Bruce Springsteen & The E Street Band - The River Tour- Estadio Anoeta- Donostia 17/05/2016


Manda huevos, tener que estar contenido en un concierto de Bruce, controlando la fuerza de mis aplausos, los gritos y la emoción, viviendo una especie de experiencia soultómica tántrica, estando bien quieto para que no me diera uno de esos jodidos vértigos que me tienen mártir de un tiempo a esta parte. Es tan difícil llorar para adentro el gozo de las elecciones musicales y personales asociadas a toda una vida...

El caso es que a pesar de unos cuantos días de bajona por una inestabilidad que te hace sentirte inseguro, uno tenía ya su entrada para ver presentar quizás el disco de mi vida, en un sentido ojo,  y es que luego me llamáis exagerado: con The River establecí los lazos que te atan de por vida a la música y a los amigos que quiero y sobre todo a mi darlin´ companion. Todo junto, unos años hermosos 1980-1984.

Es mi disco de la nostalgia de no tener miedo a nada, de querer ser siempre eternamente joven, de amar a los poetas de la fender y va y tiene que coincidir su gira conmemorativa con una de mis fases de hipocondría woodyalleniana y de agotamiento emocional de primer orden. Quizás por eso era necesario estar allí.

Somos 35 años más mayores y Bruce y los de su banda clásica + Nils y ,sin embargo, los muy cabrones me tienen que volver a hacer sentir un viejo. En fin, como decía mi amigo Javi, el freeholdense es una mala bestia

Mi situación temporal de jubilado , sin edad de estarlo, hizo que viera el toro desde la barrera pero las pantallas no me impidieron ver en los rostros, tanto de Bruce como de sus míticos acompañantes, su alegría y ganas de generar una fiesta colectiva a la vez que individual para cada uno de nosotros, un viaje de montaña rusa por sus y nuestras alegrías y penas.

Comenzó real y acabó real y nunca y son unas cuantas veces ya , había visto a estos tipos en un modo más continuado de esa E Street Band por mi imaginada en esos años grises del Bilbao de la Herrumbre dentro de mi cama rezando con Drive All Night para que llegara todo lo que llegó through the snow, through the wind , through the rain...y así sucesivamente, como en la canción, durante todos estos años.

No sonó tan mal Anoeta como recordaba de las otras dos veces, la voz prístina, la banda empastada pero presente, tanto que los nuevos se notaban demasiado.
The River es la foto de esa Tamborrada en la que fuiste la persona más dichosa de este mundo, es una fiesta y lo esperaba ansioso.

Aparte del control para no aguarles la fiesta a mis amigos con un mareo, trate de pensar de que le estaba viendo en el Kafe Antzokia y me funcionó.

Pasé olímpicamente de la idiota que no entendió que mis gafas se empañaran y cantara como si fuera un monje de Silos repitiendo una letanía, esa de you got , you got my my soul o babe you got my soul... y me exclamó aquello de que aquello no tenía marcha y era una auténtica mierda. Si Drive All Night. No entré al trapo, yo a lo mío. De todas maneras ¿ A quién se le ocurre cortar el rollo así?  ¿Qué necesidad? Menuda osada y , sobre todo, maleducada.

Trate de conectarme directamente con la escena, como si no hubiera allí esa mayoría que tiene derecho a la vida y a su Bruce, ok, pero que seguramente no ha sentido esas canciones en carne propia sino más como puro entretenimiento, lo cual es plenamente legítimo, a mi me pasaría en un concierto de Boney M o de Alaska , lo que pasa es que no voy a sus bolos, cuestión de prioridades. El que crea que me estoy metiendo con Boney M o Alaska , tiene que saber que cuando suenan sus canciones en una fiesta me hacen menear el culo como a todo dios , nos ha jodido, pero se quedan en eso.

Que comenzará con Working on a Highway me gustó mucho, ¿No es él un currela del rock and roll y lo ha sido siempre? ¿No podría estar por sus pintas, si no llega a tener suerte y talento, en una cabina de la AP8?

Meter canciones de Born in The USA festivas tiene sentido y mezclarlas con las de The River, también, a mi me gustaron, fueron unas cuantas, hasta la del numerito de la niña, que queréis que os diga, he sido tío abuelo hace poco, perdonad mis chochez pero Bruce funciona en muchas cosas y en una de ellas en en atraparte el corazón con los trucos de siempre.

Esos rasgueos de acústica tan Cash fueron , en mi opinión, mejores para comenzar menos intenso que el Badlands como hizo en Barna, la cual en Donosti vino mucho después, El Working on a Highway fue más apropiado para meternos en un party de rock and soul, que es como describiría el concierto de Donosti vivido hace tres noches.

No Surrender sonó a eso, uno de sus grandes himnos y me la tomé como un consejo directo, como siempre, hay un día que te mueres, como en ese chiste que me mando Carmen, mi soulsister, pero el resto de días no. Vive cojones ! No te rindas, canaliza la pasión si hace mella en tu salud pero no renuncies a ella, aprende jodido aunque tu edad empiece por 5, deja de vivirla de una manera tan adolescente!

Con la pasional My Love Will Not Let You Down my heart went bum bum, al loro, sin mamoneos ni chorradas y sonando básicamente guitarras y una batería que no es de este mundo, Max eres el creador de ese empaste único: The Ties That Bind, Sherry Darling y Two Hearts. Toma mandanga. Y uno se acordaba de la reacción que dichas canciones le surtieron en la tensión cuando era un puto crío y se la subieron más de lo normal. El barrio y los límites de la ciudad, romantic poets got the darkness, el derecho a la diversión de la clase trabajadora en unos cuanto mini disparos que es de lo que está compuesta esa obra maestra llamada The River.

Luego una de las columnas jónicas del disco y la que hubiera puesto yo en la cartulina: Independence Day porque es esa conversación que sólo pueden tener un padre y un hijo en la cocina, con los platos apilados para fregar y los sentimientos a flor de piel. Es ese antagonismo necesario para que continúe un amor subterráneo inevitable, para que os lo voy a negar , me pone la carne de gallina. Me toca vivirlo ahora a mi ya que a mi padre no le dio tiempo a tener esa conversación conmigo. En fin, que gracias Bruce porque parece que sabías que necesitaba oírla antes de lo que dice toro de pipas Facundo.

Qué siga el río fluyendo con esa que cosiste para los Ramones, la enorme Hungry Heart, luego Out in the Street, Crush on You y You Can Look (But You Better Not Touch), aquellas tonadas que nos daban la patada en el culo para salir de marcha cuando teniamos 17 años, aquellas canciones que convivían con las de Mink De Ville y Willie Nile, Elliott Murphy, Graham Parker o Steve Forbert. Pero, ojo, tocadas, como entonces, con garra y con soul, mucho soul, con ese desparpajo y a toda hostia.

Por inesperada y darknessiana, el Fire fue un extra, siempre me ha parecido una de sus perlas, un canción sexy como las de Elvis y con un riff de enviar con la perrita Laika. Fue uno de los goodies, sensacional. Gracias de nuevo, no estabas dando un concierto para los que te conocieron en bandas sonoras de películas de Julia Roberts, esto era para tu parroquia pre Born In The USA.

Cuando ya no pude soportarlo y me la jugué al mareo fue con I Wanna Marry You con esa intro soul de su Here She Comes Walking donde fue el Ben E King blanco o el Arthur Alexander con Levis negros. Y es que yo me declaré con esta canción, prácticamente la relaciono con la contestación a esa conclusión horrible de Raphael y la Jurado de "Estar Enamorado es" En fin que si Love Minus Zero es la forma poética , esta es la de toda la vida.

Y es que lo veo todo claro, veo de nuevo ese Bilbao, veo mi tabardo marrón apoyado en la butaca de la casa de Jose y a una chica con el pelo largo bailando la susodicha. Y a mi saltándome chiribitas de limón del corazón. Es tan becqueriana...I wanna Marry You, tan básica, tan Leiber/Stoller, que me resulta imprescindible. Uno de mis momentos favoritos del concierto, como dice ese Ohhhhh Daaaarling! y el final en alto del If you could wear my ring!!!!!! 

Si a ella le sigue The River (obra maestra y pilar, no sólo del disco sino de toda su carrera, una Cariátides) y después Point Blank - cuya interpretación fue SUBLIME- puro cine negro del bueno y otro pilar, donde te deleitabas viendo que cada puto fraseo tenía alma, como si la estuviera componiendo allí mismo y luego la metralla ultra roquera de un Murder Incoporated fantástico, como si fuera una factoría engrasada de rock and roll, con la formación toda adelantada y sonando a un tren de carga difícil de describir, pues...qué queréis que os diga , que hubiera tenido una época de salud normal  y hubiera estado pletórico la hubiera montado bastante más cerca del escenario.

Me hubiera encantado que aquí hubiera metido el temazo de los Suicide, Dream Baby Dream, por cierto. Pero todo no se puede.

Llegó el tramo de la fiesta más popular ya que vale que Ramroad es del The River pero le siguió material bituso ya muy visto y oído pero no por ello menos alegre y cojonudo,Darlington County, I'm Goin' Down molaron mucho y Waitin' on a Sunny Day, es la del numerito de la niña pero se nos saltaron las lágrimas, que queréis que os diga, Él siempre ha querido ser un héroe y que los demás lo seamos junto a él, a Bruce le puedes acusar de todo menos de falso, vago y desabrido.

Drive All Night marcó para mí un punto y aparte y es que ahí fue Otis, no voy a decir una palabra más sobre su interpretación, He oído incluso que a personas con gusto musical les pareció de trámite. Ni puto caso, esa es su canción soul. Es con la que yo rezaba y es una intocable. Escucharla fue volver a rezar, la religión verdadera, la nuestra. Soul is the answer y siempre le querremos por milagros como Drive All Night. Es el I´ve Been Loving You Too Long de mi generación.
Sus falsetes y gritos en el heart & soul...buff...demuestran que ahora, es mucho mejor cantante que entonces, la arruga es bella. La canción ha crecido con él y con nosotros, punto final.

Llegó la sarta de pre-bises que en realidad no lo eran porque fue todo de seguido: The Promised Land/ Because the Night/Brilliant Disguise/The Rising/Thunder Road de traca Paca. Promised Land fue especialmente sentida y Because the Night es de sus 10 mejores canciones y también de las diez mejores de su época. Y Thunder Road merece mención especial: es la vez que más preciosa me ha parecido en directo con ese violín trasero que la hace cuarentona pero forever young. Era como ya vi en el vídeo de Barna, como una ópera romántica donde en cada frase te lanzaba una rosa. Nada estudiada, todo sentida. En fin, una de esas canciones para vivir dentro, una filosofía de vida, un enamoramiento perpetuo.

No puedo olvidarme de esa favorita de Elvis Costello llamada Brilliant Disguise, como a él, me encanta y me encantó.

La parte final en todos los bolos desde hace años es la que, aunque bien ejecutada, menos me convence, por esa manía de dar las luces que no me gusta nada y ver como la tonta que se metía con Drive All Night por aburrida se volvía loca como si hubiera venido sólo para esa media hora pasada de AOR.

No hace falta decir que Born in the USA, tocada con el eterno sintetizador ochentero, incluso Badlands, Born To Run y Glory Days y un cirquero y pesado Twist & Shout a mi me sobraron, primero porque están más vistas que el TBO , estaba cansadísimo y sólo me quedé atento al Freeze Out porque yo soy de soul y ahí eché en falta a Federici y al Big Man que se ven en las pantallas porque...qué queréis que os diga, los repuestos hacen lo que pueden, pobres, pero se les echa mucho de menos, muchísimo.

Y el detalle de volver a salir y agradecer tanto a Donosti- qué bien le dan de comer allí y en qué hotelazo se aloja-  y regalarnos una de gemas sobre la amistad ( Javi cabrón tenías que haber estado conmigo y lo sabes)  Bobby Jean; ver que nos siguen gustando quizás no las mismas ropas pero si las mismas canciones y bandas ( a ti bastantes bandas menos que a mi)  y que en plan gigante salga con su Gibson acústica y haga un This Hard Land de enamorar el alma, dejándonos en la puta realidad de un país sin gobierno, en crisis, con 90 pavos menos, en su caso merecidos por currante pero no en el de Ticketmaster y la cerveza a seis pavos,  hace que digamos eso de que El Río sigue ahí, generando meandros entre el bombeo sanguíneos, haciendo más duras nuestras arterias, pero siendo dichosos de tomarnos las cosas cómo se viven dentro de ese Río que ya fluye 35 años y sigue siendo tan ancho como el Amazonas.

Me alegro de haberlo escuchado casi en su integridad en un concierto fabuloso que me ha renovado y curado de tanta tontería para la que no hay interruptores de off en la cabeza pero si un disco lleno de vida,  como el que casi sonó en su integridad en una tarde-noche de cielo raso y buena rasca en la Bella Easo.

Gracias Mala Bestia, eres vértigo pero del bueno, younger than that now.






Setlist Donosti 17/05/16

Working on the Highway
No Surrender
My Love Will Not Let You Down
The Ties That Bind
Sherry Darling
Two Hearts
Independence Day
Hungry Heart
Out in the Street
Crush on You
You Can Look (But You Better Not Touch)
Fire
I Wanna Marry You
The River
Point Blank
Murder Incorporated
Ramrod
Darlington County
I'm Goin' Down
Waitin' on a Sunny Day
Drive All Night
The Promised Land
Because the Night
Brilliant Disguise
The Rising
Thunder Road

Encore:
Badlands
Born in the U.S.A.
Born to Run
Glory Days
Dancing in the Dark
Tenth Avenue Freeze-Out
Twist and Shout

Encore 2:
Bobby Jean
This Hard Land
(solo acoustic)
Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

1 comentarios :

  1. A pesar de los vértigos (a mejorarse), de las maleducadas y de los nuevos, la mala bestia no levanta el pie, empezando en modo proletario, continuando en el río, y siguiendo con lo habitual mas concesiones a la parroquia.
    Es cosa mía o no suele tocar nunca "Wreck on the highway", que siempre me encantó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar