Van Morrison - It´s Too Late To Stop Now (1973)




It´s Too Late To Stop Now es ese doble en directo espectacular que remata el más fértil tramo de la carrera del cowboy de Belfast y, además, lo más parecido a escuchar/ver/imaginar un encierro con el toro más bravo de la ganadería más noble que jamás existió. 
Sientes los pitones,  la muerte, cada latido y suspiro de vida, en cada carrera el animal está en el límite, absorto en su propio trance emocional.

Hay artistas y luego está Van Morrison, el más genuino, más grande que todo aquello que pueda expresar toda la gama de colores del arco iris del alma ,cristalino como el agua del manantial, indómito como un desastre natural, tan sincero que hace daño.

Su raza de un solo ejemplar tuvo la suerte de encontrar esa cuadrilla de maestros que mejor le supieran lidiar: la infravalorada e inmensa Caledonia Soul Orchestra, con sus trajes de luces manchados en la  sangre de un morlaco atrapado en su propio mantra, aquel que les hizo a todos subir al cielo.
En esta sublime grabación percibes el peligro desde que suenan las pezuñas al abrir el toril , en cada giro, recoveco,  referencia, estima, amor, recelo, añoranza, énfasis, todo dentro de un discurso inarticulado de un corazón sin freno.
Y se produjo el milagro: dejar que los pañuelos blancos de los tendidos, al acabar con la Avenida de Chipre tras dieciocho embistes, permitieran indultar a la fiera.
Por sincera, por primitiva, por soulful y por ponerse la vida por montera.

En todo este proceso a todas luces inexplicable, observamos embelesados todo lo que ha sido y es capaz de darnos Van The Man: desde llevarse a su terruño verde a los más grandes, sus maestros Sam Cooke, Willie Dixon, Ray Charles, Bobby Bland, Sonny Boy Williamson (la escalera de color) hasta acompañarnos a su jardín húmedo de lluvia en esa marca patentada por él mismo llamada Celtic Soul , sea desde escaleras de iglesias de condado irlandés, mediante historias de gitanos trashumantes que escuchan la radio  o escuchando al león rugir, desde un encierro injustificado, su tremenda soledad.

Y las líneas de viento suenan férreas como si en Memphis tuviera su feria taurina con pasodobles souleros y los instrumentos de cuerda muestran la caricia y vulnerabilidad de ese Hércules que es capaz de besar arañando impulsado por una fuerza descomunal, todo buscando su propia alma ( I shall search my very soul)
Las dinámicas entre las secciones (ritmo, violines, metales, guitarras) forman un paisaje hermoso como si se tratara de un ballet de Stravinski  cuya prima donna es un bárbaro al que quisieran refinar, misión imposible. Lucha de gigantes en la que no soy capaz de utilizar criterios de reseña al uso, tema por tema, porque me parecería un insulto de liliputiense a una obra de arte magna en movimiento, en la que no importan sus partes sino los materiales con los que está hecha. Básicamente, pasión.
Yo creo que ni siquiera en un disco, es algo más, una especie de reportaje sobre un catálogo de emociones sin definiciones, material visceral , peligroso y explicito.
Sin embargo, a su vez,  también es un tratado sobre lo mejor de la música afroamericana y la asimilación de todos sus palos por un flamenco nacido pelirrojo.

La estéril discusión sobre si es mejor Astral Weeks o Moondance, la idea falsa e irreal de las preferencias pierde todo su sentido con It´s Too Late To Stop Now: aquí está sin duda el mejor Van Morrison, el insuperable, sin la jaula del estudio, dejándose llevar a la tierra prometida por sus propios instintos, su amada Caledonia, desnudando cada poro de su sistema nervioso y acertando en hacer de ese striptease personal algo común para el resto de los mortales, aquellos que tengan a bien acercarse a esta catarsis de humanidad en pleno proceso de erupción.

Los temas escogidos de esas tres noches antológicas en ambas orillas del Atlántico, así secuenciados, completan un mosaico irrepetible que junto al Rock of Ages de The Band y el Before The Flood de Dylan , lo convierten, a mi entender en los tres lives perfectos de los primeros setenta, además de ser fiel reflejo de una época en la que el talento de una generación del rock irrepetible se desparramada en cada surco del divino material negro.Parece que estés allí mismo.

Los silencios, que valen tanto como las notas, los compases, los tempos, los call and response con el público, los aplausos (ese especial al comenzar Into The Mystic) , todo el electrocardiograma de It´s too Late To Stop Now muestra un corazón abierto en canal. Y cuando eso sucede, cuando no le pones trampas ni cartones a la música, a las canciones, a la interpretación y la dejas con las pintas de recién levantada, todo alcanza su sentido eterno, cósmico y genera  un agradecimiento renovado a su visita, a sense of wonder, ante  lo que es un acto de generosidad insultante.

It´s Too Late To Stop Now es un regalo, el regalo de un toro indultado ante la más sublimes de las faenas. No tenemos suficientes vidas para agradecérselo pero si la obligación moral de ante cada escucha , agitar el pañuelo gritando eso de  I´m caught one more time! Es demadiado tarde para parar a la fiera.

Por Joserra

Van Morrison - "It´s Too Late To Stop Now" (1973)
Infinito-10

Cara A: Ain't Nothin' You Can Do/Warm Love/Into the Mystic/These Dreams of You/I Believe to My Soul/I've Been Working//Help Me/Wild Children/Domino/I Just Want to Make Love to You.

Cara B: Bring It on Home to Me/Saint Dominic's Preview/Take Your Hand Out of My Pocket//Listen to the Lion//Here Comes the Night/Gloria/Caravan//Cyprus Avenue.

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

12 comentarios :

  1. ¡Coñe, menuda lista de reproducción más guapa! (El artículo también emociona, je, je.) Recuerdo que mi hermano, no sé si esto es verdad, tuvo de prestado un cassette de este concierto. Yo tendría unos 10-11. Listen to the lion, man. Aquello, en la cocina, al fregar los platos, era emocionante. Listen, listen.

    ResponderEliminar
  2. Asombroso, guinda a un fin de semana vanmorrisoniano, miles de gracias por siempre jamás Joserra

    ResponderEliminar
  3. Artista, banda, disco y redactor: todos por la puerta grande!!!!

    ResponderEliminar
  4. "La estéril discusión sobre si es mejor Astral Weeks o Moondance, la idea falsa e irreal de las preferencias pierde todo su sentido con It´s Too Late To Stop Now"... Así lo siente uno también, bravos forever. En resumen: te has pasado Joserra, enormidad de reseña digna del totemazo que trata (que en verdad no se me ocurre un cumplido mejor). Y gran abrazo guzzero que me lo pongo ipso facto por enésima y sin más.

    ResponderEliminar
  5. Curiosamente estoy pasando por un momento bastante fuerte escuchando a Van The Man , es increíble que tantos años escuchando música y siempre aparte a este gran compositor , esta mañana saque de mi discoteca para escuchar por primera vez este doble live , habiendo visto previamente en youtube un concierto alucinante de casi 2 horas que me han dejado fuera de sitio.

    ResponderEliminar
  6. Otra vez has tocado en mi punto flaco. Insuperable "The Lion".
    Como complemento al fantástico disco, y para los que puedan conectarlo al equipo de música, uno de los mejores DVDs editados, sino el mejor "Live at Montreaux 1974/1980". Solo por este DVD hay que estar eternamente agradecido a Claude Nobs, por su contribución a la música .

    ResponderEliminar
  7. Otra vez has tocado en mi punto flaco. Insuperable "The Lion".
    Como complemento al fantástico directo, y para los que puedan conectar el DVD al equipo de música, uno de los mejores DVDs editados de siempre, el "Van Morrison Live at Montreaux 1974/1980". Solo por este DVD hay que estar eternamente agradecido a Claude Nobs por su contribución a la música.

    ResponderEliminar
  8. Gran disco y gran critica. Solo me queda volver a escuchar este clasico en tu honor. un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Asignatura pendiente, gran reseña (aunque no me gusta la fiesta), la lei hace un par de días o ayer, ya tengo en el reproductor Moondance, Astral Weeks y este directo. Abrazos a todos!!

    ResponderEliminar
  10. Brutal, poco se puede añadir de todo a lo manifestado por mis anteriores comentaristas. Uno de los directos de la historia. Grande tete.

    ResponderEliminar
  11. Me sumo con entusiasmo a los comentarios anteriores.
    (La parte instrumental y la presentación de los músicos en este "Caravan" son conmovedoras.)

    ResponderEliminar
  12. En este directo se concentra lo mejor de la mejor inspiración de Van, unido a su etapa humana mas autentica y lucida, con gran banda y motivación joven y lanzada...el Van mas grande que ha existido.
    Cronicaza, de todas maneras Joserra, sabes que a mi me encanta la pelea entre Moondance y Astal jajajaja
    Abrazo.

    ResponderEliminar