En tierra de nadie, 25 años de Doctor Divago - Mariano López Torregrosa


Hay libros y libros relacionados con el mundo del rock. Muchos de ellos son más de lo mismo, otros tantos nos cuentan las aventuras y desventuras de las estrellas más mediáticas (o de las que no son tanto), otros… A algunos incluso les doy cancha porque se trata de artistas que admiro su legado pero, sinceramente, muchos libros de tintes biográficos relacionados con ese mundillo me aburren como una ostra, los empiezo y los dejo a medias. Hablando en plata, me parecen un auténtico coñazo, especialmente los que tratan de tótems de la historia del rock. Prefiero optar por lo más saludable, escuchar su música, acaba interesándome más bien poco saber si fulanito es un cretino o si a menganito lo deberían canonizar.

Por suerte hay otros relacionados con el tema que me atraen sobremanera, entre otras cosas porque no se quedan en conceptos tópicos. Ahí ubicaría En tierra de nadie, el primer libro de Mariano López (más conocido como locutor de radio por su programa local “La Colina 45”) aunque, todo sea dicho, también es muy posible que buena parte de esa atracción venga fuertemente influenciada porque hay un buen puñado de detalles que me resultan familiares, de entornos que conozco y, sobre todo, porque me deja con el buen sabor de boca de que se escribe sobre una de las mejores bandas españolas de rock que nunca ha obtenido el reconocimiento merecido. 

El libro comienza con una cita de Manolo Bertrán, alma mater de Doctor Divago, que no sé si definirla como una sentencia o como que es más verdad que un templo: “Provoca cierta esquizofrenia: para algunos eres el grupo de su vida, uno de los mejores de la historia de la música española. Y otros no te conocen”. 

Después, este relato que merecía ser contado (siguiendo el título del prólogo de Juan Puchades) nos sumerge por capítulos (diez) en las diferentes etapas que rodearon cada uno de los (diez) discos y demás publicaciones o participaciones de esta banda valenciana. Aquí Mariano López, con la fundamental ayuda de Manolo, realiza una auténtica labor de orfebrería a la hora de divulgar datos, especialmente sobre los que se refieren a los tiempos en que no existía el omnipotente Internet, permitiendo imaginar todo lo bueno y lo malo del mundillo, su mundillo, en la capital del Turia, unido a cierta aproximación más personal de sus componentes.

Acompañan un puñado de fotos antiguas y más recientes que, junto a un sinfín de nombres, momentos y lugares, permiten recrear el escenario e imaginar al lector los motivos por los que Doctor Divago se convirtió en una honesta banda de culto, ninguneada a nivel nacional y reverenciada desde ciertos sectores hasta afirmar que se convirtieron en la banda que cogió el testigo en España de los siempre admirados granadinos 091. En definitiva una banda de rock que durante la mayor parte de su trayectoria ha estado en tierra de nadie, como el título del libro indica. Dicen que el final no se cuenta pero no lo puedo evitar, ese “continuará” me encanta. 

Y por supuesto mención expresa para el apéndice final donde bastantes letras de las canciones son comentadas por el propio Manolo Bertrán, el perfecto colofón para representar imaginariamente el mundo de  Doctor Divago

Estoy plenamente convencido de que, intentando ponerme en el pellejo de los más talibanes de la música española (que los hay, más de los que pensamos), de los más escépticos o de los más desinformados con la música de Doctor Divago, este libro, con un lenguaje fluido y directo, podría picar el gusanillo a más de uno y abrirle un mundo, un universo de fuerzas magnéticas, del que quizás no deseen alejarse. Con el 25 aniversario ha habido un recopilatorio musical (Especial de la casa), un documental (Los tontos buenos tiempos) y el presente libro En tierra de nadie. Juntos o por separado, cualquiera de los tres es recomendable para comprender una leyenda musical nuestra, cercana, como es Doctor Divago.

    * Por Johnny J.J. 
Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

4 comentarios :

  1. Pues como tengo que pasar luego por mi libreria pregunto por él y si no lo pido, creo que la frase de Bertran es muy representativa de grupos que no han alcanzado el merecido reconocimiento, muchas veces para sus fans es mejor así, que "los otros" no les conozcan, que nos dejen a unos pocos, algo asi como que "a mas tocamos"...pero lo injusto es injusto.
    Gracias por la info de este 25 aniversario, y que cuenten conmigo en el bolo de Bilbo.
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De lujo, mysuperfriend, que comentes, por los pelos casi se proclama el primer artículo del Exile en muchísimo tiempo sin recibir comentarios. Este libro merece más la pena que muchos libros-coñazos de artistas famosos (y famosillos). Sabes, te voy a hacer un regalo, te lo mereces, querido. Abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. Por tu pasión desmedida conozco a esta banda, merecen atención, y se entiende la esquizofrenia comentada, yo estoy en el bando del desconocimiento, algo que quiero cambiar, voy a necesitar la recomendación del disco que me tiene que enganchar a ellos, tu me cuentas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último recopilatorio "Especial de la casa" del aniversario al que le dediqué un artículo la semana pasada puede ser un buen comienzo, además incluye un documental en DVD. O el Versión 5.0 del año 2000. Ahora bien, si quieres discos de estudio yo te recomendaría la "Revuelta elemental" del 2006, para mí uno de los 10 mejores discos nacionales de todos los tiempos, se dice pronto. A poquísima distancia situaría "La belleza muda de los secretos del mar" del 2010 pero bueno, en todos sus discos hay buen material donde rascar. Sin duda uno de los grandes, merecían este libro. Abraçada.

      Eliminar