Leonard Cohen - Popular Problems (2014)


Quiero que esta reseña sea una celebración de vida, agradecimiento y una felicitación de cumpleaños.

Bendita sea nuestra suerte por seguir disfrutando de un gigante semejante que ha subido, sin jubilarse, al piso octavo de la Tower of Song, esa altura a la que muy pocos llegan y menos, tan intactos y puros como él.

Deseo a su vez desde aquí y de una vez por todas, mandar a la mierda, al estilo Fernando Fernán Gómez, a todos aquellos que consideran a Leonard Cohen y sus sublimes poemas-canción aburridos. Ellos si que aburren...

Abrazo, sin embargo, a quienes creen que el rock and roll puede ser además de cervecero, letrado, refinado y exquisito y viceversa, se admite todo tipo de mezcla, siempre que sea buena. Porque tu propia madre puede ser rock and roll aunque se quedará en los Tres Sudamericanos y no te hayas dado cuenta.

Milito en su religión tangible que surge del zumo de la salmodía eterna de las tres creencias en el más allá que forjaron Occidente y Oriente Medio y la sabiduría popular que trató de transgedirlas. Además, su tardio estudio del budismo lo hace a todo más haiku y universal.
Len es responsable de transmitir el cáliz de la antigua cultura de sus ancestros, de esa inmensa luz que produce sonar como los tonos del día y la noche, sin desviaciones innecesarias, como JJ Cale en Tulsa o Joao Gilberto en Bahía, natural pero muy cultivado.

He is slow. Él es el nuevo gospel.

Los salmos, las oraciones, su country minimal de guitarra de palo y sintetizador barato son necesarios,: él aumenta con cada nueva obra nuestro propio catecismo.

Pretendo proclamar a los cuatro vientos que, vale, estamos ante "otro disco del judio de Montreal" pero para los que le amamos supone un nuevo encuentro con el padre, ese que a mi me falta desde los 12 años. Una autoridad bien entendida mezclada con mucho cariño esas eran sus señas de identidad, como las de Len.

Considero que Popular Problems, como Tempest con sus predecesores, no viene a ensombrecer las "Viejas Ideas" sino a complementar un bello discurso que pudiera ser infinito si el corazón nunca dejara de latir. Nunca ha editado un disco malo, ni siquiera mediocre, nunca.
Cierto que tiene determinados tipos de canción que se repiten pero también Randy Newman.
Máximo respeto: su estilo nadie lo puede imitar.

Sugiero su escucha en un atardecer de este septiembre ajuliado donde estamos confundidos pensando no existen paraguas en los chinos para comprar y luego perder, viendo las nubes pasar al ritmo endiablado del viento del sur, en las que vuelven los autobuses escolares a circular por las calles.

He sido capaz de subirme , entre semana,  a la meseta para escucharlo por primera vez y cocinar una lasaña de verduras de la huerta en su compañia. He sentido esa paz de nuevo, esa llamada del padre, ese consejo, ese abrazo.
Es corto, son nueve canciones, son nueve momentos de serenidad, casi como el blues.

Sorprenden actos de valentía como desgarrarse a pleno gargajo en Did I Ever Love You para después dejar cantar a sus ángeles. Estremecedor.

Como Johnny Cash en su final o su comprade Bob en la actualidad, Len tiene la voz de Dios. Todo se para cuando abren la boca, el Nilo se abre en dos, no puedes continuar con la receta de lasaña.

No quiero destriparos los secretos de un padre ( las canciones una a una, el miedo, el consejo, la salvación, el consuelo, la dicha, la humildad, el escarnio, etc.)  porque esos se deben percibir por cada uno de sus hijos en una experiencia bilateral y sin intermediarios. Así veo a estos Popular Problems. Sentidos, cercanos, con un valor incalculable y con una de las mejores composiciones de toda su carrera: You Got Me Singing.

Otro disco de Leonard más, otro brindis, otro sentir al padre cerca.

Que suene el violín zíngaro, que respondan los ángeles a tus plegarias, que se acabe el mundo mientras estés tú ahí, querio padre Len , ordenando el tráfico.You got me singing!
Bendito seas forever Len! 



LA ARRUGA ES BELLA

You got me singing like a prisoner in a jail
You got me singing like my pardon's in the mail
You got me wishing our little love would last
You got me thinking like those people of the past



Por Joserra


Leonard Cohen - Popular Problems (2014)
8-10

1. Slow  /2. Almost Like the Blues /3. Samson in New Orleans / 4. A Street / 5. Did I Ever Love You /
6. My Oh My  / 7. Nevermind / 8. Born in Chains
9. You Got Me Singing




Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

6 comentarios :

  1. Cierto no tiene disco malo. También es cierto que su discografia no es muy abundante. Este es bonito , interesante, bello intenso como casi siempre que sale algo de sus manos. me ha gustado y eso que no soy muy fan de Cohen. Aunque pueda ser algo raro nunca comulgue del todo con él , lo respeto me conmueven muchas de canciones e incluso reconizco muchas obras maestras salida de su pluma y letra pero nunca me ha legado al corazón. este disco es Cohen 100% no es de sus grandes obras no ofrece nada nuevo pero en ningún modo empaña su leyenda. Si te gusta Cohen lo disfrutas En mi caso lo escuchare de vez en cuando . En todo caso de los grandes nombres de estye año de lo mejor

    ResponderEliminar
  2. Joserra. ¿Cómo es posible lo de este hombre con ochenta años?

    ResponderEliminar
  3. Amén a tus palabras...llevo todo el fin de semana escuchando el "Love and Hate" del 71 como precalentamiento a la semana Cohen.

    ResponderEliminar
  4. Leo...Nardo Cohen... sobran las palabras... con 80 palos sigue siendo un jodido crack, es el poeta cantor más acojonante y profundo que he oído. Hay que hacerse con esta joya, porque las voces femeninas le siguen quedando de lujo.

    Abrazos truferos.

    ResponderEliminar
  5. Me vas a dar dos collejas, pero lo tuve tuve encargado y lo dejé escapar. Las letras se me escapan la mayoría y en lo musical tanta sofisticación,,,, a mi me gustaría que los dedos le volviesen a doler con las cuerdas, que le huelan con ese olor tan característico de esas mismas cuerdas, que vuelva a su esencia, ,,, si, el disco suena estupendamente y está muy bien producido, muy cuidado, y no puedo pedirle que se bata el cobre como antaño a un señor de 80 años, pero ese sonido que tan bien le quedaba en los ochenta, lo encuentro un poco gastado. Crítica constructiva, en todo caso, el disco me gusta mucho, pero más me gustan sus setentas, pero cuánto ha pasado, cuarenta años?? 40 y tantos... No se le puede echar nada en cara, Abrazos a todos!

    ResponderEliminar