3 dic. 2019

The Waterboys - "Where the action is" (2019)

No hay comentarios :


  ...tiene diferentes texturas y demuestra, una vez más, la actitud evolucionista de Mike Scott y ese ímpetu por reinventarse una y otra vez...

Confieso que no ha sido hasta esta semana, después del último concierto de The Waterboys, que me he decidido a dar una oportunidad en serio a "Where the action is", último cancionero presentado por Mike Scott y su espléndida y mítica banda.
Tal vez la poca pegada que tuvo en mí su anterior disco, "Out of all this blue", y algunos comentarios negativos que escuché y leí a propósito de este cuando fue publicado, impregnaron de pereza mi ánimo a la hora de acometer estas nuevas canciones.
Más vale tarde que nunca que se suele decir; y ahora me toca recular, pues me parece que lo peor que se puede decir de "Where the action is" es que tiene una portada horrorosa (en mi opinión), el resto no está ni mucho menos tan mal como algunos pintaron.
Es un disco, no demasiado equilibrado, eso es cierto, y tampoco nos encontraremos en territorio ya transitado cuando de escuchar algunos temas y propuestas sónicas se trate, pero tiene diferentes texturas y demuestra, una vez más, la actitud evolucionista de Mike Scott y ese ímpetu por reinventarse una y otra vez, y esto siempre es de agradecer.


Curiosamente el tercer corte del disco se titula como el elepé precedente, "Out of all this blue", según parece, Scott anunció que el tema aparecería en este disco ya que no consiguió una toma satisfactoria (todos conocemos el desatado perfeccionismo de Mike) para incluirla en el anterior. Ahora parece que ha dado con el acento apropiado, y desde luego ha resultado ser un estupendo tema soul, con suntuosos teclados y voces femeninas a la sombra del broncíneo color vocal de un Mike Scott que canta de maravilla.
Aunque el comienzo del disco es mucho menos acariciador y más explosivo y distorsionado: a golpe de riff y decibelios abre fuego el tema homónimo (que funciona genial en directo) y levanta barreras (casi) infranqueables con el público más arraigado a otros sonidos más acogedores dentro de la discografía del grupo.
Continúa la electricidad mandando en otro explosivo tema, "London Mick", magnífico rock dedicado al inolvidable guitarrista de The ClashMick Jones.
Pero el disco se mueve dentro de los extremos, y tras el comentado soul de "Out of all this blue", llegan dos temas excelentes que se extienden en tiempos medios y lentos: "Right side of heartbreak" es una bonita canción con una nostálgica acordeón y "In my time on earth" es una balada acústica maravillosa, en mi opinión la auténtica joya del disco, un tema a la altura de la leyenda de la banda.
Lo cierto es que la segunda parte flojea más, y tras la pantanosa y notable "Ladbroke grove symphony" llega la sorprendente y poco agraciada en mi opinión "Take me there I will follow you", una especie de rap lleno de ruiditos y sintetizadores, que a un servidor no interesa demasiado; Mike lleva su ansia creativa a límites a veces difíciles de comprender.



"And there is love" es un recitativo musicalizado y da entrada a "Then she made a Masses O" basada en un poema de Robert Burn, y que cuenta con el estupendo violín de Steve Wickham.
Finaliza este recorrido por los extremos musicales que anidan en la mente de Mike Scott con "Piper at the gates of dawn", un extenso tema que comienza con piano y la voz de Scott recitando fragmentos de "El viento en los sauces" de Kenneth Grahame, y que es un hermoso y literario broche a un disco que sin ser lo mejor que ha facturado la mítica banda británica, no es, ni mucho menos, un mal disco.
Celebro que el concierto de la pasada semana me haya impelido a escuchar este disco, pues tiene momentos estupendos, en especial en su primera parte.

Redactor: Jorge Addison.
The Waterboys - "Where the action is" (2019) // por
5

No hay comentarios :

Publicar un comentario