Hiss Golden Messenger- Lateness Of Dancers (2014)

11 comentarios :


"Intentar describir la música de MC Taylor encierra una gran dificultad ya que , al menos para mí , tiene mucho de ensoñación , de cierto encantamiento y de cierto misterio , como si hubiese sabido comprimir en acordes y en su voz de label y casi hasta ancestral pedigrí , una tradición transmitida de padres a hijos para convertirlo en algo muy personal , muy individual … y al mismo tiempo universal ; puede ser muy descriptivo pero más aun profuso en imágenes , a las que incorpora distintas temperaturas y ritmos ; esto es lo que me fascina de Hiss Golden Messenger , su capacidad de integrar dualidades en principio a años luz unas de otras y lograr la nivelación de las cosas , transportarte a distintos sitios al mismo tiempo, nivelarlos y ponerlos todos en el mismo plano de percepción ; hay mucha distancia entre el bosque y la gran ciudad , entre el desierto y el pantano , entre el atardecer del porche sureño y la fría noche del refugio de la montaña , pero este todavía punk a su manera tiene la sensibilidad de captar la propiedad de cada espacio y momento y filtrarla en unas canciones exquisitas y soberbiamente ejecutadas que consiguen estimular nuestra íntima verdad , la que ayuda a saber cómo nos sentimos ; meterse en su mundo es adictivo y muy estimulante , la verdad ; estamos ante algo muy especial"   The Lord of The Cierzo

Nota: esto está en un comentario a la entrada pero merece estar aquí porque es mejor que todo lo escrito.

     ---------

El viento del Cierzo trajo hasta mi casa una semilla de obsesión Hiss Golden Messenger.

El duo del Norte de Carolina ha sido protagonista en los doce meses pasados de un éxtasis musical privado díficil de describir, con mis cascos Sennheiser en la oscuridad me he quedado tantas veces dormido con ellos y sus canciones... Lease el dormido como expresión de relax ante la más dulce nana, no de aburrimiento claro. Los necesitaba.

Si bien lo más fácil es etiquetarles en la americana, también les dicen Modern Apalachia o New Swamp Rock, su tremenda, repito tremenda, personalidad me hace rechazar cualquier tipo de cajón que haga sospechar que nos encontramos con algo demasiado concreto y poco rock and roll. No es así, de hecho son más Lucinda Williams que Gillian Welch,  es decir, el espíritu de la electricidad campa más por sus praderas, eso si, muy transformado porque ha habido mucho de lo suyo y muy bueno en la última década.

Muscle Shoals, Dylan, JJ Cale, Tony Joe White, el soul del Bayou (los Neville), la Creedence, Jim Dickinson, The Band o Bobby Gentry,  cualquier cosa laid back que encuentres en la Historía del Rock Americano, en ella se han fijado los señoritos MC Taylor y Scott Hirsch. A todo ese manantial,  añadamos que en sus origenes ellos eran punk.

Si Poor Moon (2011) y Haw (2013) son los responsables de mi cuelgue espectacular, con éste nuevo Lateness Of Dancers, lo mio se va a convertir en una enfermedad mental por HGM.

Vamos a decir que His Golden Messenger ha estallado en el aire con esta novedad , se ha transformado de unos bellísimos nubarrones grises de tonadas mágicas de bosque y misterio a un arco iris pleno de color como el de su magnífica cover.

Amplian la paleta y de qué manera. En muchas cosas me recuerda tanto al Street Legal...
Pero hablemos en singular porque esto ya es como Eels, un proyecto de un señor y no de dos, el vocalista blanco que más me ha impresionado en estos últimos años, MC Taylor o lo que es lo mismo, Hiss Golden Messenger.

Esta vez, su torturada alma en busca de paz (cuánto me he dentificado con ella!) adquiere una luminosidad tan plena que alcanza una perfecta trasmisión en el oyente por exprimir la vida. Dan ganas de aconsejar su escucha a diestro y siniestro y en eso estoy.

El otro día me hice un paseo por la ría de Bilbao con su completa escucha y no me sentí solo en la caminata: Lateness Of Dancers me daba la mano y su corazón, me llevaba en volandas.

Las razones son evidentes: la batería suena como la de Buttrey en Harvest, a madera, heno y establo, existe un backporch feel por todos sus surcos en la tradición de San JJ Cale ( Es escuchar el pedal usado en Lucia y acordarse del Rey de Tulsa) y una auténtica veneración por los espacios y silencios entre sílabas y notas, esenciales para contarnos la eternamente fascinante história del Sur pero ante todo, la sublime voz del protagonista, gatuna, llena de embrujo country-funk, de jambalaya y gumbo pegajoso pero de fácil digestión.

Te estás metiendo una fabada con todos los sacramentos americanos desde la Harry Smith Anthology hasta Lambchop y, sin embargo, haces una digestión de pescado a la plancha con ensalada.

Los registros de canciones son mucho más variados que en los que le preceden e incluso tenemos su propio y sublime Cambio de Guardia con trenzados a las guitarras dignos de Lindsay Buckingham (Fleetwood Mac): Mahogany Dread, un medio tiempo trotero realmente antológico y tenemos coros y aire, mucho aire por todos los lados.

Da gusto escucharle cantar, enamoran los hammonds de fresa ácida que aparecen por todos sus recovecos, admira el gusto por la canción de sastrería ortodoxa de country-rock-funk-blues-gospel, ec. o mejor dicho, de la sagrada melting pot.

Tiene sus momentos balada inmensos: Day O Day ( A Love So Free) donde sólo por oirle decir algo así como Cachada o East River y después su dulce piano o la que le da título que podría ser del Time Out Of Mind con sus tristeza y sus banjos plañideros. Espacios amplios, America the Beautiful.

Las ultra funky y groovies Southern Grammar y I´m A Raven (Shake Children) son de esas canciones con propia fuerza centrífuga de la de antes, marca de la casa, eternas.
El moderno country Saturday´s Sun, muy cercano al que hace Bill Callahan que hacen del disco algo totalmente contemporáneo.

Una especie de Moonlight Mile stoniano como es Chapter & Verse para la parte final con un regusto romántico y de despedida que emociona muchísimo y una balada folk imensa, sencilla con violín de la Prairie Wind como Drum que te deja totalmente encojido como Jackson lo hacía en el Car Wheels On a Gravel Road de Lucinda Williams. Delicias deliciosas.

De alguna manera, lo ha conseguido, firmar su Car Wheels, su Street Legal y eso es uno de los acontecimientos musicales de 2014. Lateness Of Dancers es esa casi obra maestra que va ganando con el tiempo y acabará sin el casi y para el que suscribe, reconociendo que es la música que me da de beber en la mano, es el mejor disco que ha escuchado este año. Sencillamente y en una palabra, sublime.

Por Joserra


Hiss Golden Messenger- Lateness Of Dancers (2014)
9-10

1. Lucia 2. Saturday's Song 3. Mahogany Dread
4. Day O Day (A Love So Free) 5. Lateness of Dancers
6. I'm a Raven (Shake Children) 7. Black Dog Wind (Rose of Roses) 8. Southern Grammar 9. Chapter & Verse (Ione's Song) 10. Drum



11 comentarios :

  1. Uno de mis discos del año que no para de crecer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda hermano. Muy muy especial y muy muy diferente.

      Eliminar
  2. Grandísimo disco que estoy descubriendo estos días, seguramente uno de los grandes del año y en adelante. Tiene el plus de la verdad en la voz, llega. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su jambalaya es una delicia para los sentidos y el alma, MC Taylor lo tiene Chals.Un acontecimiento, al tiempo.

      Eliminar
  3. Una referencia musical para esta segunda década del siglo XXI. Cualquiera de sus discos merece el pedestal

    ResponderEliminar
  4. Intentar describir la música de MC Taylor encierra una gran dificultad ya que , al menos para mí , tiene mucho de ensoñación , de cierto encantamiento y de cierto misterio , como si hubiese sabido comprimir en acordes y en su voz de label y casi hasta ancestral pedigrí ) una tradición transmitida de padres a hijos para convertirlo en algo muyyy personal , muy individual … y al mismo tiempo universal ; puede ser muy descriptivo pero más aun profuso en imágenes , a las que incorpora distintas temperaturas y ritmos ; esto es lo que me fascina de Hiss Golden Messenger , su capacidad de integrar dualidades en principio a años luz unas de otras y lograr la nivelación de las cosas , transportarte a distintos sitios al mismo tiempo , nivelarlos y ponerlos todos en el mismo plano de percepción ; hay mucha distancia entre el bosque y la gran ciudad , entre el desierto y el pantano , entre el atardecer del porche sureño y la fría noche del refugio de la montaña , pero este todavía punk a su manera tiene la sensibilidad de captar la propiedad de cada espacio y momento y filtrarla en unas canciones exquisitas y soberbiamente ejecutadas que consiguen estimular nuestra íntima verdad , la que ayuda a saber cómo nos sentimos ; meterse en su mundo es adictivo y muy estimulante , la verdad ; estamos ante algo muy especial y por eso valoro aun más tu audacia en el intento de describir una musicalidad que no podemos expresar de forma racional , señal de que estamos ante algo importante ; yo soy incapaz .
    Tan sólo he escuchado Lateness for Dancers que ya me cautivó con su portada ( de las que adivinan su interior ) una sola vez ; estoy esperando el vinilo porque necesito escuchar en realidad todo lo que tiene que decirme , su crujido y su susurro ; me ha parecido precioso , variado y nuevamente exquisito pero no puedo aportar más hasta que deje posar la aguja sobre el .
    Tu innata capacidad de relacionar y acertar me abruma Joserra , te necesitamos más que nunca ; sigue al ritmo que te pida el cuerpo , pero sigue !
    Feliz domingo , fortísimo abrazo , recuerdos a la familia !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he puesto arriba porque este tipo de comentarios a mi me dan fuerza y me hacen crecer. Aparte resumes en poesía lo que digo en prosa HGM es difícil de explicar por eso me lanzo como un loco a comparaciones y la de Street Legal no es nada descabellada. No te parece? Un abrazo, my twin.

      Eliminar
  5. Entiendo todo eso que dices tete sobre la ensoñación, el encantamiento y misterio que posee este disco. Conociéndote a tí o a otros de nuestros amigos exiliados puedo llegar a entender que este disco posee algún elemento que os fascine. Pero para mí no es de los discos que me hayan calado de este año entre los varios gloriosos descubrimientos que me han eclipsado procedentes del viento, de nuestro Lord del Cierzo. ¿Por qué? Sinceramente no lo sé exactamente, me pasa con artefactos musicales similares que les reconozco méritos, llevo ya un mes y pico oyéndolo, intentando que… porque sé que es bueno, sincero, pero al final me parece más de lo mismo, algo así como el de John Hiatt o no sé, no me ofrece lo que necesito, no posee los matices del año pasado de Danny Champions (u otros) para que el sabor clásico me pegara un flash en el cerebelo. Dudo mucho que se me acabe asentando como uno de mis discos de este gran año, o quizás donde dije digo luego diga Diego, fíjate que puestos a preferir ahora me quedo con el de Petty que tampoco tengo en un altar. Rarito que es uno. A tu reseña sí que le pondría un 9 como mínimo, al disco lo dejaría en un notable bajo, alrededor del 7. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Johnny, doy por hecho que la tradición que viene de las Basement Tapes y se cristaliza en The Band, no es plato de tu gusto o por lo menos no te arrebata la pasión por ese sonido americano dylaniano+ raices country. Tu eres de r&roll y cosas que suben la adrenalina y para calmarte de cosas con un contenido pop más claro. Yo sigo en mi cruzada. Me sorprende que no te atrape la voz del pavo porque es una voz sensacional y tú eres de voces. Pero que le vamos a hacer. Insisto que a mi no me gusta poner nota numérica y yo lo suprimiría pero este disco es sobresaliente, justo pero lo es. Tiene muchas capas, mucha fabada a digestión de pescado fresco a la plancha, jajaja. Anyway, lo onito está en la variedad y aquí le damos a todos los palos.Abrazo americano!

      Eliminar
    2. Debe ser esa la causa tete, creo que tienes toda la razón aunque con algún matiz. Sí que es verdad, ya lo sabes, que nunca he llegado a conectar en exceso con The Band pero sin embargo muchas cosas con sabor americano de Dylan o incluso las Basement Tapes me atrapan. La voz de Taylor sí que me gusta pero... Insisto, reconozco que el disco es bueno hasta el punto de entender que guste mucho, algo similar con Petty o Hiatt y nada que ver con el Boss u otros. Me encanta que como dices sigas en tu cruzada. Abrazo.

      Eliminar