Shadows In The Night - Bob Dylan (2015)




Existe un enorme riesgo en prejuzgar este nuevo capricho de His Bobness y no me excluyo, considerarlo sin escuchas o en primeras, como música de consulta de dentista o, en el mejor de los casos, como fondo para un martini lunch, plana, como los american songbooks del vendido de Rod Stewart. Craso error.

Resulta también injusto valorarlo como otra boutade más de Moisés desde Su Montaña Arrugada e incluso como lo que en realidad es, una necesidad vital de realizar un homenaje sentido y personal a la gran canción norteamericana de su niñez,  en concreto a un repertorio menos conocido pero hecho célebre por la otra Voz de los Ojos Azules, el señor Frank Sinatra.

Este trabajo de amor va mucho más allá y tiene más recorrido de lo que parece a simple vista porque se adentra en la profundidad de la noche y las reflexiones y estoy seguro que ganará con el tiempo y, de esa manera, como casi siempre, ganará Bob, él siempre por delante de prejuicios y percepciones precipitadas.

Este invierno está siendo gris marengo y frio como pocos, muy húmedo, la ría baja fiera, helada y este disco ha venido como anillo al dedo para darle serenidad a la negra noche y vips vaporub a los catarros. Si lo escuchas después de las 12, como Cenicienta, cuando el mundo se dispone a ponerse el pijama, un lunes, por cascos... es entonces cuando percibirás todos sus efectos mágicos.

Todo se ha dicho ya sobre Shadows In the Night y no me atrevía a abrir la boca a estas alturas pero ha sido Daniel Lanois quien me ha empujado con sus recientes declaraciones.

El artista-productor canadiense, ese que "le resucitó" del letargo y el ochenteo cutre al minesotarra, para mi es una voz de peso como la de Costello que ha dicho que es uno de sus mejores discos (tampoco es eso Elvis, no te pases, esto es diferente , es una isla dentro de una discografía archipielago)

Dice también que Bob le comentaba desde que le conoce que estas viejas canciones, además de estar compuestas por grandes profesionales, estaban escritas desde el corazón, en un tiempo de guerra donde la gente buscaba alguien a quien amar. Para Dylan eran una auténtica obsesión desde que se le quedaron pegadas a su alma joven, escuchándolas en la radio familiar de Hibbing.

Pero es que lo que tenían era espíritu y una belleza que era tierra santa para His Bobness. Por eso , él lo ha estado enfocando tanto tiempo y ha puesto tanto empeño , incluso se dice que hasta dejar de fumar para mejorar la voz que resulta sorprendentemente cristalina comparada con la de Tempest. Pero es que este salto mortal lo requería, aquí no se admiten esputos vocales porque no pegarían.

Tambien para Daniel, estas grabaciones (dice que hay para una segunda parte) es una absoluta muestra de agradecimiento y dignidad por parte del compositor de canciones americano más grande e influyente de todos los tiempos

Olvidemos guías previas, opiniones, malinterpretaciones y escuchemos, escuchemos Shadows In the Night , menos bla,bla, bla, en soledad y hagamos de vieja del visillo en el alma de Bob.

I´m a Fool To Want You es una interpretación que podemos considerar desde la primera escucha una obra maestra. Reune todos los requisitos para que lo sea.

1-Elegir bien.
2-Hacerla tuya, arrimarla a tu sarten.
3-Interpretarla como si te fuera la vida en ello.
4 Usar las técnicas del jazz que no son otras que el inarticulado discurso del corazón libre.
5 Que haya momentos que reluzcan como estrellas en la oscura noche.

Sobre un manto de cuerdas de bellas guitarras electricas cincuentonas y trémulas, con una steel celestial y un bajo tocado como un chelo, su extraordinaria roadband esta inmensa, la plegaria del error,  el arrepentimiento y el ascua del amor que sigue ardienndo como en If You See Her Say Hello se hace perpetuo misterio en I´m A Fool To Want You.

Quizás su grabación más importante desde Cross The Green Mountain.

Su profundidad es tal que suena a despedida, a compendio de una vida, I´m a Fool To Want You es tremendamente bella.

Estrellas en ella son: la respiración entre la primera frase y la segunda, el hold youuuuu, ese cavernoso the devil has known, su time and time again,  como alarga el afraid to sayyyyyyyy, el it must be wrong suena tan cierto como la verdad y ese final antológico  ( with out youuuuu) que produce sudores en el corazón.

El  timing es el del Lady In Satin de Billie Holliday, último trabajo de la grande, por eso da miedo y vértigo dentro de su perfecta serenidad escuchar Shadows In The Night.

Quizás sea el mejor tema de los diez a nivel interpretación y toda una cumbre en su carrera, ese vocalista que pasa por ser una mierda de cantante para muchos y yo voy y me río , repito sordos, cantar es transmitir y nada más que eso y si trasmites puedes cantar tecnicamente como el culo pero ya eres un gran vocalista.

Y después como si fuera media hora pasada de patinaje artistico sobre hielo se suceden los temas, quizás con unos fondos similares y planos entre si pero es que esto es algo como lo que Joni Mitchell hizo con la orquesta y esas viejas canciones tienen que tener esos arreglos para funcionar- la melodía es dictadora- lo suficientemente viejos para hacerlas creibles pero con una carga de originalidad en esta formación de grupo de cámara country de salón que pueden hacerle combinable incluso con Lambchop.

Y funciona mucho mejor como un todo que con canciones individuales ( cuando escuché Stay With Me de adelanto no me pareció nada especial, otra milikitada más), si bien hay que decir, que en mi opinión, distribuye perfectamente sus cuatro gemas como primeras y ultimas de ambas caras del vinilo.

Why Try Not To Change Me Now que recuerda a cosas del Modern Times o de Richard Hawley es una maravilla, aparte de escucharle decir Spain y ese people talk people stare que no va con él...mmmmm...divino. Es la la de te amaré pese a todo kind of song. Esas que susurraba Frank al oido a la Gardner.

Don't you remember
I was always your clown
Why try to change me now

Tratándose de Bobby estos tres versos son algo que es inmediatamente autobiográfico. Por eso, no tratemos de cambiarle ya, no le pidamos que componga otro Like a Rolling Stone, no seamos gilipollas.

Y el cierre con Lucky Old Sun, una de sus obsesiones -recordamos aquí su versión con Petty y los Rompecorazones,- en el tono más gospel-dylan del set, deja a las claras que este disco no es el de villancicos, ni ningún trámite, ni aburre porque , además, pasa en una exalación...

Cómo dice Show meeeee the river...esos tres segundos, valen por todos los minutos grabados que salgan en 2015.

Únicamente señalar que Shadows In the Night requiere haber escuchado la voz del padre desde que tienes doce años y verle que ha envejecido con gracia y elegancia, que le reconoces y que te sientes con él en casa. Misma sonrisa o misma regañina pero mismo amor.

Y también permitidme decir, que le quiero y que veo que hay que disfrutarle a tope y que vale, bueno si hay cosas y novedades más flasheantes y más dylanianas que ésta en términos estrictos pero yo recurro a su escucha en este frío invierno, para que me dé calorcito allá donde las sombras de la noche no quieren dejar pasar los rayos del sol.

Esta labor de amor de la bella arruga nos aporta más gestos y conocimiento del padre y eso ya lo podemos considerar toda una gesta por su parte y un regalo imprevisto para los que tenemos la suerte de continuar disfrutándole.


* File Under records like:

Hats- The Blue Nile
Lady In Satin - Billie Holliday
Andromeda Heighs- Prefab Sprout
Both Sides Now-Travelogue - Joni Mitchell
Chet Baker Sings 


Por Joserra


Shadows In The Night - Bob Dylan (2015)
7, 5 - 10

Cara A : I'm A Fool To Want You/ The Night We Called It A Day / Stay With Me / Autumn Leaves / Why Try to Change Me Now

Cara B  : Some Enchanted Evening / Full Moon And Empty Arms / Where Are You? / What'll I Do / That Lucky Old Sun



Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

8 comentarios :

  1. Tengo que escucharlo, tantas críticas opuestas me han quitado las ganas, ganas que recupero sin duda al leerte aunque me he hecho una idea preconcebida que no creo que cambie. Prejuicios tontunos. Pero le daré una oportunidad por se Bob.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata con la reseña de convencerte my king, se trata de ver que este es un disco especial y que no se puede medir con el rasero de sus propios trabajos con sus composiciones.A ver yo creo que merece a pena pero ya digo que has tenido que crecer con él, Dylan me sorprende, este disco no es ninguna mierdaca, te lo prometo.

      Eliminar
  2. Llevo semanas de escuchas solitarias y nocturnas...un placer. Ya tengo razones para convencer a los demás de que es uno de los discos del año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio, ain´t just like the night..Un abrazo, no sé si tanto como disco del año pero desde luego algo especial, sentido y con gusto.

      Eliminar
  3. Mi opinion la vuelvo a dar con gusto. Buen disco Buen intento Buenas sensaciones al coger un cancionero complicado y llevarlo a su terreno. No es un Dylan sobervio pero la boutade le ha quedado bien. Notable ejercicio que podía ser un fiasco y acabo por buenos derroteros. Las pegas peca un poco de ser demasiado lineal y por supuesto NO ME CREO QUE ESTA SEA LA VOZ DE DYLAN ACTUAL. Ya se que los tratamientos de voz son normales hoy en las labores de producción pero de igual forma que soy contraio al photoshop lo soy a esos tratamientos y aquí creo que se han pasado si hay rejuvenecido la voz unas decadas o eso me parece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira Bernar , quiero que me creas una cosa, ylan es imprevisible, en la última gira que le trajo por Bilbao en el Botxo dió un concierto correcto, con sus momentos ok y su rota voz pero sin embargo , una semana más tarde en Bayona, en su pequeña plaza de toros canto como en este disco, cristalino ( te lo creas o no, que se que me vas a creer) Fue impresionante y por eso sé que no hay trampa, sólo menos tabaco y un micro vintage que te cagas.Una sorpresa, Dylan es impredecible, siempre lo ha sido. Si quieres ver trucos de autotune en la voz hay muchos ejemplos pero no creo que éste lo sea.Además tampoco canta como Plácido Domingo, es Dylan, tierno, derrotado, arrugado. Un abrazo y forever young Bernardo!

      Eliminar
  4. Sé que algún día (mejor, alguna noche estrellada), conectaré con él. Solamente lo he escuchado una vez y me generó sensaciones contradictorias pero estoy convencido de que cuando se alineen las estrellas me convencerá. Y máxime después de leerte. El artículo, insuperable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las estrellas siempre se juntan, éste es un disco para momentos nocturnos, solitarios y reflexivos.Casi cinematográficos. Un abrazo.

      Eliminar