Neil Young - Storytone (2014)



Neil es mi tío y creo que el de todos nosotros. Lo sentimos demasiado cerca, con las mismas virtudes del padre pero un poco más bala perdida, él es el que nos lleva a dar esa vuelta en coche que siempre reprueba mamá. Y él nos compra la hamburguesa completa y nos da los caprichos.Nos hace soñar.

Tengo consciencia de su cercanía desde los 13 años, con Harvest en el tocadiscos y desde entonces, sigue siendo mi tio favorito. Por él hice locuras, amigos y hasta enemigos.

Pero le conozco demasiado y hay días en que viene con su ropa, esa que le pega: la vieja camisa de cuadros, unos elegantes vaqueros auténticos y unas botas estilo naúticas pero con unos flecos que le dan su toque indio distintivo y folk-rocker. Y llega con su perfume natural, ese a gel de ducha Moussel.
Y en otras ocasiones, se nos endominga, se pone unas gotas de Kenzo y te da algo la risa: tio Neil, pero ¿qué haces vestido de Las Vegas?...anda no me fastidies. Da igual, sigues reconociéndole , le quieres, lo sabes. y no lo puedes evitar.

Storytone es un disco doble, en toda regla aunque se repitan las canciones y nos muestra las dos facetas del mismo pariente, ese que por no vivir con él, siempre sugiere misterio, unido a esa atracción incondicional.

En el primer disco se nos muestra desnudo y es una conversación de café en la que trata al sobrino desde la más profunda de las intimidades, se confiesa, nos cuenta sus secretos y así los nuestros, con la ayuda de un piano o un ukelele, una Martin vintage o una armónica que cortan la respiración.

Sientes el abrazo, el apoyo de su magnifica voz forever young , a punto de romperse de sentimiento, como la de Nina Simone. La verdad es que es la misma de siempre, nunca se marchita.
Con ella, te hace descubrir tu propio potencial interior y la percepción que tienes de las personas que merece la pena querer; todo lo bueno se expande , escuchándole.

Te sugiere que amor no es palabra cualquiera y que dentro de ella está el motor de la vida. Sin él cerca, no merece la pena continuar conduciendo ese viejo cadillac.

Te recuerda , en plan maestro de yoga de andar por casa, que si no estamos en armonía y respetamos nuestra Tierra, nos van a venir dadas.
Todo muy naif, todo sin mucha pretensión, todo natural, el tío Neil.

Te cuenta siempre los mismos chistes,  vale y con la misma entonación y gestos, pero te da igual, siempre fascinan y emocionan. Te habla con confianza, de una manera llana pero te da consejos más valiosos que todas la historia de la filosofía humana y una palmada en la espalda que impulsa.

Se rompe a llorar contándote que ha roto con su darling companion de casi una vida y comenta que él es igual que los demás y que siente lo mismo que el resto de los mortales. Él tiene derecho a enamorarse de nuevo y a seguir conduciendo su coche arriba y abajo de la carretera.

El primer disco,  en modo solo, es mucho más duro de lo que parece y con las escuchas se percibe sufrimiento previo  (maravilloso enfoque ala ditch-trilogy del Say Hello To Chicago, me da escalofrios, al loro con ella) pero cierta liberación a su conclusión.

Al principio parece que te trae el mismo sermón de siempre, como ocurrió con el soberbio Silver & Gold, pero siendo siempre el mismo,  esto es otra cosa y al final sólo cabe concluir que es una suerte tener otra conversación así de sincera con él, por lo que debemos de darle las gracias.

En el disco segundo, tenemos al tio endomingado y caprichoso que quiere disfrazar su esencia en un planteamiento radical, utilizar una orquesta y un coro ala americana.
Siempre hemos estados acostumbrados a que mamá nos cuente escandalizada los lost weekends de Tio Neil, sus salidas de tono, eso de que es un poco nuevo rico y a veces pierde el gusto y comete excentricidades. También eso forma parte de su esencia, el modelo ensayo-error. Está claro que no es Randy Newman.

Storytone with strings (que es como debiera haberse titulado) es una mixed bag en cuanto a sus resultados.
Siempre me han llegado hasta la médula sus breves incursiones con los violines a full dentro de su extensa y brillante carrera, sean country fiddlers o la sinfónica de Londres en A Man Needs A Maid -recordemos la anécdota de que su amigo Bob le dijo que era su favorita,  cuando Shakey se planteó su inclusión en Harvest- sin embargo , algo pasa aquí que no fluye del todo y que te hace valorar mucho más la versión desnuda.

En primer lugar, alternar el tono de tema de B.S.O. de típicos créditos finales de película sentimentaloide en salas Golem con las baladas y sus arreglos lacrimógenos y el sonido Nelson Riddle para sus blues de chicago. Algo no acaba de cuadrar. Tumbleweed es puro sirope con los violines y con el ukelele, sin embargo, es encantadora y parece un extra del Decade. No tiene unidad, es muy estandar, planta violines anda, sin pensar si el conjuto funciona. Por eso aisladas las canciones pueden funcionar pero no la escucha completa.

Resultas algo hortera así tio Neil, no te creo tanto en ese modo aunque reconozco que en un momento propio peliculero puede darte un escalofrio más grande que la confesión sincera del disco 1. No te lo tomes a mal, sabes que te quiero, tú también me abroncas a veces.

Y él me responde desde su bella arruga : en la vida hay determinados días en que tenemos celebraciones, que llevan un ritual aceptado e impuesto por la sociedad y tenemos que endomingarnos.  

Entonces , me tengo que callar.

Y me acuerdo de un día de octubre en Valencia de sol radiante, conduciendo con otro de tus sobrinos , escuchando Plastic Flowers, pasando por el casino, casi parecía L.A. y los violines y tus consejos pusieron música a una emoción.
Y ahora escucho la última, All Those Dreams, recuerdo todo aquello y quiero decirte gracias de nuevo, gracias por juntar a tus sobrinos.

Por Joserra


Neil Young - Storytone (2014)
Disco 1-Solo  7, 5
Disco 2-With Strings 6, 5

1.Plastic Flowers /2.Who's Gonna Stand Up?
3.I Want To Drive My Car /4.Glimmer 
5.Say Hello To Chicago /6.Tumbleweed 
7.Like You Used To Do /8.I'm Glad I Found You 
9.When I Watch You Sleeping /10.All Those Dreams

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

6 comentarios :

  1. Fantástico como siempre Joserra, yo creo que me concentrare en la parte solo, esa comentaré en breve, francamente el segundo disco apenas me interesa un mínimo pro lo que de Big Band hay en el...
    Un poco tío nuestro también es Don Rockanrodri land.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tete, este post es muy grande, pero mucho. Me lo he leído dos veces con mucho detenimiento y das en el clavo con este disco doble de nuestro pariente. Mira que les molan los fartons a los sobrinos de Neil Young. Recibe abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gran post Joserra, yo no he podido profundizar en el disco "with strings", lo haré, pero no ahora, me quedo de momento con la versión desnuda, y sigo queriendo a mi tío como el primer día, y me gusta que sea así como tu cuentas tan bien, uno se siente menos solo con el tío dando tumbos por ahí, con cabina, con big band,, solo o con ruido. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Contagias el amor por la música; un placer leerte y escuchar la maravillosa "Glimmer" del tío Neil, pianoman, soulman, carne de gallina...saludos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy por fin oyendo el disco en condiciones y si, Tío Neil es tan grande... que me ha vuelto a emocionar, y ojo que el disco desnudo sin orquesta es duro de cojones, pero la leche también.

    Abrazos truferos.

    ResponderEliminar
  6. He seguido revisando el blog..... Gracias por tu amor por la música. Sobre todo por Este tipo de música. Forma parte de la banda sonora de mi vida. Fantástico lo de nuestro tío Neil!!!. Yo crecí con el albúm Comes a Time, Harvest... Me encantaba escucharle mientras realizaba mis primeros dibujos. Gracias otra vez y... no lo dejes, por favor, estamos muy huérfanos de buena música en los tiempos que corren y siempre es fantástico encontrar "hermanos", Saludos otra vez.

    ResponderEliminar