Richard Thompson - 13 Rivers (2018)

No hay comentarios :

Que Richard Thompson es una apuesta musical segura es algo que quienes lo sabemos, lo sabemos desde hace ya muchos años. Irrefutable prestigio musical al que ha acompañado a lo largo de los años una popularidad inversamente proporcional a la calidad de sus discos. ¿Que os puedo contar de él que no os haya contado ya a colación de su anterior disco Still del 2015? precisamente en este Exile (reseña aquí: http://www.exileshmagazine.com/2015/10/richard-thompson-still-2015.html).

Richard Thompson es capaz de mantener el nivel a través de las décadas independientemente de la naturaleza de cada producción, continúa entregando grandes canciones y como suele hacer, nos trae lo que fundamenta su prestigio, su base blues eléctrica años setenta con los pies metidos en la tradición inglesa, una manera de entender la música que si se piensa bien es bastante minoritaria hoy en día, pués ya sabéis que la balanza suele inclinarse casi todas las veces por las raices a orillas del Mississippi, y lo grande del sr.Thompson es que esa línea nunca la deja clara del todo. Así que de primeras encarar un disco como 13 Rivers es saber que pisas tierra firme. Y sin embargo, sobre tener esta premisa clara a cada escucha me sorprende más la inmensa calidad que nos ha entregado.

No digo que Still esté por debajo de este disco, pués hay que agradecerle a Tweedy que nos trajera de vuelta a este gran artista desde su loft sin apenas overdubs y al natural de una manera muy directa y cercana, quizás el tipo de disco más acorde con su edad. Sin embargo este 13 Rivers me está entusiasmando mucho mucho desde la primera escucha por recuperar el pulso eléctrico de su disco de hace casi séis años. Y ésto, amigos exiliados, más allá de las canciones que las había y las ha habido siempre, se trata del tratamiento sonoro y de los arreglos, de una producción contundente y muy definida que creo que da con el hueso de lo que a su música le va a las mil maravillas. 

Empezando por como la guitarra se abre paso desbocada desde la inicial The Storm Won't Come, también por una sección rítmica que da a todo el disco un empaque potente, The Rattle Within explica muy bien lo que digo sin salirse del cánon british-folk-rock, la otra tonada más cercana a la tradición es la magnífica O Cinderella. Y no diré que es mejor que cuando grabó en Nashville con Buddy Miller (menudo discarral aquel señores, quien os diga lo contrario miente), pero en este sentido (de grupo) marca la diferencia y es lo que le da su particular dimensión si es que alguien necesitara situarlo, fijaros en los toques de baqueta que dan entrada a Her Love Was Meant To Me y nos sitúan a Thompson y a su banda en una grabación con intención de directo, junto con un riff hardrockero y con cada solo que se marca en la misma confirmando la confianza renovada que trae consigo, y no son pocas las que traen esta pulsión rockandrolera, apreciación que podría extenderse a otras como You Can`t Reach Me y Pride. Destila la tradición inglesa como pocos en canciones como Bones of Gilead, Trying o No Matter, por poner tres ejemplos, llevándolas a los terrenos cercanos al pop que recorrió con su ex, Linda. No podía faltar algún que otro blues a ralentí como suele gustar al genio, para el caso The Dog in You. Y aún es capaz de hacer una tonada como Do All These Tears Belong To You?, una delicia pop a etiquetar de magistral, y que no falte My Rock, My Rope, una balada confesional donde se despoja de la coraza para mostrar su lado más íntimo. Vuelve a bajar las revoluciones con Shaking The Gates, la que cierra este inmenso disco

Se hace difícil retener el entusiasmo con este disco, pués Richard Thompson vuelve a cantarnos con su aguerrida voz, dejando que su guitarra fluya desbocada como el gran músico que muchos sabemos que es en uno de sus trabajos más viscerales y guitarreros, a la vez conjugado a la perfección con sus habituales intensas letras de búsqueda de las verdades universales con la sabiduría de un viejo druida, directas, a corazón abierto, 13 ríos caudalosos y a rebosar de calidad que explican la grandeza que atesora, aunque ya sabemos que su música nunca será un clamor de masas ni será apoyado por grandiosas campañas promocionales, por lo menos no somos pocos los que sabemos que la calidad musical que suele traer consigo lo valió siempre. Así que estamos de enhorabuena. Esta temporada ya ha valido la pena en cuanto a ediciones discográficas se refiere por este 13 Rivers, uno de los indispensable del año en curso.

Por Chals Roig


Richard Thompson - 13 Rivers (2018)

1. The Storm Won't Come / 2. The Rattle Within / 3. Her Love Was meant To Me / 4. Bones of Gilead / 5. The Dog in You / 6. Trying / 7. Do All These Tears Belong to You? / 8. My Rock, My Rope / 9. You Can't Reach Me / 10. O, Cinderella / 11. No Matter / 12. Pride / 13. Shaking the Gates

No hay comentarios :

Publicar un comentario