Compay Segundo - Calle Salud (1999)


Definitivamente los calores se han instalado en la capital catalana y como siempre que estos aparecen en el hogar nikochiano comienzan a escucharse sonidos y melodías poco habituales durante el año pero que encuentran con el buen tiempo el momento perfecto para reivindicarse. Un artista de esos a los que siempre recurrimos y que nos suele estremecer es Máximo Francisco Repilado Muñoz aunque muchos de nosotros le conozcamos mejor como Compay Segundo, el padre o el abuelo del Son Cubano, El Patriarca le llamaban. Compay pertenece a esos artistas que nacieron a principios del siglo veinte, un hombre sin duda de otra época, pues hablamos por ejemplo de que con tan solo diez años ya trabajaba en la fábrica de Montecristos y con el dinero que sacaba intentaba pagarse clases de música aunque casi todo su aprendizaje fue de oído. Involucrado en mil y una orquestas no fue hasta la década de los setenta con la resurrección del Son que Compay comienza a ser un referente en la Isla, porque fuera de allí casi nadie conocía su nombre. Un servidor como otros muchos supimos de él gracias a Santiago Auserón que fue a visitarle buscando nuevas sonoridades, después Compay conoció al grandísimo Ry Cooder y acabaron despachando el mítico e indispensable "Buena Vista Social Club" en 1997, obteniendo gran éxito y permitiendo a Compay grabar casi  media docena de discos desde entonces que son los que tal vez recordamos muchos de nosotros. Con 93 años Compay Segundo firmó uno  de esos discos a los que recurro con asiduidad, un disco maravilloso llamado "Calle Salud" (1999) del que hoy os quería hablar un poquito. Un disco delicioso con sonoridades que nos trasladan a otra época, a otros paisajes y olores, con melodías cercanas al son mezclados con toques afro, toques de merengue, bolero, o cha-cha-chas sabrosones.  Un disco que nos aporta felicidad, y eso, felicidad es, como dice la canción, lo que siempre nos dará Compay Segundo.


Una de las mejores cosas del disco son esos vientos, esos clarinetes que acarician una vez tras otra nuestro corazón, y en el caso de la canción que abre el disco "Saludo a Changó" esa guitarra acústica que es simplemente bella y el Batá de Roberto Vizcaino. Una de mis favoritas de todo el disco: A la coco comí eyé, a la coco comí eyé. Obaicheré, obaicheré.... A este temón le siguen dos boleros impresionantes, primero "Amor Gigante" donde destaca Hugo Garzón por su voz y sus maracas, y segundo "Una rosa de Francia" que me derrite toa. Estamos como digo ante un disco embriagador, un disco seductor en el que es difícil destacar un tema sobre otro, pero por ejemplo diría que siento debilidad por "Versos para ti", "Viejos sones de Santiago" donde el protagonismo vocal es para Vionaika Martínez y Mayelín Perez, "Morir de Amor" en el que Charles Aznavour pasea magistralmente su voz, y como no "Lágrimas Negras", que es uno de los temas de este maravilloso disco. La versión de "El día que me quieras" no me acaba de convencer pero sí la estupenda instrumental "Se perdió la flauta" y la despedida con "Chan Chan". "Calle Salud" es un buen inicio para conocer a Compay Segundo, un disco de una calidad gigantesca que posee magia, unas sonoridades embriagadoras, un no sé qué que me sedujo hace mucho tiempo haciendo especial este disco para un servidor. Un disco sanador de almas.

Compay Segundo - "Calle Salud" (1999)
8,5/10
01.- Saludo a Changó/ 02.- Amor gigante/ 03.- Una rosa de Francia/ 04.- María en la playa/ 05.- Versos para ti/ 06.- La engañadora/ 07.- Viejos sones de Santiago/ 08.- El día que me quieras/ 09.- Se perdió la flauta/ 10.- Morir de amor/ 11.- Lágrimas negras/ 12.- Balcón de Santiago/ 13.- Chan chan.



*Post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

1 comentarios :

  1. Aquí también nos estamos asando, en plena Aste Nagusia mola pero no tanto, recuerdo en una Aste Nagusia hace como 20 años un concierto mítico de Compay en la plaza nueva, me enganché a él despues de ese día, no lo conocía de nada, y tuve años de mucha traya a sus discos, este es de los últimos que compré y es estupendo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar