David Bowie - Blackstar (2016)

1 comentario :

Blackstar estaba destinado a ser el disco de la discordia de 2016, opina o muere, posiciónate, di blanco o di negro, conmigo o contra mí, David Bowie es un genio, David Bowie es un viejo caprichoso, David Bowie ha hecho una obra maestra, David Bowie ha hecho una bodrio, David Bowie... David Bowie murió y el disco traspasó la dimensión presente cristalizando de forma rutilante en una grandiosa despedida, un gran esfuerzo que según explicó su amigo y compañero Tony Visconti, tenía como mayor finalidad dejar un colofón extraordinario a su enorme discografía.

En la superficie Blackstar deja un rastro de referencias vanguardistas, literarias y fílmicas, incluso de misticismo iniciático. Y en lo musical las referencias sonoras se suceden, es recurrente nombrar Kid A de Radiohead como muchos han ido plasmando en cadena, además que estos músicos que Bowie incorporó a su equipo también han dado una pátina sonora que a los más vanguardistas y/o jazz-progs les produce orgasmos sólo de pensarlo, aspectos que no me importan demasiado más allá de la expresión artística y las emociones y sentimientos que despierta la obra, con dos elementos que veo fundamentales y a remarcar, por una parte la puesta en escena es primordial para el disco, y por otra es tan o más importante el desenlace de cada una de las canciones, la muerte. Tal como la pirámide de un emperador y de una manera pretendida la vida es proyectada más allá de la muerte, y la muerte está presente en esta vida a través de la obra. Y es en esta dimensión lírica donde me queda claro que yace el gran valor del disco, no en su complejidad sonora, ni en su vanguardia que no lo es tanto, un disco que además pide recibir un trato conceptual, mal íbamos si en los primeros días el mundo debía pronunciarse a favor o en contra.

A mi particularmente se me hacía difícil darle el trato de novedad al disco, además de por mis limitaciones, porque aún estoy convencido de que necesita su tiempo de reposo, y también se me hace difícil aún ahora, aunque la noticia ya parece que pasó, porque después de todo no deja de ser una nota de despedida cruda, llena de claroscuros y al tiempo desafiante, con la impresión de que Bowie habla a través de estas canciones para decirnos que está muerto, y eso simplemente me hiela la sangre, me deja inmóvil.

La apertura de Blackstar nos lleva a sus discos menos comerciales, largo minutaje y estructura compleja para lo que parece un ritual, entre surrealista y iniciático, con momentos disonantes entre otros más melódicos. Tis a Pity She's a Whore tiene un ritmo trepidante adornado de notas sostenidas, uno de los momentos más tensos y asfixiantes, no es una canción fácil en su trasfondo, además no es inédita, fue cara b de Sue (Or in a reason of crime) recuperada también para este disco y que ya formó parte de un recopilatorio que tiene un par de años, ésta es una de mis favoritas simplemente por el aroma a cine negro que destila, excelente trabajo de la sección de vientos, ambas hacen referencia a una obra de John Ford, para más señas si es que hacen falta. Lazarus es abrumadora, reproducida ahora resuena como un cántico de ultratumba, ligada a un vídeo-clip como otras canciones de este disco, de visionado obligatorio a la vez que inquietante.

Girl Loves Me es minimalista en las formas, se sirve mitad del Nadsat, lenguaje de La Naranja Mecánica, y mitad del Polari, slang utilizado en los 70 en pubs de ambiente gay, bien mirado un detalle un tanto excéntrico, ¿pero quien más podría hacer algo así sin causar extrañeza?. De todo el lote Dollar Days es de las más afables a la escucha con una excelente saxo, canción que humedece los ojos por su una mirada en retrospectiva, también con la muerte, de nuevo, presente como elemento catalizador. Incluso otra de las canciones más fáciles como es I Can't Give Everything Away contiene versos realmente inquietantes.

En apenas un mes ya se ha escrito de todo respecto a David Bowie y Blackstar, es increíble la gran maquinaria de la actualidad como genera y rechaza interés en espacios de tiempo realmente reducidos, con Blackstar me ha sorprendido sobremanera. Es el signo de los tiempos que Bowie ha puesto en duda en tan sólo dos días de diferencia entre la edición del disco y su muerte, dos días en los que la obra ha adquirido un matiz capital que lo ensalza, aunque queda en incógnita si a largo plazo cuando el óbito quede lejano. Por supuesto no me quedaría sin decir la mía, todo buen amante de la música conoce al Duque y rendirle respeto es primordial, y hablar de este disco también creo que era necesario dentro del marco del año en curso. Pero llegados a la puntuación debo matizar y más en el caso de una figura de su envergadura respecto a como valorar el disco ¿con respecto a la historia del rock?, ¿a su obra?, ¿o a la actualidad?. La primera pregunta ahora mismo no tiene relevancia más allá del panegírico, la segunda en mi opinión está más que clara pues su obra pretérita tiene su peso, y la tercera es la más susceptible de ir ligado al gusto de cada uno, y esto siempre tiene que ser respetable. En mi caso particular, y creo que a muchos les sucederá parecido, su esencia inquietante me paró desde el principio y confieso que sin su muerte para mí este disco tendría otro significado bien diferente, diría más, siendo un disco brutal y único, sé que lo escucharé en contadas ocasiones, lo que no significa que no dude para nada de su maestría, las cosas como son.

David Bowie utilizó la parca en su favor, la engañó para que fuera personaje principal de Blackstar y consiguió dejarnos boquiabiertos en una actualidad donde reina la sobreinformación, con su desenlace y una puesta en escena sorprendente, tal vez ésta sea la grandeza de este disco ligada a la intención que desde un principio nos obliga a mirar de frente a la muerte, aún hoy uno de los grandes tabúes a vencer. Pocos han sido quienes en su vejez nos han hecho partícipes de sus cabilaciones, pero son menos aún quienes en el ocaso y conscientes del final nos han hecho partícipes de sus últimos momentos en vida, Johnny Cash, Warren Zevon, añadamos hoy a David Bowie. Aunque dudo que estemos ante la pieza final de este grande y excelso rompecabezas que es su obra, seguro que aún guarda un as en la manga. Ashes to ashes.

Por Chals Roig
Escrito para NO SÉ VIURE SENSE ROCK 

David Bowie - Blackstar (2016)
1. Blackstar
2. 'Tis A Pity She Was A Whore
3. Lazarus
4. Sue (Or In A Season Of Crime)
5. Girl Loves Me
6. Dollar Days
7. I Can't Give Everything Away.


Paul Simon - So beautiful or so what (2011)

No hay comentarios :

Musicalmente este nuevo siglo destacará por infinidad de motivos, entre ellos los buenos discos que en él aparecen, pero no nos engañemos pues buenos discos de haberlos haylos, los ha habido, los hay y los habrá. Uno de esos motivos es el golpe sobre la mesa que han dado muchos de los dinosaurios del rock durante el inicio del milenio con obras que dejan con el culo al aire a muchas bandas de hoy en día, a jóvenes con ínfulas de leyenda que en realidad son un quiero y no puedo, un sí pero no, un hype, un suspiro. Entre esos disnosaurios que nos han ofrecido alguna que otra obra maestra están como no Dylan, Waits, Costello y Weller por poner cuatro ejemplos de genios absolutos que aún hoy me la ponen dura. Pero mirar por donde que a mi allá por el 2011 me faltaba uno de grandioso, bueno, de pequeñín pues el tipo creo que no llega ni al metro y medio de altura. Ahora que infinidad de grupos reivindican su figura y que podemos encontrar vestigios de su música en grupos tan dispares como Fleet Foxes o Vampire Weekend y en tipos tan cojonudamente buenos como Josh Ritter, un marcianito como yo echaba de menos un disco cojonudísimo de Paul Simon. Muchos diréis con voz repelente y gafapastil : “pues aquel Surprise del 2006 estaba prou bé” , y yo probablemente contestaría “pues a lo mejor sí, pero no me cameló o no le presté la atención suficiente”. Fuera como fuese aquel disco me dejó frío y me daba a mí que por las pocas noticias que recibía de Simon, éste parecía estar más retirado que Bowie en aquellos tiempos. Pero no. No era así. A principios de año me llegó la noticia de la salida de un nuevo trabajo del geniecillo de Brooklyn, el álbum se llamaría “So beautiful or so what”, así que pregunté a mis contactos, moví un par de hilos, unté a las personas adecuadas y en poco tiempo disfruté del disco, que acabó más tarde como no en los dos formatos físicos habituales. A todo esto ya os digo que es un señor disco.


En su anterior trabajo Simon contó como productor con Brian Eno y su infinidad de ruiditos electrónicos cosa que tal vez fue la causante de mi distanciamiento con el disco o simplemente fue que estaba agilipollao perdido pero esta vez ha contado con el bueno de Phil Ramone y aunque abandona por momentos las notas de un buen bajo para sustituirlo por samplers modernetes la cosa suena de fábula, recuperando su esencia y sus melodías definitivas. Comienza el disco con el single de presentación, “Getting ready for Christmas day”, con un tono acojonante que recuerda a ritmos ochenteros, una canción pegadiza, amable y simpática en su superficie que esconde como ya lo hacía “You can Call me Al” un mensaje nada simpaticón, las referencias a Afganistán e Irak están ahí. Una cancionaca de esas que quitan el hipo y hacen que uno se compre un disco, pero por suerte no es la mejor ni de lejos. “The afterlife” me convence del todo de que el gran Paul ha vuelto, qué ritmico, qué africanismo, qué voz más cálida, qué gustirrinín! Una de mis piezas favoritas del disco, qué estribillo, me descubro recitándola una vez tras otra, en la ducha, esperando el autobús, en el supermercado, en la botica.. Y esto sólo ha hecho que empezar, gracias señor por este regalo divino!. “Dazzling blue” es un caramelito, un bombón, una maravilla que tiene esas guitarras africanas, esas voces, ese deje a tonadillas pasadas, sin lugar a dudas esta canción no desentonaría para nada al final de Graceland, y es que escuchándola me viene a la cabeza aquella joya que era “Under African skies”. Tremenda canción, sí señor. La cosa sigue por unos derroteros que te dejan con la boca abierta, la guitarrita de “Rewrite” me hace soñar, la voz de Simon me seduce, y el silbidito, ese silbidito hace que me sonría y me caiga una lagrimilla por mis abultados mofletes. Hacía tiempo que no escuchaba una canción tan deliciosa, bueno no tanto, pero una nueva de Paul Simon sí. Definitivamente Simon había vuelto. a lo grande con este disco. No quiero enrollarme mucho más, sólo quiero decir que el resto del disco mantiene este nivelazo que os cuento, que tal vez sea mejor que vosotros mismos lo descubráis y os dejéis seducir por su música, su preciosa y sencilla música como la de “Love and the hard times” y “Amulet”, sin olvidarme de lo cojonuda que es la canción que da nombre al disco y que lo cierra. Un disco que si no es hermosísimo no sé que es.

Paul Simon - “So beautiful or so what” (2011)
9,5/10
01.- Getting Ready For Christmas Day/ 02.- The Afterlife/ 03.- Dazzling Blue/ 04.- Rewrite/ 05.- Love & Hard Times/ 06.- Love Is Eternal Sacred Light/ 07.- Amulet/ 08.- Questions For The Angels/ 09.- Love & Blessings/ 10.- So Beautiful Or So What.





*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

Nuevo disco de Paul Simon en 2016

No hay comentarios :

Sin lugar a dudas Paul Simon es uno de los grandes artistas y compositores de los últimos cincuenta años, y por tanto hay que celebrar que en 2016 vuelva a regalarnos una nueva colección de canciones. Un nuevo disco que esperemos tenga el nivel de siempre, es decir, sobresaliente. No hay persona en el planeta que no conozca sus éxitos, que no haya tarareado una de sus canciones ya sea con su amigo Art o en solitario. Pues bien, Paul Simon además de anunciar una extensa gira por su país natal después del tour junto a Sting, anuncia que "Stranger to Stranger" será su próximo disco, la continuación del maravilloso "So beautiful or so what" del 2011. No hay más noticias sobre el disco, así que andamos nerviosos y estaremos atentos para contaros más. Paul Simon a pesar de su corta estatura es un gigante, un grande de los pocos que nos quedan. Os dejamos con un tema llamado "Wristband" junto a Chris Thile, Sarah Jarosz, Andrew Bird, Richard Dworsky, Chris Eldridge, Paul Kowert, y Gabe Witcher... que tocó en directo este mismo febrero y que parece formará parte de ese "Strangers to Strangers".

These People, de Richard Ashcroft

No hay comentarios :

El que fuese líder de The Verve entregará esté 2016, concretamente el 20 de mayo, un nuevo trabajo de estudio aunque esta vez lo hará sin la banda. Su proyecto en solitario llevará por título "These People" que ha sido grabado en Londres con su gente de confianza como Chris Potter, y Wil Malone que ya colaboraron con él en trabajos de The Verve y en su primer disco en solitario. De momento disponemos de portada, cancionero y primer sencillo adelanto con el cual os dejamos. 

These People: Out Of My Body/ This Is How It Feels/ They Don’t Own Me/ Hold On/ These People/ Everybody Needs Somebody To Hurt/ Pictures Of You/ Black Lines/ Ain’t The Future So Bright/ Songs Of Experience.

Suede - Night Thoughts (2016)

1 comentario :

Vuelven Suede con Night Thoughts, su séptimo disco de material nuevo a tres años del anterior Bloodsport, tres años en los que además han hecho del directo su punto fuerte y lo han rentabilizado más que bien con la edición de alguno de ellos. Pero antes de que sigas leyendo te confieso que soy seguidor de fondo de los Suede y que esta es una reseña para fans de Suede, si sientes recelos por cualquier grupo procedente del Brit Pop, si buscas un producción orgánica, una aleación americana y/o música de carácter más directo, o quizás claras influencias desde el classic rock, este no es tu disco.

Apunto que soy fan de Suede pero no paso por caja siempre, con el anterior por ejemplo no solté ni un duro, un disco resultón que como puesta a punto me sirvió y lo escuché, pero el disco en sí no tiene una marcada entidad y es un poco tonto en su trasfondo. Mi conclusión respecto a Night Thoughts tras su escucha compulsiva durante semanas en parte es similar en cuanto que es un disco para sus fans, para los que adoramos a Suede y disfrutamos con sus virtudes y defectos, el fraséo melodramático de la voz de Brett Anderson, los estribillos fáciles de tan solo una palabra y los aullidos de pastelito, esos coros casi infantiles, unos riffs de guitarra robados del glam acompañados de ritmos refinados del post-rock de los ochenta, y arpegios que distorsionados y con su efecto correspondiente disimulan su esencia Smith la mar de bien, añadamos una reverb de catedral y un sinte atmosférico estilo Roxy Music acolchando los espacios cuando se requiere, orquestaciones ampulosas, pretenciosas y cinemáticas que Scott Walker pagaría por tener a su disposición si es que un día decidiera querer ser escuchado de nuevo por la ingente masa y lejos de la experimentación.

Como los buenos discos de Suede, Night Thoughts es irregular y eso es algo que siempre me ha resultado muy atractivo, no hay una tónica pero si una entidad general que los recorre. Canciones más vistosas como Outsiders, No Tomorrow y Like Kids se sitúan a la cabeza en las primeras escuchas, el tono de DMS con el pop de Comin' Up en su justa medida, canciones con más pegada pero que detrás esconden otras que sólo los fans de base apreciarán con la reiterada escucha ya lejos de las primeras impresiones a bocajarro, piezas sonoras trabajadas con un motivo central que te acaba atrapando, la intranquilidad que transmite Pale Snow me lleva a los momentos más introspectivos de sus primeros pasos en Nude, When You Are Young, situada al principio y al final a modo de motivo principal me eriza la piel, Thightrope es puro azúcar, y I Can't Give Her What She Wants y The Fur and The Feathers son epopeyas sonoras dignas de sus años de esplendor.

Suede son habas contadas, y cuando se amarran al neo-romanticismo glammer de Nude, al dramatismo de odisea londinense de Dog Man Star y al pop pegajoso de Coming Up, salen ganando, es su territorio, no hay más, gustarte Suede es que te gusten estas señas de identidad, cosa que Brett Anderson y compañía parece que entendieron a la perfección después de la gira de reunión de hace unos años, se trata de explotar los elementos sonoros que los definen como grupo y los diferencian de los demás, y en estas coordenadas y a estas alturas todavía siguen siendo únicos, no hay otros que se les acerquen o que destilen sus referencias musicales como ellos lo hacen, no hablo de calidad, algo que según quien escuche podrá cuestionar, hablo de personalidad, algo que debería tener su peso.

Evidentemente ya no son unos jóvenes arrogantes destilando sex-appeal andrógino y actitud, pero su vigor juvenil lo han sabido sustituir muy bien y con mucho oficio al servicio de una trama bien tejida y que profundiza en aspectos como la vida frente a la muerte, la juventud frente a la conciencia de la madurez, la sensación de desarraigo y su relación con el devenir al que nos empujan ciertas convenciones sociales, y desde un punto de vista más personal, sentimientos de nostalgia y estima, angustia y aislamiento, luz y oscuridad, huyendo de los estereotipos más manidos sobre amor y desamor, trama donde Anderson suelta todos sus miedos y neuras interiores hasta puntos insospechados y que al final confiere el carácter al disco y da credibilidad al artefacto situándolo con diferencia por encima de su precedente discográfico.

Sería pronto para afirmar que Night Thoughts está a la altura de sus primeros discos (contando Sci-Fi claro) pues acaba de salir y su recorrido deberá tener para poder situarlo en contexto. Además la reinvención sonora tampoco es tal pues se alimenta descaradamente de su obra pretérita, sobre todo en las guitarras la sombra de Bernard Butler sigue siendo muy alargada. Su mérito tiene Ed Buller, productor de formación clásica que podría decirse que es miembro en la sombra desde hace muchos años, él sabe cómo aportar estos arreglos grandilocuentes sin restar personalidad al grupo. Yo lo calificaría de auto-plagio de calidad y muy bien logrado. Aunque de ninguna manera es un mal disco, el avance para mí viene de la mano de un concepto trabajado y lejos de la ingenuidad pasada de rosca (y también atractiva) de sus primeros años, un disco en definitiva cohesionado y bien hecho.

La obra viene completada por unos vídeos musicales cuidados y en sintonía con el hilo de las canciones, parece ser que es tendencia, con el consiguiente baile de formatos con dvd o sólo con cd, y el ya de moda vinilo. Por lo que a mí respecta no me hacía falta que me descubrieran el oro a estas alturas, a mí me hacía falta que me hechizaran de nuevo y lo han conseguido, ahora puede decirse que dominan como nunca el arte de ser Suede con su mejor disco en veinte años, y eso para mí es un regalo.

Por Chals Roig
Escrito y pensado originalmente en valenciano para
NO SÉ VIURE SENSE ROCK

 Suede - Night Thoughts (2016) 8/10

1. When You Are Young / 2. Outsiders / 3. No Tomorrow / 4. Pale Snow / 5. I Don't Know How To Reach You / 6. What I'm Trying To Tell You / 7. Tightrope / 8. Learning To Be / 9. Like Kids / 10. I Can't Give Her What She Wants / 11. When You Were Young / 12. The Fur & The Feathers


Petty resucita a Mudcrutch

1 comentario :

Tom Petty, el rubio más famoso de Florida, ha decidido darle un descanso a los rompecorazones y resucitar a su banda Mudcrutch con quienes no grababa nada desde el notabilísimo disco "Mudcrutch" del 2008. La banda además del propio Petty está formada por Tom Leadon, Randall Marsh, Mike Campbell y Benmont Tench. Está confirmada una pequeña gira y un nuevo disco del que poco o nada se sabe, nada más que están completando unas 12 o 15 canciones que lo formarán y que están siendo grabadas en el estudio habitual de los Heartbreakers. Os seguiremos informando.

TOM PETTY official website

Clapton regresa en primavera con "I Still Do"

2 comentarios :

Lo que ayer eran rumores hoy son noticias confirmadas. Eric Clapton se sacará de la manga esta primavera, concretamente el 20 de Mayo, su nuevo trabajo titulado "I Still Do" que contará con Glyn Johns a la producción y un cantidad brutal de buenos músicos como Ethan Johns, Henry Spinetti, Paul Carrack, Dave Bronze, Dirk Powell, Andy Fairweather Low... y un tal Angelo Mysterioso, que es como firmaba su amigo y ex-Beatle George Harrison cuando colaboraba en sus discos, como lo hizo en "Badge" o "Goodbye". La guitarra llorona y la voz de Harrison (bajo el seudónimo de Mysterioso) aparecerán en "I will be there", uno de los temas del disco. Temas que por cierto en su mayoría son versiones de grandes como Dylan, Robert Johnson, Leroy Carr...  cosa que ya no es noticia ni nos coge de sorpresa. Os dejamos con el listado oficial: 

Alabama Woman Blues/ Can’t Let You Do It/ I Will Be There/ Spiral/ Catch The Blues/ Cypress Grove/ Little Man, You’ve Had a Busy Day/ Stones In My Passway/ I Dreamed I Saw St. Augustine/ I’ll Be Alright/ Somebody’s Knockin’/ I’ll Be Seeing You


Christopher the Conquered - I'm giving up on Rock'n'Roll (2016)

1 comentario :

Nunca antes había oído hablar de Chistopher Ford, pianista y cantautor de Iowa. Su primer largo lo firmó bajo el nombre de Chistopher the Conquered junto a la banda de apoyo "Black Gold Brass Band" allá por 2012 pero resultó que "The fate of a good man" no tuvo la repercusión deseada ni esperada pues le faltaba algo de calidad, de gancho, de buenas canciones. Cuando lo escuchas ves que su autor, su intérprete, tiene calidad pero a las canciones les falta maduración. El conquistador se rearma, se encierra en el estudio y se auto-produce y saca el mercado su segundo largo, su "I'm giving up on Rock'n'Roll" que otra vez me hubiese pasado inadvertido si no leo al geniecillo indomable de Ryan Adams catalogar el disco de Chistopher como "Holy Shit", promocionar gratuitamente su disco y no parar de decir que está enganchado y enamorado de sus canciones. Fue decir eso Adams y al parecer las redes sociales volcarse con el "conquistador" cosa que ni él se cree ni sabe como agradecérselo a Ryan. Con todo esto, y siendo yo un seguido incondicional de Adams, le hago caso y consigo el disco tras leer las referencias y similitudes musicales y de estilo de Chistopher, se cita a un joven Elton John, a Queen, incluso a Randy Newman (cosa que creo es pasarse.. porque aquel señor es demasiado grande y genial) y otros seres de similar pelaje. La cosa promete y mucho, y el broche lo pone al enterarme de que fue telonero de la Prass este pasado verano, así que no pude resistirme y le doy una oportunidad, de primeras no me gusta pue slo veo demasiado popi, demasiado blandengue y comercial, demasiada pose hacia las dos grandes reinas: Elton y Federico, pero conforme voy escuchando el disco le encuentro mejores cosas, detalles precioso y más de una melodía preciosa. Ni es Elton, ni es Freddie ni mucho menos es Randy, vamos que tampoco es Billy Joel.. ya le gustaría!!! pero tiende a acercarse hacia esos terrenos sentado delante de su piano, y claro, tampoco canta como ellos, ni tiene unas letras tan buenas ni, como en el caso de Randy, tan sumamente puñeteras y geniales, pero hay estamos, sentados escuchando su "I'm giving up on Rock'n'Roll", su "holy shit" según Ryan Adams, cruzando los dedos para que sea también "holy" y no sólo "shit".


El tema encargado de abrir el disco es el mismo que le da título. "I'm giving up on Rock'n'Roll" es un tema Mercuriano de principio a fin, con todos sus excesos y su teatralidad grandilocunete. Siendo como soy fan de Federico y la reinonas pues el tema me gusta, no voy a engañar a nadie pero lógicamente no le llega ni al a cintura al showman ni en voz ni en carisma. Los coros iniciales son espléndidos, y fácilmente se intuye lo que comento sobre Queen. Vocalmente como durante todo el disco hay una mezcla entre Elton y el señor Bulsara... piano incluido. "Mistery" tiene esa construcción tan tan tan Ryan Adams... incluso la fanfarria inicial nos hace pensar en él, y creo que por eso al señor Adams le gusta tanto, regusto a la "Cienaga" del "Gold" donde aparecía también Elton. Eso, regusto, poco más. "Oh my final day" es uno de los singles, y admito que al comenzar la canción con ese tono mariconeti vocal me tiró bastante para atrás, pero luego me ha ido haciendo suyo, sobretodo por ese saxofón tan delicioso. Con "I lose it" seguimos por la vía Mercuriana.... incluso cada nota tiene la cadencia de aquel, y así podríamos seguir hasta el final del disco... Tal vez de todo lo que queda destacaría "What's the name of the town" que me parece sensacional pero que me recuerda a otra canción y no sé cual, y me sabe o suena a plagio, también "Gods plays the tenor saxophone" donde el rocanrol asoma la cabeza y el final con el baladón "My brother hanging on". No es un grandísimo disco pero sí un trabajo interesante para descubrir a un artista al que habrá que seguir la pista, "I'm giving up on Rock'n'Roll" es el disco que tal vez hubiese firmado Elton y Freddie si se hubiesen decidido a trabajar juntos.

Christopher the Conquered - "I'm giving up on Rock'n'Roll" (2016)
7/10
01.- I’m Giving Up On Rock & Roll/ 02.- Mystery/ 03.- On My Final Day/ 04.- I Lose It/ 05.- Everybody Rains/ 06.- Be a Good Person/ 07.- I Guess My Heart’s Out of Tune Again/ 08.- What’s the Name of the Town/ 09.- I’m Not That Famous Yet/ 10.- God Plays the Tenor Saxophone/ 11.- My Brother Hanging On.




*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

La verdadera resurrección de las 'Tormentas imaginarias' de 091 (y no la de El Corte Inglés)

4 comentarios :

En el presente año 0 de resurrección de la estupendísima banda granadina con la ansiada gira de regreso se va a reeditar material discográfico suculento. El primero será uno de los mejores álbumes de la historia del pop-rock español. Hablamos, nada menos y nada más, que de Tormentas imaginarias, el sexto álbum de estudio en la trayectoria de 091 y cuya fecha de publicación original data del año 1993. 

Mientras que la edición de vinilo contará con 11 temas, en la digital se incluirían los 14 cortes que en su día vieron la luz en la edición original. Se trata de una auténtica oportunidad para agenciarse un digipack con libreto de 20 páginas en edición totalmente remasterizada. 

Incluso puede servir también para paliar la gran “cagadita” que se está vendiendo desde hace unos meses en El Corte Inglés con una reedición digital en oferta no remasterizada a precio de saldo (alrededor de 5’99 eurillos) que dice incluir los 14 cortes pero que en realidad están excluidos tres temazos de la talla de "Un cielo color vino", "Es solo una señal" y “Tormentas imaginarias". Además el orden de las canciones a partir del séptimo corte no coincide con el listado. Un error garrafal que incluso podría tildarse de timo ya que no se ha retirado de la venta ni modificado el mencionado listado de canciones, y máxime teniendo en cuenta que no son pocos los interesados que han pasado por caja y han acabado decepcionados con la mencionada edición. 

En resumen, las nuevas y mejores Tormentas imaginariasestarán a la venta a partir del próximo 4 de marzo con una edición más seria y remasterizada, la cual tendrá el siguiente nuevo orden de canciones: 

1.- Otros como yo 
2.- Zapatos de piel de Caimán 
3.- Huellas 
4.- Todo comienza a girar 
5.- El Fantasma de la soledad 
6.- Para impresionarte 
7.- La calle del viento 
8.- Tormentas Imaginarias 
9.- Mi sombra y yo 
10.-Sin Raíces 
11.-Cayendo 
12.-Un cielo color vino 
13.-Es solo una señal 
14.-Es hora de enloquecer

Suena en el Exilio un hipermegatemazo como "Tormentas imaginarias" . Casi nada.

Dylan prepara la continuación de Shadows in the Night

1 comentario :

El año pasado a Dylan le dio un antojo de abuelo cebolleta, le dio por sacar un disco de versiones popularizadas por Frank Sinatra, aka La Voz. Y aunque soy de los que pienso que Bob canta fenomenal, eso, las voces no podían ser más opuestas. Su trigésimo sexto disco fue un capricho pero no una mierda, en Dylan eso es imposible y siempre obtenemos de él elementos de belleza y calidad máximas, y este era otro claro ejemplo de ello.Claro que no era el Dylan que esperábamos ni el que queríamos pero eso en él ya es habitual, sino que se lo digan a quienes van a sus conciertos esperando la retahíla de éxitos como los Stones y al final no saben ni que canción está tocando. Pues bien, hace unas horas hemos podido conocer que "Shadows in the Night" tendrá su continuación como bien ha afirmado Al Schmitt (ingeniero del disco asinatrado). El disco se está grabando en los Capitol Studios, allá donde Frank Sinatra grababa sus discos, y según las palabras de Schmitt: "Está yendo muy bien. Suena muy bien. Su estado de ánimo en el estudio es fabuloso. Estamos pasándolo bien. Somos como dos zapatos viejos, estamos muy cómodos el uno con el otro". De momento no hay ni cancionero, ni adelantos, ni portada ni nada pero os mantendremos informados. 

Nueva gira de los Fleshtones

No hay comentarios :

Ya tenemos las fechas y lugares de la nueva gira de los fundamentales FLESHTONES a falta de confirmar la totalidad de las salas:

FEBRERO 2016

Viernes 26 - TBA 
Sábado 27 - Vitoria (Hell Dorado) 
Domingo 28 - Donostia / San Sebastián 
Lunes 29 - Cáceres 

MARZO 2016 

Martes 1 - Baeza 
Miércoles 2 - Sevilla 
Jueves 3 - Córdoba 
Viernes 4 - Granada 
Sábado 5 - Tomelloso 
Domingo 6 - Cangas de Morrazo (Son) 
Lunes 7 - A Coruña (Mardi Gras) 
Miércoles 9 - Alcalá de Henares (Ego Live) 
Jueves 10 - Alicante Friday 
Viernes 11 - Valencia 
Sábado 12 Madrid (El Sol) 
Domingo 13 - Abacete

The Jangle Band aterrizan en Pretty Olivia Records.

2 comentarios :

Los australianos The Jangle Band fichan por el sello alicantino Pretty Olivia Records (Star Trip, The Wellgreen) refugio del buen power-pop en este pais y en breve se materializará en un LP. Son tal para cuál. Y eso es una gran noticia si tenemos en cuenta que el grupo gira en torno a la figura de Joe Algeri, veterano de la escena australiana de Perth, ya sea con el proyecto llamado The Brittanicas junto al americano Herb Eimerman, otra joya escondida, siempre en mil y un berengenales: The JAC, Jack & the Beanstalk, Summer Suns. Ahora se saca de la manga un nuevo debut con una formación que desde el nombre deja más que claro que estamos ante jangle-pop de la vieja escuela. Para ello ha fichado a otras dos figuras con él, Jeff Baker y Ian Freeman, también veteranos de bandas míticas y ya olvidadas de la escena de Perth de los 80, ¿Os suenan The Palisades, Mars Bastards, The Rainyard y Header?

Visto el resultado de sus dos primeras canciones es evidente que este grupo sólo busca agitar de nuevo sus guitarras en busca del su espacio entre las viejas melodías que transcurren por esa siempre recurrente carretera que tanto amamos camino de la West Coast de la mano de los primeros Byrds y con los Beatles en el relicario, sobretodo tienen la magia, al menos con estas primeras canciones que ya conocemos: "Kill The Lovers" y "This Soul Is Not For Sale", sólo dos canciones que son capaces de abrirse paso entre los nubarrones grises que acechan en el horizonte, canciones que dejan la miel en los labios y a la espera de su nuevo largo en el sello alicantino al que felicitamos por tan gran fichaje. Para quien os perdisteis el año pasado esas dos maravillosas canciones las dejamos aquí, canela en rama:



Basado en la reseña aparecida en ON THE ROUTE

Arctic Monkeys - Whatever People Say I Am, That's What I'm Not (2006)

No hay comentarios :

Parece mentira pero el debut de los Arctic Monkeys cumple una década. Diez años después de esta brutal y sorprendente bofetada musical podemos decir sin miedo a equivocarnos que con este disco descubrimos a un genio, a un talentoso músico llamado Alex Turner que por entonces contaba solo con veinte añitos. Me parece de cenutrios y de mente estrecha no verlo así. Las dudas del hype, del no es para tanto, del ya veremos con los siguientes discos..., se han disipado. Alex Turner es increíblemente bueno, lo ha demostrado durante toda esta década ya sea con el grupo madre, con sus monetes del ártico, o con su amigo Miles Kane con quién formó ese interesantísimo dúo "The Last Shadow Puppets" que cuenta ya con un magnífico disco del 2008 "The age of the understatement" y que este año tiene preparado su segunda entrega, un "Bad Habits" que me parece que será de lo más excitante del año, o eso espero y deseo. Turner es increíblemente joven para los discos que tiene en su haber, para la calidad que estos atesoran. Turner sigue la estela de los grandes talentos del rock, y desde su Sheffield natal lleva una carrera para quitarse el sombrero. La carrera de los Arctic Monkeys es increíble, pocos resbalones por no decir ninguno, y tal vez sólo una pega, aquel "Humbug" del 2009 producido por el pelopanocha Josh Homme que influenció demasiado, en mi opinión, el estilo de la banda. El debut en 2006 "Whatever People Say I Am, That's What I'm Not" al que hoy queríamos dedicarle unas líneas es uno de los grandes discos de este milénio, uno de los grandes discos de debut de los últimos veinte años, pero por supuesto esto no se quedó aquí y ese dificilísimo segundo disco, el que te hace estar en uno u otro lado de la balanza volvió a demostrar que los "monetes" eran  muy grandes. "Favourite Worst Nightmare" apareció sólo un año después del debut, ampliando la paleta de sonidos, dando más papel a la música que habían tenido antes pues las letras de Turner son unas de sus señas de identidad. Con "Humbug" en mi opinión dieron un pequeño bajón que recuperaron con "Suck it and see", dejándonos lo mejor para el final, pues sin duda "AM" del 2013 es una de sus grandes obras, sino la mejor, un disco increíble que sin renunciar a la modernidad sonaba a clásico instantáneo, a clásico como lo es "Whatever People Say I Am, That's What I'm Not", un discón en toda regla.


A los ingleses les gusta la épica, los mitos, los héroes donde mirarse, donde verse reflejados y sin duda la aparición de Arctic Monkeys y sobretodo la irrupción de Alex Turner como compositor, cantante y guitarrista vino a rellenar un hueco que se había quedado vacío. Su estilo y su rabia sea impostada o no, sus letras, su forma de escupir las palabras... su estética... su asombrosa juventud... le hacían merecedor de ser la nueva estrella emergente, pero claro, los ingleses igual te encumbran como te entierran, entre medio se toman un té y discuten del tiempo, pero cuando su equipo pierde se enojan y pueden hundir a cualquiera. Turner y los monetes siguen siendo mega favoritos de la prensa inglesa, siguen siendo los mimados pero tienen argumentos para ellos, ni más ni menos que cinco discos como cinco soles. "Whatever People Say I Am, That's What I'm Not" significó un soplo de aire fresco. Era puro estilo inglés canallesco y putero, hijo de los Clash y los Jam, de aquellos que veneran a los Kinks pero crecieron con el Britpop. Tomaron el testigo de The Libertines que se desinflaron por el ego descomunal de sus líderes y el consumo incontrolado de drogas y alcohol de Doherty, y rivalizaron con The Strokes durante un breve periodo de tiempo. Los Libertinos señalaron el camino que no se debía tomar y los Strokes que no se puede ser flor de un día, así pues los Monetes con la lección aprendida estaban listos para hacernos vibrar con su disco de debut que desde su estética canalla, con esa foto en blanco y negro de un blanquito inglés que parece haber trasnochado demasiado, cigarro en mano a punto de empalmar para ir al trabajo, nos prepara más de media docena de canciones que aún hoy nos hacen vibrar y sonreír. A este disco de titulo kilométrico le tengo un especial cariño, son incontables las veces que lo he escuchado, y las veces que me he arrancado a bailarlo con mis zapatos bailongos. Un disco esencial de la última década.

"The view from the afternoon" abre el disco magistralmente con la batería a todo trapo y una guitarra cortante.... Turner escupe los versos y nos descoloca mientras la guitarra se entorna en un funki sucio y callejero. Sin casi estribillos, mil cambios de ritmo y a mil palabras por segundo se convierten en un santiamén en nuestros favoritos para siempre. "I bet you look good on the dancefloor" tiene esa guitarra inicial de trempera matinera, Turner en estado de gracia, y unos coros que han sabido explotar con los años. Himno adolescente, necesario como el respirar. "Fake tales of San Francisco" es una de mis favoritos, ahora ellos ya son una banda super cool, pero siguen invitándonos a patear culos. Riff de guitarra de alucino y ritmo aMODerado. Un lujo, da igual lo que digáis: I don't want to hear you no, Kick me out, kick me out!. Cuando llega "Dancing Shoes" yo ya estoy bailando en calzoncillos por el salón de casa. Es un tema que me vuelve loco, es escucharlo y se me van los pies y la cabeza. Tremebundo!. "You Probably Couldn't See for the Lights But You Were Staring Straight at Me" suena a finales de los setenta, suena clashera, suena londinense, gris y sucia; y otra vez esos coros que se han convertido en marca de la casa, y como dice la canción: podríamos ser un poco todos Frank Spencer no? Grandes, muy grandes. Al escuchar "Still Take Your Home" sabemos porqué el pelopanocha Homme se interesó por esta banda. Trallazos guitarreros mientras escupen palabras y un estribillo definitivo para cantar a pechopalomo: YOU DON'T KNOW NOTHING!!! . Y entonces nos dan un respiro, o eso parece con la dulce entrada de "Riot Van" que resulta ser maravillosa, y es que los Monetes saben hacer muchas más cosas de las escuchadas hasta el momento como cuando suena "Red Light Indicates Doors Are Secured" o la espléndida "Mardy Bum", una de mis favoritas del lote, pura alegría, puro british, en vena. Joderos Libertines!!! Del final es imposible no acabar aplaudiendo "When The Sun Goes Down" un pequeño clásico instantáneo, una joya dentro de un disco increíble, un debut de los que no se encuentran cada día, de una banda que sigue dando que hablar y que sigue creciendo a pasos agigantados con un pequeño geniecillo a los mandos. 


Arctic Monkeys - Whatever People Say I Am, That's What I'm Not (2006)
9,5/10
01.- The View from the Afternoon/ 02.- I Bet You Look Good on the Dancefloor/ 03.- Fake Tales of San Francisco/ 04.- Dancing Shoes/ 05.- You Probably Couldn't See for the Lights But You Were Staring Straight at Me/ 06.- Still Take You Home/ 07.- Riot Van/ 08.- Red Light Indicates Doors Are Secured/ 09.- Mardy Bum/ 10.- Perhaps Vampires Is a Bit Strong But.. / 11.-When the Sun Goes Down/ 12.- From the Ritz to the Rubble/ 13.- A Certain Romance.

Por Nikochan

Tom Waits - Franks Wild Years (1987)

6 comentarios :



Me siento en deuda con Franks Wild Years, la Cenicienta de la mítica trilogía del sello Island de Tom Waits. Se encuentra en mis entretelas, en los pliegues que más duelen pero por un motivo u otro, he tardado en traerle al recuerdo, con todos los sentimientos que el mismo envuelve que vuelven con su nueva escucha a flor de piel. 

Cuando se editó yo ya era fan y había pasado por taquilla por todo su catálogo. Había una tremenda expectación con él ya que se anunciaba como el cierre de una trilogía precedida por dos obras maestras seguidas del tamaño de Swordfishtrombones y Rain Dogs.

Quizás su asociación a una obra de teatro y, después, a una película de culto como fue Léolo -la canción Cold Cold Ground sonaba en su escena culminante- le dotaban a priori de ese aire de obra menor o por lo menos, no del mismo calibre que las dos anteriores. Estábamos equivocados.

Tardé bastante tiempo en comprarlo ya que era caro -siempre han sido caros los discos y más los de Tom- o igual es que uno estaba en otras guerras musicales pero le llegó su momento ya que era y sigue siendo, un disco sumamente intrigante y lleno de misterio.

Lo asocio con el ingreso en urgencias de mi darling companion que acabó en un quirófano. Fue esa noche, cuando salimos del cine de ver Léolo, ella tenía mal cuerpo y la película no le gustó nada, a pesar de que sonara su amado Waits en la B.S.O. Algo raro le pasaba y cuando te encuentras mal, no estás nada receptivo y menos a la sordidez de aquella película canadiense, quebequiana para ser más precisos.

Esa madrugada recibí una llamada al fijo de mi casa -la materna todavía- con la noticia de que ella estaba en el hospital donde becaba pero no precisamente en el laboratorio sino en los boxes de Urgencias.

Unas nubes negras gigantes se veían en el cielo desde las escaleras exteriores de la sala de espera.Ver una cara que quieres con locura desencajada por el dolor es algo difícil de soportar.

Durante la intervención-calificación de la operación muy grave- sonó todo este disco en mi cabeza para que, al final, todo saliera la mar de bien y el cielo se pusiera de nuevo azul. Pienso que fue un milagro de San David Hidalgo y su acordeón a la que me agarré como un clavo ardiendo a través de mi walkman. Directamente, asocié mi esperanza a su sonido lloroso, a su memorable intervención en el tema central del tercer disco de la trilogía en Island Records del barfly de Pomona, el tremendo y descarnado Franks Wild Tears.

Y es lo que me sigue transmitiendo su escucha, la esperanza dentro de la complicación y una sonrisa dentro del sórdido circo de la vida como regalo, con sus cambios bruscos que aprietan pero nunca ahogan, por lo menos, hasta que uno deja de respirar.

Leólo, el niño, vivía dentro de un infierno recurriendo a la evasión mediante la ensoñación y nunca habrá una mejor metáfora para describir ese efecto placebo que nos suministran nuestras canciones y artistas favoritos. Eres inocente cuando sueñas y también cuando escuchas la música que amas.
Rescaté el disco tras el susto y Franks Wild Years ya sonaba muy diferente, a milagro y le tengo especial cariño.

Seamos sinceros, no es un disco fácil porque hay que luchar para defenderlo contra aquellos que se quedaron con el Waits piano man de la etapa Asylum pero aborrecen el cambio que supuso para él encontrar a su Katheleen y que le diera una vuelta de tuerca a su sonido y lo deconstruyera.

Es como cuando me preguntan si prefiero al Neil Young acústico o eléctrico, paso palabra, me parece absurdo eso de separar por mitades un todo, eso es no querer rendirse a la evidencia de que tenemos polo positivo/polo negativo y en la alternancia está el motor.

Tom Waits con Swordfishtrombones se reinventó a si mismo y creó algo nuevo bajo el sol, eso si, basándose en muchas cosas llenas de óxido pero preciosas y que nos resultaban novedosas desde el Capitán Beefheart hasta Edith Piaf pasando por su amado Howling Wolf, también Leólo era una película muy diferente.

Pero y digo yo ¿para qué elegir si no se sabe lo que nos va a tocar soportar en el futuro? ¿para qué encasillarnos si somos cada minuto una emoción diferente que reacciona distinto al sonido de una canción?

El disco comienza con la síncopa de Hang On St. Christopher donde se engrasa la cacharrería con varios de los escuderos básicos de su reconversión: las guitarras cubistas de Marc Ribot, el profundo bajo de Greg Cohen y la batería imaginativa de Michael Blair: una auténtica cadena de montaje del horror.

Con la ayuda de luminarias al saxo como Ralph Carney y el llanto único de la acordeón de David Hidalgo de Los Lobos, entre otros, el disco es todo un grito de desesperación.

Straight to the Top en su versión demente y rumbera del baile de un burdel del infierno, puro vudú y si el demonio existe está en la voz con eso sonido a cinco paquetes diarios de Habanos y un millón de resacas.

La desemperanza se llama Blow Wind Blow, justo lo que quería yo en aquellas escaleras de salida de Urgencias, con lágrimas en los ojos, que el viento soplara y despejará aquellas nubes negras, incluso creo que soplé, no llegó a llover. 
A veces las cosas van mal y Tom domina , como nadie, el tema de aquellos personajes a los que no les protege nada ni nadie. Como una marcha fúnebre donde los enanos llevan a Blancanieves a pillar un gramo que la resucite, fabulosa.

Temptation es el sonido de los gitanos de la cabra y la trompeta de la esquina del barrio -¿hace cuanto tiempo que no se escuchan en las calles?-comandados por Caruso y el James Brown de los años cincuenta. Una legión de desamparados atrapados por la última tentación de la vida callejera, por ejemplo, las máquinas tragaperras. Hilarante, llena de groove y básica en la transición a terrenos de melodrama Moulin Rouge, manteles de cuadros rojos, vino barato, tarantelas compuestas para el Cristo de la Compasión de una capilla napolitana.

Porque eres inocente cuando sueñas, claro que lo eres, la culpa no conoce ese arte inmenso que es lo que desarrolló en esta trilogía el loco del tío Tom. Esa canción de chiquiteros borrachos que es Innocent When You Dream en su barroom version se ha convertido por derecho propio en un momento culminante de sus conciertos. 

La única vez que le vi y seguramente le veré -precios desorbitados- nos la cantó al final del primer set de piano solo y recuerdo que la lágrima me humedeció el papo y cayó directa desde su curvatura a la moqueta.

Seguimos con temas de corsarios adictos al Cointreau:: I´ll Be Gone  con gallo mañanero incorporado, recuerda a esa frase mítica de Waits cuando le hablaban de Sad Eyed Lady of the Lowlands de His Bobness, una favorita para él: cuando la escuchas quieres casarte con una gitana y salir en un carromato de por vida pero no hacer nunca nada igual todos los días.

El aire fronterizo y axfisiante de Yesterday is Here relaja un poco el tono por su amplio paisaje Morricone y un registro vocal sujeto por fin al influjo del tranquimazin, precioso su efecto ahí incrustada, en medio de tanta chaladura.

Please Wake Me Up comienza como una llamada a recuento de frenopático, con sonido a columpio descacharrado para que en una mezcla de talking blues a lo vieja gloria desfasada de Broadway nos relate otra de sus historias de perdedores y perdidos.

Estamos en el circo, no lo olvidemos. Waits es circo.

Franks Theme es el primer himno de gospel etílico dentro de una colección que suena a las diferentes partes de una borrachera lúcida donde se caza antes al mentiroso que al cojo porque todo suena impregnadito de ese tipo de euforia que producen los tragos aplicada a las verdades dolientes.

El barquillero de la margen derecha del Sena parece querer cantar More Than Rain mientras que la grandiosa Way Down in the Hole se ocupa del fantasma de Chester Burnett aka Howlin´ Wolf convertido en el Jorobado de Notre Dame. Estos personajes se nos aparecen entre la niebla con un riff monkiano de Ribot que asusta de lo bueno que es, preciso como una integral matemática.Un alarido primitivo recorre todos los surcos de esta segunda cara, se nota que el disco debut de la Plastic Ono Band es de sus favoritos.

Como un crooner vacilón retirado en Las Vegas, rememorando la plenitud de sus Asylum Years , le tenemos a Tom de vuelta a casa en la preciosa versión Sinatra de Straight to the Top (Vegas) 

I´ll Take New York es un poco Jo qué Noche, la peli, te has metido en el sitio equivocado y no puedes salir como si tienes que llamar desde Estambul -Telephone Call From Istambul- porque estás en el epicentro de un buen lío. Banjos leprosos tosen por doquier mientras tratan de repicar las campanas por los desgarramantas aunque el campanario está lleno de palomas que no las dejan sonar.

Llega el momento para la emocionante gema Cold Cold Ground, una de las mejores canciones de la trilogía y la más estructurada dentro de todo este caos. Sublime aparición de David Hidalgo que llena de ternura un destino fatal.
No seas una llorona cuando hay leña en el cobertizo proclama Waits, utilizando unas frases muy dylanianas época Basement Tapes-John Wesley Harding, todas muy evocadoras, las cosas adquieren vida y las personas permanece inertes. The Old Weird America.

Train Song es el segundo gospel de taberna pero no sólo eso, en mi opinión, es la canción más bella que jamás ha compuesto su autor: más que nada por una razón, por cómo la canta. Cada vez que la escucho, siento un escalofrío tamaño cobra recorrerme todo el cuerpo ya que me recuerda que lo podemos perder todo en un segundo y que en Train Song se condensa esa esperanza de que no ocurra, los milagros existen y, a veces, el tren te puede llevar de nuevo a casa porque sucede lo que deseas y sólo por esa posibilidad merece la pena aguantar, como pasó ese día en el Hospital de Cruces, Barakaldo, Bizkaia.

He encontrado un texto de hace muchos años manuscrito que le dedique a este disco entre viejos recuerdos-describirlo es tan complicado...

Como un zumbido de abeja que viene y va, recordándonos que existen estaciones de trenes solitarias, tipos con suerte, suerte sin dueños, corazones rotos por las más diversas razones, ciudades superpobladas, pueblos abandonados, desiertos de vida, lugares indecentes, personas desnudas, almas desgastadas, coches con zapatos de tacón cubano, camisas años veinte deslucidas por las calles de Tánger, sombreros con la media luna en Noruega, bandas que tocan polkas en Harlem, parejas rotas por sueños violentos, centros psiquiátricos y chevrolets descapotables, palabras a destiempo y hasta lapsos de felicidad, despedidas definitivas, tuberías rotas y trenes sin destino. 

Como decía Joao Gilberto, los desafinados también tienen corazón y Tom Waits en Franks Wild Years no pudo sonar más fuera de tono pero con tanto latido porque eres del todo inocente cuando sueñas y soñar desencadena los milagros.

Por Joserra


Tom Waits - Franks Wild Years  (1987)

1. Hang On St. Christopher 2. Straight To The Top (Rhumba)
3. Blow Wind Blow 4. Temptation
5. Innocent When You Dream (Barroom) 6. I'll Be Gone
7. Yesterday Is Here 8. Please Wake Me Up
9. Franks Theme 10. More Than Rain
11. Way Down In The Hole 12. Straight To The Top (Vegas)
13. I'll Take New York 14. Telephone Call From Istanbul
15. Cold Cold Ground 16. Train Song 
17. Innocent When You Dream (78)


Crónica concierto Rafael Berrio + LGEB (Deluxe Pop Club, Valencia, 6-2-16)

No hay comentarios :

Lo que se vivió en el deluxe pop club durante la velada del 6 de febrero del año en curso fue una auténtica gozada por parte de los (más o menos) 60 privilegiados asistentes. Casi, casi, casi como escuchar a Rafael Berrio en tu hogar. Y, para colmo, a La Gran Esperanza Blanca en formato trío como encargados de encender la mecha.

Concretamente ocho lindezas delTren Fantasma a cargo de Cisco Fran, Fede Ferocce y Chiti Chitez sirvieron para encarrilar la noche: Aquí estoy (en vía muerta)”, “Tu risa”, “Estrella de mar”, “Los años de felicidad”, “El chico del tren”, “Tren fantasma”, “Cantad conmigoy Lento”. Conclusión clara y evidente fue que La Gran Esperanza Blanca está viviendo una segunda juventud y todo indica que hay cuerda para rato. 

Rafael Berrio llegaba con la aureola de haber publicado uno de los discos más brillantes en lengua castellana de los últimos años y, por qué no decirlo también, de la historia del cancionero español. Hablamos de Paradoja, claro. 

Acompañado de Joseba B.Lenoir y Fernando Lutos Neira comenzó la cosa quemando naves y cruzando a través del fuego en Como cortés. Entre lo humano y lo divino, con la elocuencia y la mirada de Oh, verdad desnuda resonó ese verso de “...la vida canta un réquiem, la muerte una nana...” Dos ultramegatemazos como Simulacro y Las mujeres de este mundo completaron la ecuación de un inicio dedicado a las profundidades de “1971”. 

Entre paraísos perdidos, estancias terrenales e infiernos nos trasladamos a los “Diarios” de Rafael Berrio. Tremendos los Santos mártires yonquis”. 


Mucho más que una canción, no podía faltar Mis ayeres muertos. Particularmente me encantó que el carismático artista donostiarra incluyera un verso final que no aparece en la versión de estudio: “…en mis ojos asombros, en mis ojos prodigios, en mis ojos portentos…” Las fabulosas coplas de “Paradoja” comenzaron a calar entre los afortunados asistentes. La liturgia existencialista de Niente mi piace, de Yo ya me entiendo, de El mundo pende de un hilo o de Inanimados hicieron comprender a más de uno que se trata de cantinelas en otro nivel, a un palmo como mínimo de la superficie terrestre, entre la complejidad de la subsistencia y la sencillez de la propia vida. Sí, de esas canciones que con toda seguridad envejecerán bien, de las que tanto aportan a la causa del buen rock en el idioma de Pío Baroja o Miguel de Unamuno. 

Hubo momentos para Deriva cual si fuera una especie de recorrido por toda la trayectoria de Rafael Berrio. "Bronca" o del discazo del 2001 Planes de fuga se unieron a la causa el tema que dio título al mismo y Entonces qué”.

La alegría de vivir, la gardenia en el ojal, el espíritu de ayer… de los goces de este mundo ya tan gris...”. Casi nada. Un lujo disfrutar de la música, en directo o en estudio, de Don Rafael Berrio. Bravo por los que hicieron posible una velada en los lindes del edén y del infierno.

   * Texto: Johnny JJ. Crónica para el EXILE SH MAGAZINE y para el ESPACIO WOODY/JAGGER.

Fever Dream, el nuevo disco de Ben Watt

No hay comentarios :

Fever Dream será el próximo disco de Ben Watt, autoproducido en el famoso RAK Estudio 2 de Londres, y masterizado por el legendario Bob Ludwig en Maine. Mantiene la tónica musical de Hendra de folk-jazz y rock. Bernard Butler, de nuevo en el equipo. En la mezcla Bruno Ellingham. y grabado en el estudio prácticamente en directo con una banda pequeña. Según el propio Watt será más aspero. Contará con Martin Ditcham en la batería y con la nueva incorporación al contrabajo de Rex Horan. Con un par de colaboraciones de auténtico lujo, por una parte y he roció Marissa Nadler y por otra MC Taylor. Pinta crema delicatessen. Os dejamos aquí el tracklist y arriba la portada. Con el correspondiente adelanto; Gradually. A esperar toca.

  1. Gradually
  2. Fever Dream
  3. Between Two Fires
  4. Winter’s Eve
  5. Women’s Company
  6. Faces Of My Friends
  7. Running With The Front Runners
  8. Never Goes Away
  9. Bricks And Wood
  10. New Year Of Grace (feat. Marissa Nadler)

Eres serio?. Adelanto de Andrew Bird. Nuevo disco a la vista.

1 comentario :

Estamos de enhorabuena, el próximo 1 de abril se editará Are You Serious?, el nuevo disco de Andrew Bird, uno de los artistas más despiertos e imaginativos de la actualidad, aunque no se lo reconozca por lo general. De momento podéis disfrutar de esta canción titulada Capsized. Una maravilla oigan.


Gypsy In Me, adelanto del próximo disco de Bonnie Raitt

No hay comentarios :

A estas alturas de la vida a Bonnie Raitt hay que considerarla una de las grandes damas de la música americana, por bagaje y por buen oficio. Así que es todo un placer y un honor presentaros Gypsy In Me, adelanto en formato lyric-video del que será su próximo disco Dig In Deep que verá la luz el 26 de febrero. estaremos esperando.


The Love That We Need. Adelanto de Hayes Carll y nuevo disco para abril.

No hay comentarios :


Su disco de debut Flowers & Liquor pasó ciertamente desapercibido en su día, no para todos, a partir de entonces Hayes Carll ya ha publicado tres discos más, aunque no teníamos noticias suyas desde su disco Kmag Yoyo de 2011, fantástico por cierto. Parece ser que este año escucharemos nuevas canciones, será en abril y de momento hoy en el Exile podéis escuchar este The Love That We Need.


Nuevo disco de Willie Nile, World War Willie. Portada y canciones.

No hay comentarios :

Como ya os adelantamos a principio de año, Willie Nile andaba buscando apoyo mediante campaña crowfunding para su nuevo disco, de momentos ya sabemos que saldrá el 1 de Abril y que se titulará World War Willie, aquí os presentamos la portada y el tracklist. Muchas ganas. Doce canciones repletas de guitarras, banjos, preciosos coros, pianos, y mucho rock.

1. Forever Wild
2. Let’s All Come Together
3. Grandpa Rocks
4. Runaway Girl
5. World War Willie
6. Bad Boy
7. Hell Yeah
8. Beautiful You
9. When Levon Sings
10. Trouble Down In Diamond Town
11. Citibank Nile
12. Sweet Jane

El 15 de Abril vuelve Polly Jean

No hay comentarios :

Let England Shake resultó ser acojoannte y con el tiempo encumbrase por derecho propio como uno de los mejores trabajos de PJ Harvey. Este 2016 empezó conuna PJ muy activa, publicando su libro "The Hollow of the Hand", y ahora comunican que su disco está listo y saldrá a la venta el 15 de Abril. Llevará por título "The Hope Six Demolition Project" que estará compuesto por los siguientes temas: 01 The Community of Hope/ 02 The Ministry of Defence/ 03 A Line in the Sand/ 04 Chain of Keys/ 05 River Anacostia/ 06 Near the Memorials to Vietnam and Lincoln/ 07 The Orange Monkey/ 08 Medicinals/ 09 The Ministry of Social Affairs/ 10 The Wheel/11 Dollar, Dollar.

PJ ya tiene confirmadas varias fechas de presentación del disco, una gira que pasará por tierras españolas: 

06-04 Barcelona, Spain - Primavera
06-05 Paris, France - We Love Green
06-12 London, England - Field Day
06-17-18 Helsinki, Finland - Sideways
06-20 Berlin, Germany - Citadel Music Festival
06-22 Zagreb, Croatia - INmusic festival
06-24-26 Ewijk, Netherlands - Down the Rabbit Hole
06-29 Gdynia, Poland - Open'er Festival
06-29-07-02 Roskilde, Denmark - Roskilde Festival
07-02 Werchter, Belgium - Rock Werchter
07-03 Hérouville-Saint-Clair, France - Beauregard Music Festival
07-07 Trenčín, Slovakia - Pohoda
08-11 Oslo, Norway - Øya Festival
08-11-13 Gothenburg, Sweden - Way Out West

Os dejamos con un goloso anticipo, luego toca esperar:

Neil Young actuará en BCN el 20 de Junio

No hay comentarios :

Cuando saltó la noticia de que Neil Young pasaba por España para presentar su "The Monsanto Years" y sólo lo hacía dentro del festival madrileño "Mad Cool" (del 16 al 18 de Junio) a muchos nos extrañó y apostábamos por más fechas. Y sí, al menos una fecha más en la península bellotera habrá. Será en Barcelona el 20 de Junio en el Poble Espanyol, un par de días después de su cita madrileña, donde presentará las nuevas canciones pero no faltarán sus clásicos. Las entradas se pondrán a la venta mañana día 5 de Febrero, podéis enlazar desde el Exilio a ticketmaster, el corte inglés, livenation. Eso sí, preparar la chequera porque los precios son de escándalo: desde 80€ a 120€.


Jim Lauderdale - Soul Searching vol I & II (2015)

3 comentarios :

Cuando hablamos de Jim Lauderdale hablamos de un grandísimo músico en la sombra, un secundario de lujo que ha trabajado con todos los grandes de la Americana y lo que no es la Americana, siendo tal vez Buddy Miller, Elvis Costello y el ex-Grateful Dead Robert Hunter con los que ha obtenido mayores alegrías y buenos resultados, y con el señor Hunter con quién, en mi modesta opinión, ha entregado sus mejores trabajos en solitario como demuestran discos del nivel de "Patchwork River" (2010), "Reason and Rhyme" (2011), "Carolina Moonrise" (2012) y "Black Roses" (2013). Claro que lo de Lauderdale es una carrera de larga recorrido, sin prisa pero sin pausa a la que hay que añadir millones de colaboraciones y apariciones en grandísimos discos como un músico más, un lujo más. Podría decir que de Lauderdale me gusta todo, hasta los andares. Puede que mi única pega hacia su trabajo sea la elección de las portadas de sus discos, a excepción de un par de ellas todas me parecen horrorosas y como no, la que hoy nos ocupa ha luchado duramente por hacerse con el galardón a portada fea del año, sin glamour alguno. 


Como no podía ser de otra manera el pasado año 2015 Lauderdale nos dio su ración musical del año, el artefacto en cuestión llevaba por título "Soul Searching" y estaba dividido en dos volúmenes o discos, el primero llamado "Memphis" y el segundo "Nashville", es decir, hablamos de un disco doble con todo lo que ello implica. Sacar al mercado un disco doble en estos tiempos de inmediatez es una absoluta temeridad, pocos pueden hacerlo, puede Lucinda y los Cracker, y que se nos haga corto. Pero en términos generales suele pasar que a los discos dobles, esta vez trece canciones en cada uno de ellos, les sobran temas por todas partes, hay relleno, repeticiones y se les suele ver las costuras. En el caso que hoy nos ocupa es precisamente lo que le pasa. Tras un primer disco excepcional, de lo mejorcito que ha entregado nunca Lauderdale, nos llega ese segundo volumen al que podríamos catalogar de irregular, siendo muy inferior en calidad al primer disco. Esto lo puedo decir ahora después de haber escuchado y disfrutado el disco infinidad de veces, disco que llegó a mis manos tarde, muy tarde, ya bien entrado diciembre y que no coloqué en la lista por no haber tenido tiempo de escucharlo como es debido, sobretodo por eso de ser doble, y no se injusto con él ni con el resto. Si sólo hubiese escuchado el primer disco, "Soul Searching vol I" hubiese estado entre los diez primeros, pero una vez catado y digerido el artefacto al completo, sí hubiese entrado entre mis treinta favoritos pero sin duda no entre mis veinte escogidos. Sí, así pesa el material del segundo disco que como digo no es malo ni mucho menos pero si hace que en global baje demasiado el nivel. 

MEMPHIS: La primera parte de "Soul Searching" es de una calidad pasmosa y eso se puede apreciar desde la canción que abre el disco, "There's no end to the sky", en ella como durante todo este primer episodio destacan los vientos, el órgano, preciosos acordes de guitarra un regusto a Muscle Shoals de espérame bonita... Sin duda de los dos volúmenes éste es mi favorito, creo que lo barre sin concesión. Escuchar por ejemplo "Way out is fine" es encontrar la felicidad, el puto hammond adornando el tema y Lauderdale vocalmente espléndido arropado por un coro femenino bonico del to. La bella decadencia de "There's a storm out there" y la dulce "Thank you for saying hi" donde los vientos toman protagonismo son un ejemplo claro de lo bueno que es este disco, sobretodo en esta segunda canción donde pone los pelos de punta como canta Jim. Y podríamos seguir tema por tema pero claro, no lo haré por no ser pesado, porque hay muchos, y son demasiado buenos. Claro que no destacar "And it hurts", "Soul searching", "Sad bell" o "Superpower" me resulta imposible. Discón de dimensiones siderales.

NASHVILLE: Lo primero que quiero decir es que este "Nashville" es bastante inferior a "Memphis",no con esto quiero decir que sea un mal disco pero sin duda hace que el conjunto baje el nivel. De canciones buenas las hay a cascoporro, porque Lauderdale es un artesano de la canción, de la melodía, de la calidad como la que aparece en el primer tema, ese vaquero "You were here", espléndido. En general y como digo al escucharlos seguidos tenemos un bajón anímico, pero joyas como la balada "What do I know about anything", la estratosférica "Black widow spider", la locura  rocanrolera de "Timing is everything" y la delicadeza bañada en whisky de "One big company" parece querernos llevar la contraria y reivindicar la calidad de este segundo disco.


En definitiva estamos ante un trabajo más de Jim Lauderdale, un clásico de la Americana, un auténtico maestro del género, un indispensable. Como casi siempre no falta a su cita anual y esta vez de no haberme llegado tan tarde y como dije anteriormente hubiese estado con seguridad entre mis discos favoritos del año pues "Soul Searching" es un tesoro que descubrir con paciencia y tiempo. La recompensa es, creédme, gigantesca.

Jim Lauderdale - "Soul Searching vol I & II" (2015):
8/10
MEMPHIS: 01.- There's No End To The Sky/ 02.- Way Out Is Fine/ 03.- There's A Storm Out There (But It's Calm In Here)/ 04.- Thank You For Saying Hi/ 05.- Worth The Wait/ 06.- And It Hurts/ 07.- Soul Searching/ 08.- You're The One Who Started It/ 09.- Sad Bell/ 10.- Super Power/ 11.- When A Game/ 12.- Don't Be So Gone/ 13.- Mysterious.
NASHVILLE: 01.- You Were Here/ 02.- There Was A Mermaid On The Rocks/ 03.- What Do I Know About Anything/ 04.- All At Once/ 05.- Black Widow Spider/ 06.- Signals From Space/ 07.- Why Does God Let That Happen/ 08.- Water Water Please Come Back/ 09.- Timing Is Everything/ 10.- Plan B/ 11.- One Big Company/ 12.- I'm Just The Lookout/ 13.- Tarzan Houdini

*post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan