later for the box"

Después, la intensidad de otra pieza excepcional, "I won't tell anyone but you", y una especie de himno redentor como "People: beware", nos dirige a toparnos con "Mr.Bell", una exquisitez de sumo refinamiento, entre acompañamientos de piano, acordeón, saxo, flauta y clarinete, mirando a los ojos al padrino de la melancolía antes de rematar con una notable tripleta: "Happy boat", "A long time ago" y la espectacular velvetiana conclusión, "What if i go off with Bob?", con la aportación guitarrera de J Mascis de Dinosaur Jr, todo un temazo con el que vuelve a redondear otro gran trabajo honrado, veraz, sin complejos y con numerosos ángulos que descubrir a través de sucesivas audiciones.

5 jul. 2019

Lagartija Nick, nuevo tema, "Buenos días Hiroshima"; adelanto de su próximo disco, "Los cielos cabizbajos".

No hay comentarios :
El próximo mes de septiembre verá finalmente la luz "Los cielos cabizbajos", el nuevo disco de los granadinos Lagartija Nick.
Un disco, que pretende recrear de manera musical la miseria de las guerras, y más expresamente a aquellos monstruos que las provocan, muchas veces utilizando el cielo para desolar y aplastar a los que aterrados claudican al horror que llega de donde solo debería haber nubes, sol y estrellas.
Pero creo que las palabras de Jesús Arias son mucho más clarificadoras y certeras que las mías:

"La forma similar que tiene con el hongo radioactivo provocado por la explosión de la bomba de Hiroshima es la forma en que unos dioses con forma de hombres devoran a sus semejantes de manera caníbal, sin piedad ni compasión alguna, tan sólo por la ambición de no perder el poder".

Pero de momento toca esperar, eso sí, con un tema y videoclip de adelanto, una canción que lleva el inclemente título de "Buenos dias Hiroshima", creo que poco más puedo añadir.
Nos quedamos con ella.