Concierto The Dream Syndicate + Laredo, Madrid, Sala Moby Dick, 7-5-2014

Laredo
 
El miércoles asistimos Don Gonzalo Aróstegui Lasarte, Don Javier de Gregorio y un servidor al concierto de The Dream Syndicate en la madrileña sala Moby Dick, cuyo telonero era un grupo nacional "Laredo", que despachan un pop-rock a medio tiempo sin unas pretensiones excesivas, pero que se deja oír con bastante facilidad. En formación de cuarteto, presentaron temas como Otra vez, Sólo, Aparición, Pasos de baile, Luces y Oscuridad, Los demás, Tres o cuatro amigos o Negar la mayor. Me gustó especialmente, el tratamiento del guitarrista solista a la fender telecaster. Les deseo suerte en el resto de la gira y en su futuro musical.


The Dream Syndicate


Es difícil describir lo que significó el primer disco de The Dream Syndicate, editado en el otoño de 1982 "The days of wine and roses". Para muchos, significó el punto de partida del renacimiento del rock americano; sirvió para redescubrir a bandas como The Byrds y para impulsar nuevos proyectos como R.E.M, y aunque muchos lo descubrimos muchos años más tarde, su influencia es abrumadora. 32 años después, son un grupo de culto minoritario en su país natal. Sin embargo, en Europa su repercusión a lo largo de los años ha sido mayor, especialmente en España, donde su líder, Steve Wynn, ha sido reverenciado en sus sucesivos proyectos y encarnaciones por un nutrido grupo de fieles entre los que estamos Gonzalo, Javier, Johnny, yo y algún otro amigo más. Ahora, con motivo del trigésimo aniversario de su disco más legendario, Wynn ha vuelto a la carretera para tocar 30 años después Medicine Show, con Donald Duck, el batería, como único miembro original que permanece con Mr. Wynn.


 
 
Lo de anteayer, no podría describirlo con palabras, aunque trataré de hacerlo, en un resumen escueto fue UNA BARBARIDAD. El sonido de esta sala es fantástico, a mi siempre me ha gustado, pero ayer Dream Syndicate dejó claro como tiene que sonar un grupo de su calibre, fueron demoledores. El sonido de las guitarras fue descomunal, con esas influencias de la Velvet Underground, Sonic Youth (muy claras), Pixies y del Neil Young más corrosivo con Crazy Horse. Mark Walton al bajo y Jason Victor a la guitarra completaban el cuarteto, y vaya dos musicazos, lo bordaron, el bajista no dejó escapar ni una sola nota incluso en los largos sólos instrumentales, un portento, además de los sólos de guitarra salvajes de Jason cuyos duelos con Steve Wynn fueron bestiales. Además y por si fuera poco, la manera de cantar de Wynn acentuando en cada momento las frases y apuntillando cuando el público debía hacer coros... fue majestuoso, incluso en los silencios.




 
En cuanto al repertorio, cuyo tracklist es una simple referencia porque lo cambiaron casi entero en la parte final, sonaron When you smile, That's what you always say, Tell me when it's over, Definitely Clean y The days of wine and roses de aquel maravilloso álbum de 1982, de el disco homenajeado cayeron Daddy's girl, Burn, Bullet with my name of it, The medicine show, Merrittville y esa pasada que es John Coltrane Stereo Blues dónde las arrancadas, las paradas, los sólos... todo fue gigante. También sonó Boston del Out of the grey.
Pero el sorpresón y momento cumbre total, vino en el último bis ante la enfervorizada masa, ya que despacharon el Rock and roll de la Velvet Underground, que permitidme decirlo, sono a Gloria Bendita, porque los llevan dentro de sus influencias y sonó antológico, menudo final de fiesta, así se va uno la mar de contento.


 Tracklist
 
“¡Nunca hemos tocado “Medicine Show” entero en concierto! Después de la gira del año pasado con The Days of Wine and Roses nos pareció un reto divertido que no podíamos dejar escapar. Completaremos el set con canciones de los otros discos y un par de versiones. Lo que más me gusta de la banda ahora es que existimos, ¡algo que no podíamos decir durante muchos años!”, cuenta un emocionado Steve Wynn.
No os los perdáis en hoy en Bilbao y el sábado en Zaragoza.
 
Os dejo con el Rock and roll tal y como sonó al final... ufff tremendo.
 
 
 
 
Por Savoy Truffle

Crónica escrita originalmente en My Kingdom for a Melody y adaptada para Exile SH Magazine.
Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

8 comentarios :

  1. Bien sabes cuánto me habría gustado verlos. Y máxime tocando uno de mis discos favoritos de todos los tiempos. En fin, ya sabes que ando con algunos problemillas últimamente. Gracias por la mención. Ese "Rock and roll" final tuvo que ser orgásmico pero yo me habría corrido con el "John Coltrane stereo blues". Al menos me desquité con el concierto de la anterior gira de "los días de vino y rosas" y anoche flipé con el de Dean Wareham. Recibe brazzzzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny J.J.: Pues si, sé que te hubiese encantado. La verdad es que fue una demostración de rock and roll de altos vuelos. A ver si se arreglan pronto ese problemillas.
      El final te aseguro (se ve en el vídeo) que fue completamente orgásmico, teníamos una piba a nuestro lado completamente desaforada en el tema de la Velvet y Gonzalo casi la lía. Lo de John Coltrane Stereo Blues fue un lujazo.

      Braaazzzzos truferos.

      Eliminar
  2. Ni loco me pierdo esto esta noche , ni loco brother! Grupo generacional, disco mítico y r&roll!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joserra Rodrigo: Harás bien hermano, vas a quedar tocado por este concierto ya te aviso. Larga vida al rock and roll.

      Abrazos truferos.

      Eliminar
  3. Pues muy bien, me habéis dado una idea para un "próximamente"... jajaja, quizás la de Bullet, nuse. El final muy bueno :)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eMe Logar: Bueno, si alguna de las ciudades que quedan de la gira te pilla cerca, no lo dudes, son apuesta segura.

      Un saludo trufero.

      Eliminar
    2. No si me refería a un post con la traducción y eso jajaja, es que soy gallego y claro, a veces soy muy parco en palabras jajaja.

      Saludos

      Eliminar
    3. eMe Logar: Ahhh vale conforme.

      Saludos truferos.

      Eliminar