Eddie & The Hot Rods - Teenage depression (1976)

Disco EDDIE & THE HOT RODS - Teenage depression
...es una especie de intangible sustancia derivada de las anfetaminas. Así, tal cual, pero sin entrar en composiciones químicas...
Vamos por partes. En primer lugar decir que para abordar este disco no hay que tener temor por nada, y mucho menos por su polémica portada con ese derecho al suicidio del ciudadano que lo considere oportuno aunque ello no se mencione en el ordenamiento jurídico.

"Teenage depression" es una especie de intangible sustancia derivada de las anfetaminas. Así, tal cual, pero sin entrar en composiciones químicas.

Y realizar tamaña afirmación se debe a que este disco produce una intensa estimulación del sistema nervioso. Con él se puede mejorar el rendimiento, tanto físico como intelectual y, entre otras indicaciones resulta también positivo para casos de narcolepsia, obesidad y depresión. Incluso podría ayudar en determinadas fases de alcoholismo o drogadicción. Ahora bien, su abuso indiscriminado puede implicar adicción, euforia excesiva e incluso espasmos o temblores en la testa y en las extremidades, aunque dudo mucho que llegara a producir efectos tales como vista borrosa, sudoración, vómitos o ataques de ansiedad.

EDDIE & THE HOT RODS - Teenage depression - 2
A EDDIE & THE HOT RODS se les ha etiquetado muchas veces dentro del punk-rock británico pero ellos eran en realidad de la quinta del pub-rock donde la diversión estaba garantizada en contraposición a la música de las radiofómulas o del pop-rock cansino y empalagoso. Y es que aquí lo que mandaba era la crudeza, la urgencia y el rock&roll directo a la yugular.

En “Teenage depresión”, el primer disco de este combo, se suceden uno tras otro cortes repletos de amena energía. Además contiene tres adictivas versiones tales como una en directo del “The kids are allright” de los Who, un “Shake” de uno de los reyes del soul como Sam Cooke que haría saltar por los aires cualquier radar de límite de velocidad de la Dirección General de Tráfico, y una endiablada lectura del clásico de soul “Show me” de Joe Tex. El resto de composiciones propias carece de desperdicio ("Why Can't It Be?", " All I Need Is Money", "Double Checkin' Woman", "Horseplay", "Been So Long", "On the Run") pero destacaría muy especialmente “Get across to you” con ese espectacular redoble de batería que abre el disco, y sobre todo el tema que daba título a este trabajo y que se convirtió en uno de sus mayores clásicos.

Para quien no conozca a Eddie & The Hot Rods pero aprecie a bandas como los fundamentales Doctor Feelgood, creo que difícilmente les decepcionarán pues a mi gusto sus dos primeros discos molan tanto como las primeras obras del grupo de Lee Brilleaux en su período con Wilco Johnson.

Por último decir que este disco fue culpable de muchos buenos recuerdos de la adolescencia para el que suscribe, entre ellos el que sirvió para curiosamente descubrir a The Who gracias a la versión antes comentada. En definitiva, un imprescindible para desempolvar, altamente eficaz para mejorar el autocontrol, la concentración y la memoria.

     * Texto: Johnny JJ. Texto adaptado para el Exile del publicado en el siguiente enlace del Espacio Woody/Jagger

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

2 comentarios :

  1. Pues no conocía este disco, y en la data en que lo escriste aún no tenía el gusto, asi que más vale tarde que nunca.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No es nada raro que no la conozcas, mysuperfriend, llevo media vida, nunca mejor dicho, reivindicando esta obra maestra y un montón de íntimos me han mirado con caras raras de que no sabían quienes son. Uno de esos casos al que la historia no pone en el sitio que se merece y a la altura de los mejores Feelgood, se dice pronto. Gracias siempre por el apoyo en forma de comentarios motivadores. Abrazos.

    ResponderEliminar