Night Beats - Who sold my generation (2016)

Disco NIGHT BEATS - Who sold my generation

...la tosca distorsión de guitarras que manejan permite un viaje más cavernario y primitivo al pasado, como si retornásemos a aquellos sótanos oscuros, llenos de humo y con miles de firmas y de dibujillos cutres repartidos entre cuatro paredes...

Ya tenemos el esperado tercer álbum de NIGHT BEATS, banda de Seattle insuficientemente conocida si tenemos en cuenta el potencial que ofrecieron en sus anteriores discos, el homónimo con el que debutaron en el 2011 y el “Sonic bloom” del 2013. 

En Who sold my generation” mantienen la línea psicodélica y garagera sixtie en un viaje con algunos brochazos experimentales que podrían recordar al krautrock alemán setentero. Por otra parte aparenta ser un trabajo más maduro y accesible que los citados anteriormente. En todo caso se podría elucubrar con sensaciones, como si al cruzar un puente no hubiese tanto trecho desde 13th Floor Elevators hasta los Cramps, y mucho menos si en el camino pasamos por Can, por los Seeds, por Chocolate Watchband o  por los Stooges. 

Disco NIGHT BEATS - Who sold my generation 2
Abre Celebration #1 cual si fuera una arrebatadora copla de rock progresivo electrónico. Power child" es de esas canciones en las que se produce una interacción gravitatoria de danzas cósmicas. Right/wrong es puro aguardiente, como si uno se zampara una bagaceira o chupito de orujo gallego de un trago. No cops es sixtie y rocanrolera, posee un interesantísimo poso cósmico y además fue la elegida para el video promocional correspondiente. Porqué mañana es una excentricidad cual si Jonathan Richman estuviese en una banda beat tarareando en castellano cosas como "me haces, me haces, me haces estar mal" . Sunday mourning sirvió de anticipo psicodélico, es sucia y peleona. Burn breathe o Shangri Lahllevan consigo claros efectos lisérgicos. Bad lovesuena a novedoso soul de última generación. En Last train to Jordan rebrotan los ángulos más experimentales. Con respecto a "Turn the lights" se sentirían orgullosos muchos clásicos sixties de rhythm&blues blanco y,  finalmente, el colofón Egypt Berry es mi preferida, un pepinazo en toda regla que nos transporta en el tiempo y con el que no queda más remedio que asentir con la cabeza de que estamos ante un buen disco. 

A tener en cuenta para los que sientan algo de rechazo o repulsa inicial que el trío que nos ocupa no es el típico y cansino grupo de revival psicodélico. La tosca distorsión de guitarras que manejan permite un viaje más cavernario y primitivo al pasado, como si retornásemos a aquellos sótanos oscuros, llenos de humo y con miles de firmas y de dibujillos cutres repartidos entre cuatro paredes. Asimismo es esa capa guitarrera con pedales y algunos efectos electrónicos los que proporcionan y aseguran un trabajo con más posibilidades de dejar huella entre los que buscamos un resultado de largo recorrido. Quizás por ello se podría reflexionar a partir del título que utilizan las mismas armas pero distinto método para poner en jaque a otros de su generación.

* Texto: Johnny JJ. Publicado originalmente en el siguiente enlace del Espacio Woody/Jagger.


Disco NIGHT BEATS - Who sold my generation
Night Beats - Who sold my generation (2016)


1. Celebration #1 / 2. Power child / 3. Right/wrong / 4. No Cops / 5. Porque mañana / 6. Sunday mourning / 7. Shangri Lah / 8. Burn to breathe / 9. Bad love / 10. Last train to Jordan / 11. Turn the lights / 12. Egypt Berry

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

2 comentarios :

  1. Pues me daba algo de pereza meterme con este disco, pero leído lo leído, y escuchado el adelanto.... me pongo a ello....

    ResponderEliminar
  2. Bastante mejor que la mediocridad imperante de la presente añada, con multitud de retornos donde la gran mayoría dejan tanto que desear. A por él, my King.

    ResponderEliminar