The Kinks - Muswell Hillbillies (1971)




...Muswell Hillbilies es de un tiempo en el que ser conservador era sinónimo de ser romántico, generoso, cínico, cívico y visionario. Muswell Hillbilies llegó para quedarse, está hecho a mano como hacía las cosas Uncle Son y me sigue cautivando de una manera salvaje su metafísica popular, es favorito entre favoritos, santo y seña, no podría vivir sin él.


Muswell Hillbillies un disco supuestamente trasnochado, vetusto a los ojos de la modernidad, lo fue ya cuando salió pero debería estar siempre de plena actualidad porque es proletario y de Syriza.

En mi opinión,  se trata de la colección de canciones mejor secuenciada de los pibes del suburbio más encantador del norte londinense, ese que no está ni en Oklahoma ni en Alabama, ese que es nuestro paraiso kinky y que se llama Muswell Hill.
Lo conozco, he paseado sus calles y prometo volver porque pasé allí uno de los domingos más bonitos de mi vida y entiendo a los Kinks mucho mejor que antes de visitarlo.

A mi me gustan a rabiar todos los discos de los Kinks o casi todos, pero éste, sin duda, es mi favorito, por todos los temas eternos que trata.

Como pasa con todas las carreras de los grandes grupos y artistas, un disco es un mundo en si mismo y ésta maravilla viene perfectamente representada en su hermosa portada.

En ella se refleja la resistencia a que nos quiten por decreto aquello con lo que estamos a gusto para ir tirando y que nos lo hemos ganado con el sudor de nuestra frente y noches de insomnio.  Queremos que llegue el viernes y tomarnos las cervezas con aquellos a los que queremos y en el bar que nos gusta.

De alguna manera, los Kinks se refugiaron en su propio limbo reivindicando la tradición, denunciando las tropelías hechas por los que mandan en nombre de una disfrazada modernidad que ellos estiman necesaria por decreto.
Pero ellos siguieron en su aldea, en este caso urbana, caminando a contracorriente de las modas imperantes en una Inglaterra sumida en el progreso y el desarrollo, perdiendo identidad e iniciando el camino a la globalización con el resto de Occidente.

El otro ejemplo del repliegue del guerrero que el tiempo ha puesto en su sitio como ataque-victoria, lo tendriamos en la huida de Bob Dylan y The Band a los sótanos de la sierra de Woodstock. La vuelta a la panadería de pueblo y a cocinar con ingredientes básicos y saludables. Aquí, en el viejo continente los Davis y Cía. protagonizaron el retorno al pub y a la pinta de medidas exactas, todo ello con reivindicaciones victorianas para recuperar afectos y colores en peligro de extinción.

Muswell Hillbillies es la perfecta fotografia de un momento de cambio irreversible y de desprecio organizado desde el poder hacia las asentadas costumbres, de la demolición en masa de las preciosas hileras de casas humildes con jardines traseros que , aunque fueran minúsculos, estaban bien pensados para generar un mínimo placer ético y estético a la clase trabajadora. Interesó entonces agrupar al proletariado en bloques de flats (pisos) minúsculos con muchas comodidades, cuando la comodidad es el espacio,  para de esa manera, tener a todos más controlados y hacer negocio con pagos de rentas vitalicias por jaulas. 

Si en el bosque de Nueva York se denunciaba indirectamente la pomposidad hippie, en el pub del norte de Londres, el advenimiento de los Pink Floyd y de las comunidades de propietarios, de la clase media y el aparentar ser lo que no se era.

Un canto a la independencia, a la distinción, al orgullo de la casa obrera, al rock and roll de sábado a la noche: todo esto se percibe en el precioso rayo de luz velazquiano que entra por la puerta de The Archway Tavern, universidad de la vida, hay que ver cómo les mira el paisano del cardigan rojo, impagable y universal.Ayer mismo en un bar de Pozas le dijeron a un borrachin que se parecía a Bárcenas y la que se lió. Ese tipo de situaciones que sólo se dan en los bares. Éste de la portada piensa que los Kinks son extraterrestres.

El origen de todo el rock and roll es Nueva Orleans y a primeros de los setenta, los autores que realmente importaban tenian una fijación por tirar de su brass sound, de los vientos y ritmos de la perla del Mississipi y su bateria second line. Los propios Kinks lo mamaron desde la cuna, en Denmark Terrace, entre los viejos discos de sus padres y hermanas. Allí había de todo y todo bueno.

Randy Newman, al otro lado del Atlántico, hizo lo mismo que Ray Davies, crear un plantel de personajes con una humanidad insultante que cruzaban las esquinas de sus miserias y calamidades a ritmo de funeral de la Crescent City: Guilty/Alcohol, primas hermanas. ¿No son ambos de los diez mejores compositores de canciones-retrato del siglo XX? Si , lo son, quizás los dos más grandes junto a Bob Dylan.

El periodo 1970-1975, ese primer lustro de la edad de oro de los songwriters es fascinante y se puede comprobar que hay coincidencias en el planteamiento de los grandes, directos al cinismo, al trato compasivo en letras y al pasado en tonadas, vuelta al vodevil y al ragtime, desde Ballad of a Thin Man se abrió la veda de llevar las canciones a los terrenos de la Pintura, con p mayúscula. Los retratistas grababan en pistas sin necesidad de paleta. Algún dia deberían hacer una exposición sonora en la que cerráramos los ojos viendo todos los rasgos de esas singulares caras que todos conocemos por el corazón. Halleluja Rosa Lee! La estamos viendo,  a la señora Rosa, salir del mercado.

Por otro lado, Muswell Hillbillies es sencillo, cálido y disfrutable pero también tiene sus callejones traseros llenos de crueldad, de tristeza, ala Oliver Twist,  la vida misma, los working class heroes.


Marxismo pop esencial en Complicated Life:

I can't go to work cos I can't get a job,
The bills are rising sky high,
It's such a complicated life,
Gotta stand and face it,
Life is so complicated.

Y en Uncle Son:


He was just a workin' man,
Simple rules and simple plans,
Fancy words he didn't understand,
He loved with his heart,
He worked with his hands.

Muswell Hillbillies tiene un impecable sonido, yo le doy un 10. Una banda en estado de plena madurez, es limpio y las guitarras acústicas ritmicas suenan a cielo y Dave con sus licks sean por el canal derecho o izquierdo y su voz inmensa y aguda (infravalorada) se sale de la tabla, dando el contrapunto esencial a brother Ray.

Es quizás el disco más completo de mis héroes: Skin and Bone proto-glam, Holiday y Alcohol puro Newman/Nilsson y la conexión sonido burdel y los viejos blues tocados como en Autorretrato por Dylan: con la receta de mamá, nada de experimentos. Holiday prima hermana de Peggy Day. Rocanrrolitos perfectos y varios: Here Come the People in Grey, 20th Century Man (obra maestra) , ragtime de hora del té (Acute Schizofrenia), té en si mismo ( Have a Cuppa Tea) donde ya vemos a Yo la Tengo, drama (Alcohol), cantes de ida y vuelta y puro escapismo obrero y mod (Oklahoma USA) y esa exaltación de orgullo de casta pura que es la canción que le da el título pero en singular Muswell Hillbilly ( mi favorita)
Y que decir de las tapadas : Complicated Life , Uncle Son y Holloway Jail, pufffff...caviar beluga!

La mejor manera de resumir esta POM absoluta, otro de los manifiestos comunistas del rock and roll es con la mítica frase de Oklahoma USA:

All life we work, but work is a bore./ If life's for livin', then what's livin' for?

Toda la vida currando pero el curro es un turre, ¿si la vida es para vivirla , entonces para qué sirve vivir?

Muswell Hillbillies  pertenece al living for y es un rayo de sol eterno porque metió en una cajita china preciosa de porcelana varias cosas que siempre vuelves a necesitar: el Music Hall, New Orleans, el Country-Blues, las canciones de entreguerras, los arpegios gloriosos y los power chords, los suburbios georgianos, los órganos inmensos, la resistencia al desalojo y desahucio injusto y avaricioso de tu barrio, lleno de excavadoras que se llevan tus recuerdos, tus formas de vida, los diarios con las historias de tus vecinos, los papeles pintados de Liberty raídos, el piano de pared de la abuela y la marca que deja al quitarlo en tu alma, los seres queridos que ya no están y que lucharon por todo de lo que disfrutas.

Muswell Hillbilies es de un tiempo en el que ser conservador era sinónimo de ser romántico, generoso, cínico, cívico y visionario. Muswell Hillbilies llegó para quedarse, está hecho a mano como hacía las cosas Uncle Son y me sigue cautivando de una manera salvaje su metafísica popular, es favorito entre favoritos, santo y seña, no podría vivir sin él.


Por Joserra


Publicado en rockandrodri land  y en el kinkdom come pero modificado, actualizado y corregido para el Exile.

*Si quereis leer una pequeña entrada por cada canción realizada en el Kinkdome Come, un blog que abrí dedicado a los Kinks pero que tengo muy parado, pinchad en cada una de ellas, merece la pena, reflejo de esa englishness que amo y a la que nunca renunciaré.
Este disco es para vivir dentro de él y no salir.


The Kinks - Muswell Hillbillies (1971)
10-10

Cara A:
20th Century Man / Acute Schizophrenia Paranoia Blues
Holiday / Skin and Bone
Alcohol / Complicated Life

Cara B
Here Come the People in Grey / Have a Cuppa Tea/
Holloway Jail / Oklahoma U.S.A./ Uncle Son/ Muswell Hillbilly

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

9 comentarios :

  1. No es mi disco favorito de los Kinks para mi hay otros por delante ( Arthur, Face, Misfits, Village, y Word of Mouth) pero entiendo que guste tanto Solo un pero le falta un tema para tatarear un 9

    ResponderEliminar
  2. Maravilla absoluta. Para mi quizás uno de los discos más importantes de la década de los 70 y crucial para entender
    el giro que pegan los Kinks, o mejor dicho, su evolución después de unos años 60 gloriosos.

    Abrazos truferos.

    ResponderEliminar
  3. Pero que bien lo cuentas bro...este disco ha ido creciendo con el paso de los años, no era de mis favoritos, no entra al primer trago como los Kinks sesenteros pero cuando entra es, como dices, para quedarse. POM.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué grande eres, Joserra, me has arrancado el alma mientras leía tan sublime entrada. No era mi disco favorito de los Kinks, pero tus palabras me han hecho replanteármelo.

    "Proletario y de Syriza": me has enamorado Joserra, y eso que yo soy del KKE.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me ocurrió algo similar a lo de Mr. De Witt. Al principio me costó más tras las luces del periplo face-lola pero, con el tiempo, el cabrito se me ha mantenido, tímidamente al principio para consolidarse después, asomando desde el dintel como mi tercer kinky discordia (liándose a toñas con Arturo, eso sí) tras la villa y something else. El texto es para atesorar hasta el fin de los días (se nota, supura, el cariño por el artefacto) y el disco ayuda, o me ayudó mucho a mi al menos, para entender la grandeza de esta banda mucho más de lo icónico por su figurar como una de las bandas capitales de la british invasion sesentera. Abrazo Joserra, siempre brillante, pero este es de esos días que, directamente, hay que leerte con sunglasses puñetero.

    ResponderEliminar
  6. Me gustaría tener todos sus discos en vinilo, pero la prioridad es la prioridad y sólo tengo este Mushwell Hillbilies, eso te hará tener una idea de cuánto me gusta. Además en gran medida os lo debo a vosotros que me lo descubristeis, a ti, a Chals que también escribió en Kinkdom Come. Creo que deberíais seguir publicando cosas en ese sitio, me encantaba leeros y me resultaba inspirador y pedagógico. Si, me crié en hn barrio obrero que, a su manera, está bien narrado o descrito en MH, y aunque ya nada sea exactamente igual, sé de qué hablan. Abrazos a todos!

    ResponderEliminar
  7. Este disco lo amo gracias a ti y a la serie aquella que hiciste en el blog que dice Ned. Para mi no tiene nada que envidiar a todos sus grandes discos, tiene su grandeza en sus propias condiciones, Ray es un dios de la canción, y vos también por transmitirlo a este nivel de estima. Saludos Joserra.

    ResponderEliminar
  8. Un disco así necesita de textos así, tan lúcido, sentido y hermoso. Grande, Joserra.
    Abrazos.

    ResponderEliminar