3 sept 2020

Fontaines D.C. - A hero's death (2020): una proeza de temperamento y magnetismo

1 comentario :
Fontaines D.C. - A hero's death (2020)

...poderío purificador del rock épico y oscuro de una parte del post-punk, sazonando influencias dispares en este episodio de inesperada madurez, desde The Fall a Killing Joke, pasando por Joy Division, Wire o Gang of Four...

Por Juanjo Mestre

Con eso de las vacaciones estivales dejé pendiente finiquitar unas líneas sobre el nuevo trabajo de Fontaines D.C., publicado a finales del pasado mes de julio y que, desde el primer instante, me dejó bastante noqueado.

El interés generado, después del brillante debut "Dogrel" del pasado año y de los singles de avanzadilla, permitía pronosticar un paso de gigante que los asentase definitivamente en el mundillo musical, pero había que corroborarlo con la totalidad de sus once cortes y, tras concederle abundante atención, puedo dar fe que los irlandeses han dado dos zancadas firmes y seguras, y que el resultado de esta segunda es todavía más sólido, coherente y compacto, una especie de puñetazo seco sobre una superficie áspera y peculiar.


Digamos que, sin inventar nada nuevo, el quinteto recupera, ahora de forma más impulsiva y audaz, el poderío purificador del rock épico y oscuro de una parte del post-punk, sazonando influencias dispares en este episodio de inesperada madurez, desde The Fall a Killing Joke, pasando por Joy Division, Wire o Gang of Four.

Con mayor carga magnética y temperamental, con letras más profundas, el disco podría separarse en dos bloques, por una parte el más sombrío, lúgubre y melancólico, aparentemente oculto por el otro más vistoso, enérgico y rabioso, y en el que se ubicaría la pasional "You said", la reflexiva "Oh such a spring", la introspectiva "Sunny" entre brillantes armonías vocales, y ese espectacular final tan nebuloso para escapar del dolor que es "No", donde el "you feel, you feel" que canta Grian Chatten se cuela hasta el tuétano.


La otra facción, la que parece desempeñar el núcleo central y espiritual por su caracter airado y enfurecido, la que podría postularse como una vacuna musical, comienza con sendos himnos, uno a la independencia con "I don't belong" y otro al amor con "Love is the main thing".

"Televised mind" es cuestión aparte, misteriosa e impenetrable, arrancando con ese bajo demoledor y recuperando las densas atmósferas de la banda de Jaz Coleman, del mismo modo que sucede en la perturbadora percusión que acompaña a esa jauría de distorsión desesperada entre muros de guitarras que se cruzan en "A lucid dream".

Fontaines D.C. - A hero's death (2020) 2

'La vida no siempre está vacía, no te quedes estancado en el pasado', dice uno de los versos en la fundamental y acelerada "A hero's death" que da título al álbum, cual si fuera el sermón de un predicador que nos indica el camino para hallar la sinceridad, la luz y el amor, ejemplarmente situada antes de la pérfida "Living in America" y de la mayor aproximación a la banda de Mark E.Smith con ese contagioso riff guitarrero en la estupendísima "I was not born".

Sí, los de Dublín han creado un sonido y un universo muy personal. De forma inaudita consiguen ser extrovertidos en territorios escarpados y enrevesados, poniendo una mirada telescópica a los ángulos más excitantes y reduciendo el desperdicio a la ausencia. Es justo después de engancharse al contenido de esta obra cuando adquiere mayor relevancia su título y su portada, dedicados al héroe de la mitología celta Cú Chulainn, conocido como "el Aquiles irlandés", protagonista de grandes hazañas guerreras, encarnando valores de integridad y valentía, transformándose en monstruo durante las batallas y muriendo joven. Acaso ese sea el proceso de Fontaines D.C., su misión y su destino, el morir demasiado pronto con una sonrisa, resistiendo el embiste de los tiempos para renacer después como leyendas que los convierta en una referencia futura para nuevas generaciones.

Fontaines D.C. - A hero's death (2020): una proeza de temperamento y magnetismo // por
5

1 comentario :

  1. Si ya había leído buenas críticas, esta última referencia al héroe autóctono (y al su interesante significado) Cú Chulainn me ha dejado convencido del todo. En cuanto pueda salir de mi celda iré raudo a hacerme con esta obra de los dublineses.
    Abrazos,

    ResponderEliminar