21 oct 2020

La Gran Esperanza Blanca - Alice Maravilla (2020): en la lengua del amor, como Dylan y Báez

2 comentarios :
La Gran Esperanza Blanca - Alice Maravilla (2020)

...una muestra más de la calidad que ha caracterizado a LGEB durante más de tres décadas, demostrando que el mejor folk-rock americano también puede hacerse con elaboradas letras en castellano, la lengua del amor que sedujo a Bob Dylan cuando conoció a Joan Báez...

Por Juanjo Mestre

Parece que fue el otro día y, sin embargo, ya han transcurrido cinco años desde que comenzábamos a gozar de los doce apeaderos por los que transcurría un "Tren fantasma" que, muy posiblemente para buena parte de esa minoría selecta que tanto valora a La Gran Esperanza Blanca, es considerado la gran masterpiece de los valencianos. Un lustro que, en realidad, no ha sido un impasse musical puesto que, además de dos Ep's en solitario de su compositor, cantante, guitarra y armonicista Cisco Fran ("Gigante" y "Sultán"), vio la luz un EP "Últimes vesprades a Mestalla" con canciones hechas para valencianistas de corazón por el centenario del club ché, más una participación en el recopilatorio del aniversario de la sala George Best Club con la canción "No me abandones" que finalmente no ha formado parte del disco que hoy nos ocupa. 


A nivel general podemos decir que "Alice maravilla" es una muestra más de la calidad que ha caracterizado a LGEB durante más de tres décadas, demostrando que el mejor folk-rock americano también puede hacerse con elaboradas letras en castellano, la lengua del amor que sedujo a Bob Dylan cuando conoció a Joan Báez, la cantante, activista e hija de un sacerdote cuáquero mexicano que le descubrió "Spanish is the loving tongue" a través de la adaptación que efectuaron Ian & Sylvia de un clásico de los años veinte de  Billy Simon, quien a su vez había musicado el poema del cowboy Charles Badger Clark y que, posteriormente en 1971, incluiría Dylan su correspondiente versión como cara b del single "Watching the river flow"

Es precisamente esa admiración por las raíces americanas la que se percibe nítidamente en "Paterson", donde homenajean al pequeño pueblo cercano a New York donde nació el legendario boxeador Rubin Porter, más conocido como "Hurricane" y protagonista de una de las más celebres canciones de Dylan. Así como en la más acústica "Un gorrión en Nashville" que, entre citas al epicentro de la industria musical country, es el encargado de mecer el amor, núcleo de una obra abarrotada de sentimientos. 

La Gran Esperanza Blanca - Alice Maravilla

Del mismo modo que en "Tren fantasma" otra vez no falta el cargamento de besos, esta vez en "Solsticio" para suspender el tiempo durante la noche más corta del año, o en "Fugaz". Adquiere especial trascendencia la sensualidad más apasionada en "Desmayados", "Calor", "Sin respirar", "La piel es una" o en "Alice maravilla", la que da título al álbum y que también es el eje vertebrador y de inspiración a nivel conceptual. 

Nos queda la más rocanrolera que ha servido de single de avanzadilla, "Cervezas y una calle desierta", donde, por cierto, también hay besos y lenguas desatadas. Y un final que genera vínculos y relaciones afectivas entre los miembros de LGEB: la cantinela "Nuestra amistad" que algunos conocimos en el 2016 como bonus track de "Sultán" y que ahora ha visto luz en formato físico, dedicándola Cisco Fran a los héroes de una estirpe real, principalmente a sus compis Fede, Chuso, Luis, y también a Fiddle Paul, todo luz y amor desde que empezaron a andar cantando "A desalambrar"

La Gran Esperanza Blanca - Alice Maravilla (2020): en la lengua del amor, como Dylan y Báez // por
5

2 comentarios :

  1. Pedazo de artículo! Habla de calidad y de sonidos inmortales uno de los grandes, Juanjo Mestre, otro inmortal en la cultura musical. Un placer leerte, Juanjo, como un placer es escuchar y dejarse envolver por el particular universo de LGEB. Chapeau por la maravilla y x partida doble.

    ResponderEliminar
  2. Muchas ganas de tenerlo entre las manos y de empezar a escucharlo, una banda más que querida por aquí como bien sabes.
    Abrazos.

    ResponderEliminar