Datura4 - Blessed is the boogie (2019)

1 comentario :
Título: Blessed is the boogie Intérprete: Datura4 - Año: 2019 - Sello: Alive Naturalsound records
Canciones: 1. Black Dog Keep Running / 2. Blessed Is The Boogie / 3. Looper / 4. Run With Lucy / 5. Ooh Poo Pah Doo / 6. Sounds of Gold / 7. Evil People Pt 2 / 8. Not For Me / 9. Cat On A Roof / 10 The City of Lights

...completa una trilogía alucinante donde la psicodelia, el blues, el boogie, el powerpop y el hard-rock cabalgan al unísono...

Por Juanjo Mestre

Vuelve a la primera línea del rock de calidad la superbanda australiana DATURA4 tras "Demon blues" (2015) y "Hairy mountain" (2016). Al mando compositivo, a las voces y a la guitarra toda una egregia institución como es Dom Mariani (Stoneage Hearts, The Stems, Someloves, Majestic Kelp, DM3,…). Junto a él repiten Stu Loasby (Jack and The Beanstalk, The Majestic Kelp,…) al bajo, y Warren Hall (The Drones, The Volcanics,…) a la batería.

Se incorpora al grupo un teclista, Bob Patient, en sustitución del segundo guitarrista Greg Hitchcock, detalle que se hace notar especialmente en "Evil people, pt.2" o en una versión sumamente alterada del clásico sixtie de Jessie Hill "Ooh poo pah doo".


Si hay una palabra que a nivel general podría definir este nuevo trabajo de los de Fremantle esa es intensidad. Gran ejemplo de ello es "Black dog keeps",  canción que puede recordar perfectamente a Led Zeppelin. Por su parte existe cierta motivación y conciencia social en esa especie de blues a lo ZZ Top con detalles de glam-rock que es el segundo single "Run with Lucy".


Para bailar como descosidos con "Sounds of gold", rememorando aquellos tiempos de rock en la pista de la discoteca, con "Blessed is the boogie" donde destaca una contagiosa armónica a lo Canned Heat, o con "Evil people", que es la que más podría identificarse con el título del disco por ese ritmo. 

En cambio "Not for me" muestra la faceta más emotiva con ciertas connotaciones de bandas australianas tipo The Saints o The Church, mientras que "Loop" y "Cat on a roof" exhibe a base de riffs letales la faceta guitarrera más setentera. Con la lisérgica "The city of the lights" se cierra un álbum que completa una trilogía alucinante donde la psicodelia, el blues, el boogie, el powerpop y el hard-rock cabalgan al unísono. Pues eso, bendito sea este boogie. Amén.

1 comentario :

  1. El disco está en casa ya, pero aún no he tenido tiempo para escucharlo. Por lo que leo en tu reseña parece un disco más ecléctico que los precedentes, espero darle cancha esta semana.
    Abrazos.

    ResponderEliminar