Aretha Franklin - Live At The Fillmore West (1971)



Dios existe, es mujer y se llama Aretha FranklinDon´t fight the feeling, esta mujer es la más grande.
Que en la lista del Exile de ayerdía de la mujer mundial, figuren varios de sus discos en buena posición dice mucho de su grandeza y además, un reconocimeinto inter-generacional ya que a los 6 exiliados nos han amamantado/dado biberón en diferentes décadas y eso se nota en lo variado de la misma.

Cierto es que sus primeros discos de Atlantic, los de estudio son los referentes y a los que se recurre mentalmente en modo automático aunque, mi opinión es que todos los que grabó en el mágico sello del turco son de echar de comer aparte, de buenos.
El periódo en que la sister se bajó al moro de Muscle Shoals-Alabama para volver a oler a campos de algodón y coronarse como reina es ya Historía, en eso estamos todos de acuerdo.

Pero este Live at The Fillmore es un suceso aparte por ser un manifiesto por la libertad, la igualdad y el respeto hacia la mujer si cabe mayor que cualquier declaración de principios solemne, reglada y escrita de cualquier colectivo feminista. Además, es un momento de conquista de un público y donde el soul se viene al rock and roll permaneciendo puro gospel o viveversa, el rock and roll a su seno materno.

He votado este live porque es Aretha en vena, sin adulterar, alive and kicking,  en su mejor momento.

Varias son las notas de esta histórica grabación para hacer de ella uno de los mejores directos que jamás se han pasado a acetato desde una mesa de grabación: el coraje, el respeto que se pide para la mujeres y el arte que rezuma en un registro totalmente punk.¿Recordaís esa vieja teoría de que el punk nació en las iglesias afroamericanas?

La selección de temas, si bien en una edición de lujo se amplió, aunque es corta, quita la respiración y la forma de afrontarlos por Aretha es de infarto de miocardio.

Hace poco el kamarada Guzz hablaba aquí del It´s Alive de los Ramones o un servidor del Live At The Apollo de James Brown. Este directo es exactamente lo mismo, one , two, three , four...grandeza y revolución! No time to lose.



Comienza con una versión de Respect, esa inmensa canción que "robó" a su amigo Otis para convertirla en el oficioso himno de la igualdad entre sexos.
En esta versión , anfetamínica del todo, del Fillmore parece que la Queen se ha tomado un camión de speed porque uno , a veces , hasta duda de si la cinta en el transfer se pasó de revoluciones de su absoluto desborde ramoniano.

Como aperitivo , ese Respect, no tiene precio  y da para desarrollar toda una tesis doctoral. En cuanto a historía: Vamos a ver hippies de Frisco, mucha paz y mucho amor y mucha hostia pero lo que queremos las mujeres incluida vuestra Janis es una actitud de siete letras: R-E-S-P-E-C-T.

El tempo diabólico incluso la improvisación del minutillo final , indican que estamos ante un momento de epifania soultómica guerrillera: la sisters con su yeah-yeah-yeahs  y Aretha sobre los mismos dice eso de que lo que promete cumple desde el minuto uno, os vas a sentir de puta madre y vas a asistir a un show tan bueno como el que más.

Oir para creer. Nunca, de verdad de la buena, nunca un artista ha sonado más desde tripas y corazón, la Big Sister demuestra que las mujeres son mucho más inteligentes que nosotros. Si algún tío se ha acercado a este Respect, a la altura de su tacón, no es por otra cosa que por haber mostrado su lado femenino, Bon Scott incluido, su lado Aretha.
Aretha representa a todas las mujeres porque refleja su sufrimeinto y su gozo en algo de difícil descripción. Aretha no deprime, Aretha no da mas que ganas de vivir y superar uno/a las dificultades.Aretha es medina natural.

La transición de esa metralla que es pedir respeto a base de bien, de esa demanda sin posible desistimiento por algo tan simple que sigue sin verse claro en esta cafre, injusta y asquerosa sociedad: no hay respeto básico por las mujeres y , en general, por los seres humanos, a la dulzura de la absoluta obra maestra de Stephen Stills Love The One You Are With, es digna de continuar con el doctorado.

Analicemos brevemente la fórmula magitral del proceso sanador de ese momento precioso: el hammond de Billy Preston, el ritmo antillano, su sabor del ghetto le hacen arrancarse en una primera estrofa gospel en la que te perdona todo los pecados con una penitencia sencilla: Ama al que tienes al lado aunque los que ames realmente estén lejos de ti. Ama a la que te vende el pan por las mañanas e incluso al que te está jodiendo un poco la vida, ya verás como amándole consigues más que odiándole.
Es su forma de afrontar la segunda estrofa la que me vuela la cabeza:como con una octava más alta , como una pantera, como insistiendo en el mensaje, paz y amor del bueno, soul is the answer: don´t be angry, cómo dice don´t be angry. Creo que nunca nadie ha cantado así de soulful.

Se juntaban muchas cosas en ese teatro, la comunión ya asentada con el hippismo rock por su "hermano" Redding en Monterey y su Muelle de la Bahía, la aceptación de la música soul como del gusto de la parraquía rostropálida, la realidad de un renacimiento compositor ala italiana en las colinas de California, la razón de que se diluyan las fronteras y nacionalidades entre el rock and roll y el soul. Aretha Franklin conquistó.

Otro dato: Aretha toca el Rhodes de no te menees en todo el concierto , cuando es capaz de sentarse claro y Billy Preston recien salido de quinto Beatle, está que se sale del todo con las pilas ultracargadas. King Curtis es un master al saxo tenor y en sus sublimes arreglos y además, están , ni más ni menos que Cornell Dupree a la guitarra, Bernard Purdie a los parches, Jerry Jemmott al bajo y los the Memphis Horns. Después los ángelitos, las Sisters. ¿Alguién supera semejante plantel? Todos tocan como si fuera la noche en la que, al salir del escenario, se iban a morir.

La rendición del Bridge Over Troubled Water de Simon & Garfunkel, practicamente recien parida, es de llorar: el gorgoteo de notas del fender rhodes y del hammond haciendo el amor de la intro es parte de la Historía del Siglo XX y la manera, tras ese minuto y pico, en que entrán las sisters y la Queen en la sublimación de la gospel music como la madre de la cultura popular y la demostración de que el arte se ha tenido que sufrir en carnes para que sea creible. Como se va desarrollando vocalmente, ese raw punk soul gospel party, esa alegría pese al suffering, yo sólo le he visto capaz de hacerlo en este siglo a una chavala de Camden que ya no está. Sin embargo,  Amy cuando escuchaba el Live At Fillmore, seguro que se deprimia pensando en que nunca se iba a construir una catedral más alta y perfecta. Nunca será posible.Escuchar el grito en el 2:41...eso no hay quien lo supere. Eso es pedir libertad, igualdad y fraternidad y dejarlo cincelado en mármol eterno.

La memphistarra adoraba a los Fab Four y el Eleanor Rigby que se marca es de locura, algo parecido a lo que hacía por entonces Swamp Dogg ( él, con Lady Madonna): sweet soul music in action, líneas y líneas de vientos, ideas, revoloteos, riqueza, melting pot, escalofríos...

En Make It With You la gran baladista que ya lo fue en su anterior sello Columbia, palo en el que es una gran desconocida por el gran público que se queda en su Think y punto, hace un homenaje y guiño al nuevo songwriterismo imperante de la costa oeste, Tapestry de Carole King y demás...Ni más ni menos que con una canción del grupo Bread, toma!
Por esos detalles, este directo es una fotografía perfecta de la época, del final del sueño y de introducirse en las cuitas más personales y menos colectivas pero hasta en eso Aretha es generosa, comparte dolor y lo transforma en gozo.

Let me sing this...introduce el medio tiempo gospel que es esa obrita maestra del Don´t Play That Song, escrita por el turco para ella ( hablamos de Ahmet Ertegun, el capo atlántico) para hacernos de calzador a la catarsis o sacramento de esta misa en toda regla: el Dr. Feelgood: siete minutos pasaditos de orgasmo soul, donde al público le toca el punto G.
Y se nota en el delicioso sonido ambiente que dejaron en la grabación, la gente no puede resistirse en asistir a un milagro en directo. Aretha sings the Blues, punto pelota, está totalmente poseida, no hay control mínimo de la situación, sin frenos y cuesta arriba.
Can I hear you say YEAH? YEAH Aretha YEAH.



La cosa ya está encarada hacia la iglesia (siempre Aretha es gospel)  y tiene que tener algo que supere en la manga y vaya que si lo tiene: se llama Spirit in The Dark.

Siempre la pinchaba en sus dos actos allá por el año 2000 en el Plexi de Bilbao como última canción de la noche en aquellas fiestas soul tan hilarantes y divertidas que nos montamos durante una temporada. Recuerdo al respetable subirse a la barra a bailar en una explosión emocional que nunca he visto en la parte hard gospel del tema donde se acelera hasta que pierdes la capacidad ventilatoria. Es la pieza de heavy-gospel-soul más sublime de todos los tiempos.

Es cuando aparece brother Ray, cuando su sister se le saca de la chistera,  es cuando ya te viene la diarrea y manchas la ropa interior, ladies and gentlemen , RAY CHARLES.
Es decir que en una misa aparezca Dios en persona es algo a lo que todo creyente aspira.
Aquellos hippies, los muy cabronazos lo pudieron ver, escuchar , mascar y tocar en el mítico teatro de la ciudad de las cuestas.
La interacción entre los dos no sólo es entre dos leyendas sino entre dos amigos, se pieden favores entre ellos porque se adoran mutuamente y la banda se viene para arriba, a atacar , a ganar un partido como el de Malta.
Ray se sale del pellejo al rhodes en un crescendo funky como la mierda, con esas congas ala The Ghetto del Hathaway. Te subes a la barra.
Can you feel it, can you feel it, feel the spirit...feel it in your soul, yes I do, somebody help me, wait a minute, listen to this....listen, let me herar you, what Aretha say is can you feel the spirit deep inside, listen, hold, when you feel Aretha singing...can you feel the spirit...Joder que si si, brother Ray. 
Why Lord? Para el minuto 7 la cosa está que arde. Si llego a estar allí, estoy seguro que me habría muerto.

Reach Out & Touch (Somebody´s Hand) es una despedida elegante, sentida, perfecta.
Need I say More? dice la Queen. No hija no. Lo dijiste absolutamente todo lo que tenemos que saber sobre la mujer , fue una noche de 1972 en San Francisco y nos enseñaste el por qué hay que amaros, respetaros, cuidaros, besaros, ayudaros y pediros siempre vuestra ayuda y apoyo necesario. 
Sin ellas, brothers, no hay gospel y sin Aretha, no hay soul.


Por Joserra, dedicado a todas las lectoras exiliadas.
Aretha Franklin- "Live At Fillmore West"(1971)
10/10

1.-Respect/2.-Love The One You´re With/3.-Bridge Over Troubled Water/4.-Eleanor Rigby/5.-Make It With You/6.-Don´t Play That Song/7.-Dr. Feelgood/8.-Spirit In The Dark/ 9.-Spirit In The Dark (Reprise With Ray Charles)/10.-Reach Out & Touch (Somebody´s Hands).

Aretha Franklin – Live At Fillmore West


Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

9 comentarios :

  1. Desde luego que ahora es grande... en volumen... je, je. Pero si, esta mujer ha sido, es y será la reina del soul. En este directo la selección de temas me parece bestial, incluída una versión de los Beatles.

    Abrazos truferos.

    ResponderEliminar
  2. Cuánta ALMA y cuánta VERDAD hay en este disco!!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía Joserra, pero lo voy a buscar. Ese video que has puesto, buff, Aretha ya es sufieciente, pero ese toque instrumental es la repera. Gran post. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Puedes escribirle 10000000 de reseñas a este concierto y ninguna bajará de apasionante, pasión llama a pasión. Esto si es una misa y no lo de cualquier fulano lustrado por la buena vida, bien comido y bien servido con cargo de obispo. Buen domingo!

    ResponderEliminar
  5. Esta señora es la más grande, no tengo dudas, aunque no controlo este directo que ya está en mi poder para degustarlo. Por tus palabras intuyo que se puede tocar el cielo. Quiero ir a esta misa.

    ResponderEliminar
  6. Disco imprescindible de la grande, el momento Eleanor Rigby no tiene palabra inventada para describirlo.
    Abrazos a repartir

    ResponderEliminar
  7. La más grande haciendo lo más grande. Y qué great tú también Joserra al cerrar el círculo mujeril con Joni, en el día anterior a este comentario, habiéndolo empezado aquí con Aretha (el resto, por enorme que sea -y con perdones a las James, Simone y demás-, siempre queda en medio de estas dos damas... los dos sacrosantos torreones inalcanzables). Abrazo guzzero.

    ResponderEliminar