Flipping Colors - Selfish Shellfish Selfie (2015)

No hay comentarios :

...del power pop luminoso con sabor clásico, pasando por el punk-rock neoyorquino de los 70, al rock (guitarrero) independiente de los 90...

La escena underground valenciana quizás no es muy visible para los amantes del buen rock, supongo que no será la única, pero lo cierto es que está en constante ebullición, veteranos y jóvenes, nuevas bandas y algunas más conocidas. Nadie puede decir que no hay propuestas tan diversas como gustos existen. Me gusta remangarme los pantalones y salir de la zona de confort que justamente suele estar más lejos en el tiempo y/o geográficamente, y escuchar propuestas que poco tienen que envidiar a algunos foráneos que transitan coordenadas similares, por aquí ya han pasado algunos de mis preferidos, no, no puede decirse que el rock está en horas bajas cerca de casa, al contrario, está de enhorabuena y está alcanzando unas cotas de calidad considerables.

Hoy añado a la lista a los Flipping Colors, que si es a efectos oficiales es una banda nueva, en la práctica está formada por viejos conocidos de los antros de la capital levantina, Nick Trampolino Perry (Zener, Ape & Perry & Bonette, Jackson Milícia, Cuello, Tucán) con Pablo Ortuño (Jackson Milicia, Amatria, Mr. Perfumme), Popo López (Sangre de Mono, Fresno) y Miguel Scarabaggio (Sangre de Mono, The Mad). Todos han estado en otras propuestas más que interesantes, aunque de todas ellas quizás con esta formación y con este disco me han conseguido atrapar de buena manera.

Su primer EP "Dead" ya me dejó alerta, sobre todo por esa canción titulada "Only in my dreams" que me parece un temazo como la copa de un pino. Ahora con este selfie de mariscos egoistas alias Selfish Shellfish Selfie además de la confirmación de su especial gracia grupal, nos vamos a encontrar principalmente dos elementos primordiales, guitarras y melodías, todo con un envoltorio que va del power pop luminoso con sabor clásico, pasando por el punk-rock neoyorquino de los 70, al rock (guitarrero) independiente de los 90, una combinación que parece rebuscada así escrita, pero que escuchada fluye natural.

Este repertorio es adictivo como pocos desde su primer pildorazo que es "Katana", single con video-clip, bajo machacón y muy presente con muy buenas líneas de guitarra que incluso os recordarán a The Only Ones, también power pop de la vieja escuela en "Queen" y "Yourself" que esbozarán seguro una sonrisa en tu rostro con esas guitarras que cabalgan por el soleado horizonte entre los Byrds y los Long Ryders respectivamente, "Pink and Gay" acompañados por aromas a psicodelia, rascado que huele a playa y guitarras que cogen fuerza y densidad, hasta que "Whore" y "Highdrive" los muestran totalmente en su salsa punk-rock, entonces bajan el volumen de las guitarras con la fantástica "A Great Job" una joya digna del rock destartalado de Johnny Thunders, y así continúan adentrándose en el punk-rock esta vez de corte londinense via los primeros Clash en "Sunny Sun", también se permiten la licencia de hacer una versión de los lo-fi valencianos Obleans (otro grupo a escuchar) en "Wheelchair", y rematan este estimulante disco invocando a todos los dioses caídos del underground desde el garage de los 60 hasta el infinito con más de diez minutos de ruidosa intensidad en la grandiosa "We Fall Down", y afirmaría que en estas coordenadas de rock guitarrero sin prejuicios créanme que es una de las grandes canciones del año, así de claro, escúchenla si se atreven de principio a fin (aquí: http://goo.gl/mlULbn).

Estamos de enhorabuena con Flipping Colors, una aleación compuesta de elementos de diversas formaciones pero que suenan como un tiro juntos y asegura buenos ratos de enjundia macarra y guitarrera. Espero que superen su condición local y underground, al menos en cuanto a la repercusión en el mundillo del rock se refiere, pues este "Selfish Shellfish Selfie" es un muy buen disco que asegura momentos de disfrute sonoro.

Por Chals Roig
Escrito originalmente en valenciano para NO SÉ VIURE SENSE ROCK

Flipping Colors - Selfish Shellfish Selfie (2015) 7,5 / 10

1.-Katana / 2.-Queen / 3.-Yourself / 4.-Pink and Gay / 5.-Whore / 6.-Highdrive / 7.-A Great Job / 8.-Sunny Sun / 9.-Wheelchair / 10.-We Fall Down

Os dejo con "Only in my dreams" de su primer EP "Dead" y que me parece un temazo.

The I Don't Cares: Juliana Hatfield y Paul Westerberg, nuevo disco

No hay comentarios :

Juliana Hatfield y Paul Westerberg ya habían colaborado en la canción "1/2 2 P" editada el pasado Halloween bajo el nombre The I Don't Cares, un nuevo proyecto muy prometedor y que recientemente ha adelantado otro tema titulado "King Of America". Ahora desvelamos su portada y el tracklist del disco Wild Stab que verá la luz el año que viene, el 22 de enero para ser exactos. Atentos a sus pantallas.

Tracks
Back (3:52)
Wear Me Out Loud (2:41)
Born for Me (4:08)
1/2 2 P (2:44)
Sorry for Tomorrow Night (2:41)
Dance to the Fight (2:16)
Kissing Break (3:18)
Just a Phase (3:25)
Outta My System (3:40)
Need the Guys (2:27)
Love Out Loud (2:14)
King of America (3:29)
Little People (1:42)
Whole Lotta Nothin’ (3:51)
Done Done Done (2:18)
Hands Together (6:51)

+info: http://www.paulwesterberg.com/ 
+info: http://www.julianahatfield.com/

Dick Diver - Melbourne, Florida (2015)

5 comentarios :
DICK DIVER - Melbourne, Florida (2015)
...capaz de evocar en primer lugar a bastiones australianos como Go-Betweens, Dom Mariani, The Church o The Clean, pero también a los Feelies, Tom Verlaine, Yo La Tengo, o los Modern Lovers....
Que una banda de pop-rock se haga llamar DICK DIVER debería ser motivo suficiente para que se le prestase un mínimo de atención. Y es que no todos los días hallamos un grupo musical con el nombre del protagonista de “Suave es la noche”, la mítica y recomendable novela de Francis Scott Fitzgerald que data de 1934 y que con multitud de detalles autobiográficos cuenta la historia de los días de vino y rosas de un joven y prometedor psiquiatra junto a su paciente, frágil y esquizofrénica esposa. 

Pero claro, el nombre no lo es todo. Conocí a esta banda australiana en el 2013 gracias a my Lord del Cierzo, con la publicación de su “Calendar days”, un disco que contenía algunas canciones de esas que son una requetechulada aunque cierto es que no acabé de conectar del todo a nivel de álbum. En esta ocasión fue escuchar el tema de adelantoTearing the posters down como superpildorazo del Río Rojo y las alarmas se dispararon con un adjunto presentimiento, aquí había química, aquí iba a haber tela marinera. 

DICK DIVER - Melbourne, Florida (2015)
Y efectivamente, la corazonada se cumplió. Ahora bien, más que tela marinera este delicioso y adictivo tercer trabajo de los de Melbourne es seda lisa y brillante, de raso para ser más exactos, pura orfebrería a la australiana. Y digo a la australiana porque si cerramos los ojos no suena a inglés ni americano aunque posea detalles que inevitablemente los aproxime a las dos principales cunas del pop y del rock. 

A Melbourne, Florida, de forma similar este año con el también exquisitoRange axiety de Twerps, se le puede calificar como un disco de jangle-pop, y afinando más como del Dunedin Sound neozelandés al ser heredero directo de esas melodías alternativas independientes que brillaron y se extendieron a partir de la década de los 80s y que en este caso es capaz de evocar en primer lugar a bastiones australianos como Go-Betweens, Dom Mariani, The Church o The Clean, pero también a los Feelies, Tom Verlaine, Yo La Tengo, o los Modern Lovers como referentes americanos, a efluvios de Fleetwood Mac o Belle and Sebastian como británicos o a propuestas canadienses más actuales como Jets Overhead con aquel excelentísimo disco del 2009 titulado “No nations”, quizás con el que más he hallado vínculos. 

Compacto, homogéneo, con unos encomiables arreglos y una esplendida producción, este artefacto crece y crece tanto a pleno sol como a media sombra. Perlas como Waste the alphabeto la susodicha Tearing the posters down no deberían pasar inadvertidas, así como tampoco las líneas de bajo de Alistair Montford o el acompañamiento en el saxofón de Gus Rigby que facilitan la amplitud de miras de Year in pictures

DICK DIVER - Melbourne, Florida (2015) 3
En cuanto al combinado vocal masculino y femenino (Alistair McKay, Rupert Edwards y Stephanie Hughes) en Leftovers es de fábula, al igual que en una onda más acústica la espectacular armonía de Boomer class. Mención muy especial también para la hipnótica Percentage points entre chasquidos de dedos. Qué temazo, leñe. 

Algo más extravagantes se podrían tildar un Beat me up (talk to a Counsellor)que parece una broma y acaba creciendo en plan new wave o ese dulce pasaje instrumental titulado Resist. También resultan muy peculiares Competitioncon un perfecto acompañamiento de pandereta y el órgano de Mikey Young o un Blue time bien escoltado por la trompeta de Oscar O’Bryan. Cierra entre viento y teclas de piano una acapela con la voz de Stephanie que deja de lado la batería y brilla, si cabe aún más, enView from a Shakey Ladder

DICK DIVER han progresado, fijo que emocionan a antiguos fans y puede resultar un gratísimo descubrimiento para nuevos admiradores con esta especie de tributo al lugar de nacimiento de Jim Morrison. Entiendo que es demasiado precipitado decirlo, que queda mucho por llover durante el año en curso pero Melbourne, Florida es sólido, consistente, tendrá hueco entre mis elegidos con posibilidad incluso de subir al pódium para recoger medalla gracias a esa telaraña que envuelve, abraza y no suelta.

   * Texto: Johnny JJ. Publicado originalmente en el siguiente enlace del ESPACIO WOODY/JAGGER.

Carolina Otero & The Someone Elses - Diastema Girls (2015)

4 comentarios :
PJ Harvey, Gary Louris, Power-Pop, Alternative-rock

Me ha sorprendido el disco Diastema Girls de Carolina Otero & The Someone Elses, me parece digno de mención en listas y rankins de lo mejor del año aún presente, canciones que me hacen disfrutar a base de actitud de guitarras crugientes, intensidad, melodías redondas y acompañadas por unas letras que sobrepasan fácilmente la media habitual de los artefactos musicales situados en estas latitudes del rock alternativo.

Para quien no les conozca, ya tenían muy buenas canciones en su haber, entre mis favoritas maravillas como "Alt country girls" y "My spolier" de su primer disco "Give Me Your Shoes" (2011), temazos se mire por donde se mire, "We are porcelain", "You don't speak my languaje" y "Mai" de su fantástico segundo "Benidorm" (2013), y donde PJ Harvey podría ser una buena madrina, con el rock alternativo y el efecto Riot Girl de los 90 como marco sonoro pero no como final. Ahora en Diastema Girls, Carolina Otero da un paso más y estiliza su envoltorio abriendo las puertas a una luminosidad powerpopera que gana terreno bajo los influjos soleados de California, con mención especial a la gran labor del grupo que le acompaña, The Someone Elses son Dani Gurrea (guitarra solista), José Montoro (batería) y Nick Simpson (bajo y coros).

Cabe remarcar un componente lírico trabajado, oficio que a Carolina Otero le viene de la poesía, su otra gran pasión con cuatro libros a su nombre, letras que tienen una gran capacidad para sintetizar en sus versos sensaciones y sentimientos que aunque con visos nostálgicos y evocadores, tiene momentos cargados con veneno que hará correr al más chulo de los cock-rockers. Aquí hay hits potenciales, desde la inicial y primer single "Diastema Girls" que define muy bien esta dualidad entre pop luminoso y densidad guitarrera, "Bob Dollar" es un temazo con intro de guitarra byrdiana y pop soleado que rompen con el rock-alternativo que tan bien dominan. "Toxic Bottle Boy" podría ser el cruce perfecto entre Juliana Hatfield y Pj Harvey, y atención a "Susan" una balada de guitarras que se entrecruzan con gracia con intervención de Gary Louries, "Gathering The Roses" es una auténtica delicia dulce y evocadora que convierten en una nube de tormentosa electricidad que la engrandece aún más.

Los rocks guitarreros de principio a fin y sin concesiones también se suceden, "Daphne Calling" y "Grunge Face, Sticky Soul" hacen crugir las guitarras, y de "Wishing Well" podría deciros que es adictiva y radiable como pocas, "Out Loud" es una magnífica declaración de intenciones con mensaje directo para un business por y para hombres, y la pretensión de no bajar el volumen de las guitarras, y aunque sea fácil encontrar mil y una influencias ancladas en los 90, hay que decir que "A New Sun" es una perla de rock luminoso que a Joey Ramone le hubiera gustado cantar. Un tracklist que más que cambiar la dirección musical de Carolina Otero añade más matices a su repertorio.

Diastema Girls es su mejor disco, el más compacto y un gran paso adelante, inestimable labor de Paco Loco que ha dado a la producción el empaque refinado que necesita pero sin hacerles perder la intensidad habitual de sus guitarras. Este tercer disco debería darles a conocer más allá del ámbito local y una escena llena de restricciones mediáticas, un disco que tiene la calidad suficiente para proyectarles como una de las mejores bandas actuales de rock alternativo en el panorama nacional. Demos paso a las chicas diastema, ellas sostienen el sol. Disco favorito.

Por Chals Roig

alternative-rock, power pop, indie, Paco Loco, Gary Louries
Carolina Otero & The Someone Elses - Diastema Girls (2015) 8/10

1.- Diastema Girls / 2.- Bob Dollar / 3.- Toxic Bottled Boy / 4.- Susan / 5.- Daphne Calling / 6. Grunge Face, Sticky Soul / 7.- Wishing Well / 8.- Greener Grass Dreamer / 9.- Gathering The Roses/ 10.- Out Loud / 11.- Sick & Bored / 12.- A New Sun




The Hanging Stars, sala Heliogàbal (BCN, 24 nov)

No hay comentarios :

La presencia de The Hanging Stars en la coqueta sala barcelonesa Heliogàbal del barrio de Gràcia era muy esperada y deseada por un servidor. El nuevo y prometedor grupo londinense formado a partir de la interesantísima pero extinguida banda The See See venía a enseñarnos en directo sus composiciones country-folk galácticas que beben directamente de lo Byrds, de la lisergia sesentera californiana y que los aproxima como bien ya se dijo en el Exilio a unos Beachwood Sparks volcados en la belleza y las harmonías vocales. La dificultad o el handicap si es que había alguno era la no presencia de un disco propiamente dicho que al parecer nos llegará a principios del 2016, sí de un single con dos canciones estupendísimas como Golden Vanity y Floodbound que lógicamente sonaron preciosas durante el concierto y un EP a la venta también in situ. La pequeña sala dotaba de calidez a la actuación: pequeña, coqueta, confortable.... , pero aunque no son un grupo conocido ni tan solo con un disco a la venta fue sorprendente la poca afluencia de público. No conté al personal pero no había ni treinta personas, increíble. Por un lado sabe mal por los músicos pero supongo que deben cobrar igual y hacen así la promoción aunque dudo que el asunto salga rentable, por otro lado me alegro de haber visto casi como bolo privado a esta banda que seguro, una vez escuchado su directo y salga su disco, el año que viene estarán en boca de muchos. Concierto más o menos de una hora donde lógicamente sonaron, y lo hicieron absolutamente geniales y plenas de belleza Golden Vanity y Floodbound. Sonaron canciones que formarán parte de su próximo disco, sonaron Cripple shining blues, Cure your ills y I'm no good without you, ésta sobretodo sonó espectacular con una harmónica desbocada. Antes del ya clásico "encore" se despidieron con "The house on the hill", un temazo como ya apuntaba su escucha enlatada pero que en directo se torna un auténtico espectáculo que nos teletransporta a otra década. Grandes estos The Hanging Stras, darán que hablar.

Os dejo con "The house on the hill" de otro día, en otra sala, en otra ciudad... sólo para poneros los dientes largos.

She's the Fest, las mujeres dominarán la Tierra

1 comentario :

Muchos aún no lo saben, pero las mujeres dominarán la Tierra, y nosotros que nos dejaremos si es con un cartel tan magnánimo como el que presenta She's The Fest integrado únicamente por artistas de género femenino, un movimiento maestro para mostrar el gran potencial artístico tanto musical como en otros campos de las mujeres que todo sea dicho la historia del rock nunca ha tratado como debiera.

Toca ser unos caballeros y lanzar nuestras chupas de cuero en este charco de fango que son los circuitos comerciales para que ellas pasen por encima, y toca hacer una reverencia a semejante cartel con artistas nacionales e internacionales de mucha calidad y sin restricciones de estilos.

Tendrá lugar el 27, 28 y 29 Noviembre en Las Naves-Espai d’Innovació i Creació (Valencia).


 

Dixie Town - Same Old Story (2015)

2 comentarios :

La brutal y espectacular portada de "O Furacán" despertó en mi un desasosiego fuera de lo normal, unas ganas inexplicables de escuchar aquel artefacto, una necesidad imperiosa como la que uno podría sentir al pasar sin beber ni una gota de agua durante dos días en el desierto y encontrarse de repente una cervecita rubia fresquísima delante de sus narices. Es decir, me iba la vida en ello. Demasiadas esperanzas puestas en el disco de la banda gallega Dixie Town? puede, pero esas esperanzas, esas expectativas se vieron totalmente justificadas al escuchar el disco, perdón, el discón de esta banda gallega de blues-rock, de guitarras, de alma, de fuerza, de sólo rocanrol pero nos gusta. Aquel disco tenía auténticas bombas de relojería, temazos de esos descomunales que te mantienen en modo trempera durante días y semanas, por ejemplo "The Pills","The place I call home”, “Hill county breakdown”, “Future blues”, “Doublecrossed”, “Troublemaker” y como no “A life, a lie”, mi favorita del lote. Como decía una bomba de nitroglicerina para nuestros oídos y una alegría para nuestros fofisanos cuerpos. Lo mostrado aquí sirvió para repasar la carrera de la banda “Hardnighters​, ​Bluesbelievers”(2007), “Overdrive”(2009) y “Fat & Superb”(2010) pero sin duda el acabose definitivo llegó el año pasado con el concierto "Burned Alive" que servía de repaso a toda su carrera y donde demostraban que son una grandísima banda de rocanrol, banda formada por Oscar Fontán, bajista; Lucas Ferrández a la batería y a la guitarra y con la voz cantante Pepe Ferrández quién nos regaló su presencia en la entrevista Face to Face de las Isla Nikochiana que me sirvió para conocerle mejor y quererle aún más. A todo esto en 2015 sueltan la noticia de un nuevo disco, se filtra la porta y uno alucina, portadón. Se filtra el título y se me pone dura (Same Old Story) y comienza a aparecer los singles de presentación y no llega el día de poner el disco en el reproductor de casa a toda mecha. Y ese día llegó, y ese día se me pusieron todos los pelos de punta. Los de Vigo abren su paleta de colores para este nuevo trabajo. Maduro lo llamarán algunos, otros como yo lo llamarán discazo del copón bendito. Sí es verdad que suenan a más cosas, que suenan mejor, mejor que nunca. La producción llega de manos de Hendrik Röever y el trío gallego se convierte en cuarteto, Isaac Campos a los teclados le da un punto menos blues-rock y más rocanrol clásico, más próximo a los Stones setenteros, además de en ocasiones deleitarnos con secciones de viento que le dan un gusto más clásico, en el buen sentido de la palabra, aunque no olviden su blues-rock, sus cortes a lo Hendrix, a lo Rory Gallagher, Muddy Waters o Albert King. Amén. Y ahora, sin prisa pero sin pausa me dispongo a destripar el que para mi es sin duda uno de los mejores trabajos del año.


Con escuchar los primeros segundos de "Up" ya me tienen ganado, con esas guitarras stonianas y ese deje al Jagger de los setenta, el delicioso hammond y un estribillo parta cantar a pechopalomo en grandes estadios con sus vientos a lo E Street Band. Temón del copón. En "Tasted it" nos dan a probar su ya clásica receta de blues-rock que nos sigue encantando porque es la misma historia de siempre pero nos gusta (y cada vez más), un sabor a mi querido irlandés Rory, con esa guitara que cabalga salvajemente como en aquella "Country Mile".. y es que hasta el título recuerda a Rory, Taste!!!. En "Maybe" (mi tema favorito del disco) es tal vez donde se ve con mayor claridad el avance de la banda, una canción que suena a clásico instantáneo, aquello a lo que muchas bandas de nuestros tiempos intentan llegar pero tan solo algunos como por ejemplo Israel Nash Gripka en aquel fantástico "Barn doors and concrete floors" han conseguido alcanzar. El piano juguetón de "Down the road" nos vuelve a llevar al rock stoniano, al del Exile, al del "It's only rock and roll", y la brutalidad de "Lord" nos deja de pasta de boniato (my Lord!), un tema de esos que en directo será la repanocha (my Lord!), sudor, alcohol y lo que se tercie.... My Lord!!! La intro con el hammond de "Useless Dog" es para quitarse el sombrero, algo VanMorrisoniana, sonando a clásico, sonando a como sonaba el señor Rod Stewart cuando se dejaba de mariconadas, uno de los temas del disco, os lo digo sin cruzar los dedos. Un poquito de blues del bueno en "Friends" y en "Lightnin' Hopkins" demostrando que no hay nadie como ellos que borden este estiloso estilo en el país de la bellota. Como canta Pepe "Long time running" es de traca, realmente en este disco demuestra más detalles, más colores que se dice, de lo que había mostrado hasta la fecha, sin duda la voz es lo mejor del tema con regusto al Boss, al mejor, al de antaño. Más blues, más del bueno en "Lost Peter's blues", canción de esas para escuchar en soledad con algún espirituoso de alta graduación, blues de los setenta, profundo, cojonudo. Otro de mis temas favoritos del disco, me encanta como estalla y vuelve a la calma, Hendrixiano a tope. "Mongo" es rock clásico, rock en toda regla, sureño y de barba como lo es también el pelotazo "No regrets", entre medias la maravillosa "Real funky woman" y para cerrar este grandísimo disco, de los mejores del año, nos deleitan con "This side of the street", cerrando a lo grande, como los grandes, a lo "zeppelin", con acústicas y bellos acordes, con dulzura, con magia... aunque en realidad tanto la voz de Pepe como los acordes me recuerdan al Jagger de Beggar Banquet, es decir, a maravilla pura, y sí, será la misma historia, la misma vieja historia que sin embargo nos sigue dando placer. 


Dixie Town – “Same Old Story” (2015)
9/10
01.- Up/ 02.- Taste It/ 03.- Maybe/ 04.- Down The Road/ 05.- My Lord/ 06.-Useless Dog/ 07.- Friends/ 08.- Lightnin' Hopkins/ 09.- Long Time Running/ 10.- Lost Peter's Blues/ 11.- Mongo/ 12.- Real Funky Woman/ 13.- No Regrets/ 14.- This Side Of The Street.




Por Nikochan


Cojones, nuevo disco de Santi Campos

1 comentario :

A partir del próximo día 26 de Noviembre estará disponible el proyecto crowdfunding del nuevo disco de Santi Campos, con dos... "Cojones" será el título del nuevo disco, en el han participado Nacho García, Julián Saldarriaga, Martí Perarnau, Ricky Faulkner e Iván González "Chapo". Tal y como nos explica el propio Santi Campos:
Hoy me voy de Madrid con un 90% del disco grabado, y con la sensación de que los treinta años que llevo haciendo música eran para esto, para terminar grabando estas canciones con la gente maravillosa que me ha acompañado. 

De momento disponemos de la canción "Flora y Fauno" en una versión aún no definitiva mezclada por Alex Vivero. Grabado en Estudios Subsonic por Iván González "Chapo" y Antonio Pérez. Recordad, si queréis ser mecenas de este proyecto pinchad en el siguiente enlace a partir del 26/11/2015: vkm.is/cojones

*Foto superior: Julián Saldarriaga

Gurf Morlix - Eatin' At Me (2015)

4 comentarios :

...un maestro dando su barniz orgánico a todo lo que toca, tejiendo ambientes que huyen de la complejidad, elegante y fácil de digerir, con el contrapunto de unas letras que abren en canal sus sentimientos y reflexiones vitales, todo a su cargo, casi en soledad, como suelen venir este tipo de canciones...

Para hablar de Gurf Morlix no podría hacerlo en términos de mejores discos o poms, más que nada porque desluciría un recorrido de fondo y no es mi intención. Es un unsung hero con un cancionero a sus espaldas importante, presente desde los 70 junto al malogrado Blaze Foley, y que se extiende por los 80 sirviendo a las grandes causas siempre con los mejores, o mejor, los mejores siempre han visto en él la garantía del trabajo bien hecho, puede que justo o no, es mayormente reconocido por los proyectos donde participa que por sus propios discos, pues no ha dejado su huella en cualquier parte, además seguirle el rastro a través de sus colaboraciones es una buena manera de descubrir grandes discos. En mi caso descubrí su música gracias a una de esas causas de nombre Lucinda Williams, a parte dejo el tema de como acabó el asunto por no venir a cuento. Eso sí, habrá que reconocerle tarde o temprano que desde que empezó el nuevo milenio ha ido desarrollando una carrera más que sólida a su nombre con nueve discos exquisitos y donde no me quedaré sin recomedar al menos un par de ellos, Diamond to Dust y Last Exit To Happyland que podría situarlos como favoritos.

Pero hoy lo he exiliado por su último disco Eatin' At Me, puede que destinado a pasar como muchos otros sin pena ni gloria, por lo que comentaba antes, ¿quien sabe?.  Yo por mi parte, sin clavar un bandera en el montículo anual de lo imprescindible, pues si hablamos de gustos a muchos se les pueden escapar ambrosías como ésta, al menos en mi caso, lo tendré en mi alcoba a altas horas de la noche, un disco que me ha atrapado, por desgracia, por el desaliento y por esa pérdida de esperanza que desprende, pero que a su vez acompaña, por ese mascar los sueños como humo que se desvanece ante verdades que golpean o que alivian, a base de una esencia concentrada en gotas de descontento, o puede que sea mi descontento el que fácilmente se vea reflejado, profundo, desarraigo, la soledad, o no sentirse parte de nada. Y en ese Fuck Off! impotente que me dan ganas de gritar muchas veces, al final me da por ensimismarme en canciones como estas que dan por hecho que pocas cosas tienen sentido, y las que lo tienen, poco peso suelen tener, que todo está en los detalles pequeños, todo, y aquí veo muchos que me tienden la mano y me lo hacen todo más transparente, más claro. 

De las canciones, "Dirty Old Buffalo" recuerdos de niñez felices pero que duelen por lo lejano, perfecta para inaugurar este recorrido entre el recuerdo y la mirada hacia un futuro incierto, en "50 years" es imposible no dejarse llevar por esa melancolía a veces melosa, a veces agria, incluso me reprimo para no dejar que el perro muerda como lo hace "The dog I am""Blue Smoke" es una tonada preciosa y ligera que no esconde su alineación con el universo de Blaze Foley aunque fuera solo en espíritu, amigo del alma a quien por cierto le dedicó un disco fenomenal, en momentos como la intensa "Last Call" deja ir la desesperanza con desdén y sin rodeos. Da un respiro "Dinah", desenfadado blues-roots donde demuestra su maestría en la producción, riffs concisos y órgano dando el detalle de color. La minimalista "Grab The Wheel" sobrecoge con su aferrarse a la vida como única opción pese a los twists of fate. Bueno, pinceladas. ¿Hablo de música? Pues hablemos. Lo podríamos llamar americana, adjetivo sobresaturado, aunque realmente cogerme a él lo que me da es pereza, sólo que aquí Morlix le da el sentido que busco, el de los grandes discos de Country actual de las últimas dos décadas, llámalo alternativo, y que igual puede recoger a grupos como Centromatic, que me recuerda un algo a Vic Chesnutt en su matar el orgullo para matar a la autocompasión por pura necesidad, como puede recordarnos a Blaze Foley, también encontraremos ese blues del que Steve Earle sabe, y el mismo siempre ha confesado admirar el sentido americano de la música de Dylan por la elegancia y por ese condensar todo en un mismo andar en el difuso terreno entre el rock y la música tradicional, arreglos cuidados como suele ser normal en Morlix, un maestro dando su barniz orgánico a todo lo que toca, tejiendo ambientes que huyen de la complejidad, elegante y fácil de digerir, con el contrapunto de unas letras que abren en canal sus sentimientos y reflexiones vitales, todo a su cargo, casi en soledad, como suelen venir este tipo de canciones.

Si es que hay discos que no están hechos para cualquier momento, este es uno de ellos, y si se trata de un disco que debiera recomendar para más gloria de mi credibilidad o de aquello tan en voga llamado ego, puede que ni lo intentara, pero si se trata de unas canciones que en ciertos momentos del día me salvan y que me hablan con sinceridad y sin grandes pretensiones como lo hacen las canciones de Williams, de Townes o de Foley, pues os diré que sí, que para mi son cosa seria y que de tener un disco en lo alto este año desde la fuente tradicional americana, este debería ser el elegido.  Sólo una recomendación, no os dejéis arrastrar del todo al fondo de la ciénaga, al final siempre puede verse un poquito de luz por esta rendija en forma de canciones.

Por Chals Roig

 Gurf Morlix - Eatin' At Me (2015) 8/10

1.-Dirty Old Buffalo / 2.-Grab The Wheel / 3.-Elephant's Graveyard / 4.-Orphan Tears / 5.-The Dog I Am / 6.-50 Years / 7.-Dinah / 8.-Last Call / 9.-Born In Lackawanna / 10.-Blue Smoke


Courtney Barnett y Father John Misty al Bilbao BBK Live

No hay comentarios :
Courtney Barnett y Father John Misty al Bilbao BBK Live

Confirmado por los organizadores del Bilbao BBK Live 2016. Se suman Courtney Barnett y Father John Misty a la presencia de los Pixies. El Festival se celebrará en Kobetamendi (Bilbao) durante los próximos 7, 8 y 9 de julio del 2016.
 Oferta Bono: 90€ + 6€ gastos Oferta Bono + Camping: 100€ + 6€ gastos Puntos de venta: www.bilbaobbklive.com y en la Red Kutxabank (web y cajeros multiservicio), web Kutxa y Caja Vital, Red Ticketmaster, 902 15 00 25, FNAC, Carrefour, oficinas HalcónViajes, y www.ticketea.com.

El gallo Germán Salto vuelve a cantar

1 comentario :

A partir de mañana día 20 de Noviembre estarán disponibles en diferentes plataformas digitales "Signs" y "Love (Keeps dying in you)", los dos nuevos temas de Germán Salto. El single saldrá en formato físico más tarde y se podrá adquirir en sus conciertos, además la portada, magnífica otra vez, vuelve a estar firmada por José Fragoso. Un lujo. Desde Industrias Bala nos cuentan esto:

"Signs" y "Love (Keeps Dying In You)" son nuevas sorpresas. Largas, bastante largas, como queriendo remarcar ese "no me importan las convenciones comerciales". Y complejas e hiptónicas. La primera, en un lugar entre el más atmosférico Dennis Wilson y el más rotundo Jonathan Wilson. La segunda, remitiendo al Neil Young de "Zuma". Referencias de ese nivel, pero cada vez más tamizadas por un artista que va a hacer historia. Las señales son inmejorables y deberíais conocerlo cuanto antes".

Comentan que en breve habrá fechas de la gira, para febrero y marzo. Os mantendremos informados.

Cautionary Tale, el regreso de Dylan LeBlanc

No hay comentarios :

Hace ya demasiado tiempo de sus anteriores entregas: "Paupers field" (10) y "Cast the same old shadow" (12) que aunque algo irregulares dejaban ver que este chico tiene algo, llamémosle magia, mojo o simplemente talento, pero algo tiene. El 15 de Enero del 2016 llegará el que será su tercer larga duración y tendrá por título "Cautionary tale" que contará con la presencia de Brittany Howard y los productores Ben Tanner y Paul White. Nada más sabemos sobre el disco, sólo que nos gustaría que el día 15 de Enero fuese mañana. Os dejamos con un adelanto:

Jason Isbell - Something more than free (2015)

1 comentario :

Siempre he pasado olímpicamente de él. Como se dice vulgarmente he pasado de él como de la mierda y no lo debería hacer pues haber formado parte durante más de un lustro de los Drive-by Truckers tiene suficiente poso para llamar mi atención y que finalmente me guste pero soy un cenutrio sin remedio, lo sé. Y como dice el refranero "nunca es tarde si la dicha es buena" pero a mí se me pasó el arroz, y no es que me quedase "socarrat" que a mi lo "socarrat" me gusta es que tuve que tirar la paella. Me lo dijeron por activa y por pasiva, en el Exilo nuestro maestro Joserra Rodrigo, en nuestra Tierra el señor Edu Chinaski y en el Norte mi querido Addison, me lo dijeron a mi y a todo el mundo, lo gritaron a pechopalomo el ya pasado 2013, lo de Jason Isbell y su "Southeastern" era un artefacto maravilloso, bonico del to. Y yo lo tuve durante días, semanas, meses... y no lo escuchaba... y no lo escuché. No me preguntéis la razón. Soy un cenutrio. 

Con los Truckers tiene más de una joya pero claro hay trampa pues son uno de esos grandes grupos en la sombra. Su presencia no se prodigó demasiado, creo que sólo estuvo seis años con un total de tres discos, pero "Decoration Day" (2003) es un discón, no hay duda. En el 2007 empieza una carrera en solitario a la que siempre le he sido esquivo siéndole fiel siempre a la banda madre ya sin él. Y qué queréis que os diga, tiene todos los ingredientes para que me guste, todos toditos: una voz preciosa muy del rollito Ryan Adams, un toque countryrock/americana que suele enamorarme cada año más, buenas letras, buenas melodías, buen gusto pero no.... no he caído en sus garras. A todo esto en 2015 aparece su nuevo disco "Something more than free" y tal vez por no haber escuchado el anterior que todo el mundo aplaudió me lanzo a por él en plena época de mi vida donde reinan los graneros y maizales, y de primera me parece un disco pulido, con acabados exquisitos, con una voz preciosa, todo en su sitio pero me aburre y lo abandono. Lo retomo a los pocos días y mi sensación sigue siendo la misma. Lo vuelvo a dejar. Lo retomo otra vez y me obligo a escucharlo pensando que tiene que ser la ostia, que deseo que lo sea pero no lo es, me defrauda, no conecto.


Sin duda hay buenas canciones, de haberlas haylas pero o no es el momento, o soy yo, o carecen de la magia y calidez suficientes para embrujarme. Yo quería pero no pudo ser, y con esta decepción me da la destrempera, me da que nunca me pondré a escuchar "Southeastern". Soy un cenutrio. Tampoco quiero decir que el disco es una mierda porque no lo es, es más que correcto pero en mi opinión le falta algo, esa magia, ese mojo... Como en la canción que abre el disco, ese country exquisito de "If it takes a lifetime", con sus violines y sus botas con espuela pero aunque está interpretado y acabado a la perfección le falla algo, no sé, demasiado perfecto, demasiado limpio. Luego "24 frames" es tan tan Ryan Adams que siendo un fan de aquel como soy me acaba cansando, otro tema para nada malo pero al que no le veo yo hechuras de sonar mucho en el hogar nikochiano.... Más Ryan Adams en "Flagship", muy bonica, no del to pero sí bonica... como todo el disco, dando un punto de calidad obvia. "How to forget" me gusta mucho, es agradable y otoñal pero otra vez le falta esa vuelta de rosca, esa chispa. Y joder, no os quiero dar el coñazo diciendo siempre lo mismo, tal vez del resto del disco me gustan el tema que da nombre al LP y por supuesto "Hudson Commodore" pero ya os digo que en general es un disco más que aceptable pero otro disco más de country/americana que ni chicha ni limoná. Una pena pues tenía muchas esperanzas en este artefacto... lo seguiré intentando Jason, espero que tu también.

Jason Isbell - "Something more than free" (2015)
6/10
01.- If It Takes a Lifetime/ 02.- 24 Frames/ 03.- Flagship/ 04.- How to Forget/ 05.- Children of Children/ 06.- The Life You Chose/ 07.- Something More Than Free/ 08.- Speed Trap Town/ 09.- Hudson Commodore/ 10.- Palmetto Rose/ 11 .- To a Band That I Loved





*Post aparecido originalmente en Nikochan Island por Nikochan

IMMEDIATE RECORDS

1 comentario :

Situarnos en el Londres de mediados de los sesenta es situarnos en el pistoletazo inicial de la época dorada de la música moderna. La "City" era un hervidero de alucinantes propuestas musicales, de nuevos sonidos, de nuevas y excitantes bandas. La escena londinense era como una buena escudella catalana, ya estaban los Beatles en el ambiente que aunque de Liverpool daban sabor al caldo pero igual de importantes que ellos eran ya los Stones, Kinks, Small Faces, Who, Yardbirds, Animals, etc, etc.. ya digo, eran tan necesarios unos como otros para que la receta llegara a ser tan exquisita. Los cuatro de Liverpool eran multiventas, los chicos de moda, los chicos buenos del vecindario, los que todos querrían como yernos y los que dominaban las listas, en respuesta a eso y de la mano del productor Andrew Loog Oldham aparecieron los Stones. Oldham creó su imagen y fue su manager y mentor desde 1963 a 1967, prácticamente la época de Brian Jones donde Oldham y Jones tuvieron sus más y sus menos pues el productor ninguneaba al bueno de Brian en favor de los Glimmer Twins. Al final ambos abandonaron a sus Satánicas Majestades, el príncipe rubio porque decidió bucear en su piscina puesto de drogas y alcohol para batir el record de inmersión, y el espabilado productor/cazatalentos por embarcarse en un proyecto personal con cierto riesgo, la creación de un sello discográfico que ahora catalogaríamos como indie a imagen y semajanza del creado por Mr. Spector en aquella época dejando a los Stones en manos de Allen Klein con el que no les fue nada mal visto lo visto.


IMMEDIATE RECORDS fue fundado oficialmente por Andrew Loog Oldham y Tony Calder en 1965 para definir lo que era el sonido de Londres, "The Sound of Swinging London", un mod-pop con alguna lisérgia blues-rockera donde encontrábamos bandas y artistas maravillosos como Nico, Les Fleur-de-Lys, Billy Nicholls, Chris Farlowe, The Mockingbirds, P.P. Arnold, The Poets, The McCoys, Amen Corner, The Nice, Humble Pie, Rod Stewart, Mike D’Abo, Twice As Much, John Mayall’s Bluesbreakers, The Aranbee Pop Symphony Orchestra, Golden Apples of the Sun, Masterminds, Barbara Lynn, The Australian Playboys, The Strangeloves, Fleetwood Mac, Nicky Scott, Tony Rivers and the Castaways, Duncan Browne, London Waits, and Mark Murphy...... pero sin duda su cabeza visible y banda de mayor éxito fue THE SMALL FACES. La banda formada por Steve Marriott, Ronnie Lane, Ian McLagan, y  Kenney Jones fueron sin duda la viva imagen del sello discográfico, ellos facturaron los mejores discos y también los que proporcionaron mayores beneficios, tres de sus discos están en el top ten del sello: Small Faces - Small Faces (1967), Small Faces - Ogden’s Nut Gone Flake y Small Faces - Autumn Stone, aunque existen otros que son simplemente maravillosos: Billy Nicholls - Would You Believe, Chris Farlowe - Out of Time, Duncan Browne - Give Me Take You, The Nice - The Nice, P.P. Arnold - The First Lady of Immediate, Amen Corner - If Paradise Was Half as Nice. La forma de trabajar del sello, de Oldham y Calder era caótica y desastrosa como se comenta en muchos artículos de la época, no supieron llevar todas las ideas a buen puerto ni tampoco asegurarse que los artistas fuesen fieles al sello. Cuando los Small Faces rompieron se camelaron a Marriott pero perdieron al resto, Humble Pie ganó mucho con ello y nosotros se lo agradecemos. 

El sello discográfico cerró oficialmente en 1970 pero desde 1968 estaba moribundo, la causa? pues Apple Records de los Beatles que ocupó el nicho musical que debería haber ocupado Immediate. El sello pasó a manos de Brian Epstein para una de sus innumerables empresas, NEMS (y es que los tentáculos de los de Liverpool eran realmente descomunales), para luego ser adquiridos por el mítico CASTLE y a su vez acabar en la major Universal. En 1995 Oldham resucita IMMEDIATE y de todo ello salen innumerables reediciones, compilaciones, box.-sets.... donde otra vez los Small Faces se llevan la mejor parte. Sus reediciones son exquisitas aunque para resumir del todo aquel sello, aquel sonido y aquella época, no hay mejor compilación posible que "The Darlings of Wapping Wharf Launderette" de los Small Faces, compilación que además queríamos recomendaros, una auténtica muestra de la genialidad de las caritas, desde sus primeros singles, pasando por sus temas imprescindibles, todo el "Odgen's" al completo y la evolución de Marriott hacia sonidos más Humblepieros. Excepcional es quedarse corto.

Para finalizar este especial del sello IMMEDIATE no puedo dejar de recordaros su tripleta de obras indispensables que todo amante de la música debería saberse al dedillo:

ODGEN'S NUT GONE FLAKE - SMALL FACES: la joya de la corona, ese disco que sobrepasa los límites conocidos de la genialidad y la belleza, un disco precursor de las grandes óperas-rock, un disco con la psicodélia del momento nacida después del Sargento Pimienta y su Club de los Corazones Solitarios, un disco increíble con la esencia mod, con lo que estaba por venir, con un Ronnie Lane en estado de gracia y un Marriott como bestia musical imparable. Joya absoluta que pudimos destripar hace tiempo en el Exilio y podéis volver a disfrutar pinchando aquí. Simplemente magistral.


OUT OF TIME - CHRIS FARLOWE: siempre en la sombra, siempre al borde del éxito, siempre en segunda o tercera fila..., a pesar de lo dicho Farlowe realizó una docena de singles bajo el sello Immediate escandalosos, la mayoría escritos por Jagger/Richards como el que le lanzó a la fama y a esta compilación, más Paint it Black, Ride on baby o I'm free; y otros de los mismísimos Small Faces, normalmente de Lane. No es un derroche de creatividad pero sus versiones o sus singles (alguno tiene propio) son una maravilla y representan la esencia del sello londinense.


WOULD YOU BELIEVE - BILLY NICHOLS: la portada hace que nuestra mente se vaya a "Pet Sounds" y el tema "Would you believe" nos teletransporta a la esencia Marriott pero el disco de Nichols tiene personalidad propia y mucha calidad. Sin volverme loco os diré que para mi es una pequeña obra maestra de la psicodélia de la época, maltratado y olvidado años y décadas más tarde sin saber exactamente porqué. Marriott aparece a la guitarra tanto en el tema que da nombre al título como en "Girl from NY". Disco de esos que vale la pena descubrir y venerar.

Ha muerto P.F.Sloan, compositor del himno pacifista 'Eve of destruction'

2 comentarios :
Ha muerto P.F.Sloan

El pasado domingo día 15 de noviembre fallecía por cancer de pancreas Phil Sloan, a la edad de 70 años, conocido principalmente por ser compositor de temas archipopulares como "Eve of destruction" o "Secret agent" para Barry McGuire y Johnny Rivers respectivamente, así como grabaciones de gente como Herman's Hermits, The Searchers, The Mamas and The Papas,...

D.E.P.

          * Suena hoy por el Exilio "Eve of destruction", himno pacifista donde los haya y muy apropiado además en estas fechas.

Los Pixies en el Bilbao BBK Live del 2016

No hay comentarios :
Pixies en el Bilbao BBK Live del 2016

Según se ha podido saber hoy por parte de la organización del festival BBK Live, en la undécima edición de este Festival en Kobetamendi durante los días 6, 7 y 8 de julio actuarán los Pixies. El histórico grupo de Boston encabezará un cartel que con ellos se convierte lógicamente en apetitoso.

* Suena por el Exilio un temazo como "Is the weird?" para ir abriendo boca.

Nueva gira de los Godfathers

1 comentario :

Se avecina nueva gira entre finales de noviembre y diciembre de los incombustibles The Godfathers. Vamos con fechas y lugares.

26/11 SAN SEBASTIAN – Dabadabada 
27/11 BURGOS – Estudio 27 
28/11 BILBAO
29/11 VIGO
30/11 VALLADOLID – Sala Porta Caeli
1/12 GIJON – Acapulco
2/12 SEVILLE – Sala Malandar
3/12 MURCIA – REM
4/12 ALICANTE– TNT
5/12 VALENCIA – 16 Toneladas
6/12 MADRID – Sala Arena

Suena en el exilio un trallazo como "She gives me love"

Courtney Barnett, nuevo disco en 2016

No hay comentarios :

A principios de este mes de noviembre nuestro insigne redactor Johnny JJ destripaba para el Exile uno de los discos del año, "Sometimes I sit and think, and sometimes I just sit" de Courtney Barnett, ahora en la revista Uncut la Barnett confiesa sus planes futuros que pasan por un nuevo disco en 2016, según cuenta ya está trabajando en las canciones que tendrán un toque country-folk. Así que si sois de los que disfrutáis con "Sometimes..." y estáis enamorados de Courtney pues tenéis motivos de sobra para sonreír y ser felices. Pronto más de la Barnett.

The House On The Hill, último adelanto del grupo The Hanging Stars / Gira 2015

No hay comentarios :

Si esta mañana presentábamos las dos primeras canciones de los ingleses The Hanging Stars, ahora hacemos lo propio con su siguiente adelento, con este western cósmico titulado The House On The Hill nos quedamos de momento a la espera de su disco, aunque en poco tiempo podremos disfrutarlos en directo en algunas fechas peninsulares. Vienen con fuerza y decididos:

November 23rd - Zaragoza, Spain - Las Armas
November 24th - Barcelona, Spain - Heliogobal
November 25th - Valencia, Spain - Loco Club
November 26th - Madrid, Spain - Siroco
November 27th - Hondarribia, Euskal Herria - Psilocybe
November 28th - Lierganes, Spain - Picos.



The Hanging Stars - Golden Vanity / Floofbound (2015)

1 comentario :
The Byrds, Beachwood Sparks, The See See

...a medio camino entre el Mississippi y el Mersey, entre el sol abrasador del desierto y los oscuros cielos de Londres.


Desde Londres llegan The Hanging Stars, banda de jóvenes promesas nacida de las cenizas del grupo The See See que se destaparon a principios de año con un single, dos canciones: Golden Vanity y Floodbound, que si bien no dirán nada nuevo a los resabidos del rock, son de momento suficiente argumento para todos aquellos que nos deleitamos con los influjos byrdianos de americana cósmica, de pellote, órganos, harmonías vaporosas y guitarras psicotrópicas, desde una perspectiva más actual como tan bien hacen Beachwood Sparks, y además con su innegable procedencia british filtrándose en su música.

Tal y como cuentan ellos de manera muy poética y entendible, están a medio camino entre el Mississippi y el Mersey, entre el sol abrasador del desierto y los oscuros cielos de Londres. Para más señas, tomaron prestada la letra de su primera canción de una balada de folk tradicional que encontraron en las páginas de una vieja antología de Alan Lomax y que adaptaron en una nueva melodía.

Pues de entrada no son muchos los que a mi entender destilan con tal gracia todo este influjo y amalgama de sabores pretéritos que nunca vienen mal recordar, atentos a su primer disco aún por llegar y con fecha prevista para febrero de 2016.

+info: http://www.thehangingstars.com/
bandcamp: https://goo.gl/P8P14N 






Por Chals Roig
Aparecido originalmente en ON THE ROPUTE: http://goo.gl/ssaF0B

Crónica concierto Barrence Whitfield - Loco Club (Valencia) - 11-11-15

No hay comentarios :
 
...que el Señor Barrencio es un pura sangre, un cañón encima del escenario...
La primera vez que vi a BARRENCE WHITFIELD fue hace cinco años y pico. Éramos cuatro gatos (más bien alrededor de dos docenas). En aquella gira estaba acompañado por la banda vasca de Petti & The Bloodyhotsak. Antes de aquella primera toma de contacto conocía algo de su trayectoria pero quedé estupefacto, prendado con su directo. 

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 1
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass

Lo sorprendente, o quizás no tanto, de este fenómeno rocanrolero y rhythm&blusero, es el crecimiento a nivel popular que ha tenido en el último lustro. Con cada actuación he advertido un aumento gradual de gente dispuesta a disfrutarlo, tanta que en esta última del Loco Club de Valencia (mi cuarto encuentro con la Bestia) se podría decir que, sin estar el recinto totalmente abarrotado, había un aforo muy considerable de espectadores (por cierto, se vieron rostros que no alcanzaban los treinta, un dato esperanzador a tener muy en cuenta).

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 3
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass

Todo ello me induce a divagar en unas causas. Por ejemplo, y para empezar con algo obvio, que el Señor Barrencio es un pura sangre, un cañón encima del escenario, y una nueva prueba más de ello fue la mencionada velada del pasado 11 de noviembre. Sobre la tarima este monstruo se crece, se transforma, no me vienen ahora a la cabeza muchos frontman actuales con tanto carisma ahí arriba. A ello se le ha de sumar obligatoriamente su enorme vozarrón, de la escuela de Little Richard, Otis Redding, Screamin Jay Hawkins, Bo Diddley, James Brown o de cualquier portento del blues o del soul, incluidos nombres como el León de Belfast o Gerry Roslie.

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15)
Imagen cortesía de El Joven

Pero no acaba ahí la cosa. Barrence Whitfield está acompañado de una banda enorme, The Savages. Esa podría decirse que es, en mi humilde opinión, la gran clave de su progresión en los últimos tiempos. Sus tres últimos discos, Savage kings del 2011, Dig thy savage soul del 2013 y el último del año en curso que ha presentado en esta gira, Under the savage sky, son tres claras demostraciones de poderío y, sobre todo, de una combinación explosiva. Peter Greenberg (histórico del punk garagero con DMZ o The Lyres) a la guitarra, Phil Lenker al bajo, Tom Quartulli al saxo y Andy Jodi a la batería extraen en estudio y en directo lo mejor de Barrence. Y éste, a su vez, arranca lo mejor de The Savages. Además juntos se están pateando muchísimos lugares no solo de la geografía española sino de la europea.

En El Loco estuvo presente el espíritu garagero de los Sonics, el cachondeo rocanrolero de los Fleshtones, la esencia de Chuck Berry y la actitud punk de MC5 o Stooges, entre otras muchas influencias destacables. Su gorro con el distintivo de Zulú, sus gafas de sol, sus bailes de San Vito, sus simulaciones de púgil, su ritmo, sus arritmias, sus bromas, sus caretos,... Y todo milimétricamente calculado, en su justa medida, sin excesos cutres ni notorios defectos, hasta incluso tener la deferencia de acordarse de Allen Toussaint, recientemente fallecido.

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 7
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass

Si no falla la memoria, entre tanto misil BGM-109 Tomahawk y entre tanto frenesí, sonaron todos los temas del arriba mencionado último disco, mientras que de los anteriores trabajos no faltaron delicias como “The corner man”, “Hangsman’s token”, “Black Jack”, “I’m sad about it”, “Bloody Mary”, “Bip bop bip”, “You told a lie”, “Willie Meenah”,…


Pues eso, lo de Barrence Whitfield & The Savages fue una barbaridad bárbara. Casi todos, excepto el Sr.Barrencio, acabamos extenuados y casi afónicos pero, por encima de todo, muy satisfechos y con el sistema neuronal plenamente regenerado para las próximas fechas. Ni el más soso le dio tiempo a aburrirse. Afortunados fuimos y a la Bestia nos encomendamos los suficientes privilegiados para que continúe protegiéndonos.

   * Texto: Johnny JJ. Publicada crónica también en el siguiente enlace del ESPACIO WOODY/JAGGER.

Crónica BARRENCE WHITFIELD en el Loco Club (11-11-15) 9
Imagen cortesía de Perrín Muchacho Bass

Van Morrison - Teatro Euskalduna, Bilbao (11/11/15)

2 comentarios :



CAMINAMOS POR LA AVENIDA, DE NUEVO.


A dos horas de comenzar el concierto mi amigo del alma me dió la sorpresa de invitarme. No sólo es que no estuviera uno dispuesto a pagar el precio excesivo de la entrada sino que tampoco podía hacerlo.

Mi corazón se aceleró porque para qué negarlo, hacía ya muchos años que no veía en acción, vivo y coleando al león de Belfast y algo me decía, ese vídeo de la BBC de su concierto en la Cypruss Avenue en su 70 cumpleaños, que estaba en buena forma vocal y con una entrega y oficio razonablemente hermosa para sus urgencias y racaneo habitual.

Me resulta curioso que hace un mes, a punto de entrar en el último concierto de Graham Parker con The Rumour, en una charla generosa, pintas en mano, con el amigo Danny "Champ" Wilson, hablando de nuestros héroes comentara que en ese preciso momento estuviera colgado de dos discos concretos: el Infidels de Dylan y el Poetic Champions Compose de Van Morrison. Decía que a veces no nos queremos dar cuenta que en esos perdidos años ochenta, estos grandes de la canción, hicieron auténticas maravillas que dejamos que pillen polvo en la balda.

La sola mención de la referencia de ese disco concreto de Van me empujó de golpe la nostalgia a los años del disfrute, cuando los compre -bueno Infidels me lo trajo mi hermano de París- con el ansía de entonces, sin ninguna o escasa información prevía, qué deliciosa sensación perdida.

Y recuerdo tardes entre apuntes de Derecho Mercantil o quizás de Derecho Internacional, escuchando sin parar el vinilo de Someone Like You y después quedar con mi darling companion, entonces en modo girlfriend y con Javi, el que me regaló ayer la entrada, para tomar unos zuritos y un paquete de patatas de pipas Facundo en los bancos de Dr Areilza esquina con Pozas.

Ayer esa beautiful vision me vino nada más explicarme de qué se trataba el mensaje en el móvil: "Joserra, llámame, es urgente pero algo bueno"

Danny en Kentish Town decía que eran los ochenta una década en que los gigantes estaban en un claro proceso de busqueda de algo diferente a lo que aferrarse y eso le parecía hermoso y la mar de interesante. Qué gran tipo!

Miras hacia atrás con la perspectiva que te dan los años y tiene toda la razón. Tras Common One (pincha para la reseña), último conato del León sin jaula, en la selva, lo que le siguió es más un Gato enlatado en una producción mucho más soft-rock y unas composiciones de melodías preciosas pero que sirven tanto para el hilo musical de un hotel refinado como para relacionarlas con historias propias vividas por cada uno de nosotros salvo excepciones claro.

Pero es el halo que desprenden de fuera de la actualidad de entonces y su pretendida retirada a los aposentos del rey son cuestiones que no implican que no contengan grandisimas canciones.

Además, todos esos discos de los ochenta y los noventa de Van Morrison componen más del 60% de sus setlists desde hace mucho tiempo. Hay que aceptarlo, se siente a gusto en esa parte de su carrera.

El caso es que me dispuse antes de entrar en concentrarme en tres cosas: agudeza visual y auditiva desde tan arriba, pedir que en la lotería que es un concierto del huraño señor me tocara canciones de esos discos cuyas portadas se juntaban con mis libros coñazo y mis cafes con leche y galletas y que el irlandés estuviera respetuoso con su propio arte que no es otro que ser Van Morrison, una de las voces más emocionantes de la historia del planeta tierra.

Tuve suerte o eso creo porque, visto lo visto, cada uno y según las circunstancias, tiene unas percepciones de los pases en directo muy diferentes.

A pesar de estar en la penútima fila del cielo del teatro de aspecto ochentón -mira por donde en eso era apropiado a la época que tratatamos de rememorar- el sonido subía claro como si escucharas Radio Luxemburgo bajito, debajo de la almohada  pero muy agradable porque su banda toca al servicio del brillo de su voz, son buenísimos y me recordó a la puesta en escena del último Nick Lowe, esa agradable forma de tocar lo americano de los británicos, pareciendo propia denominación de origen.

Varias cosas me gustaron muchisimo, por ejemplo, cómo se agarró Van al saxo y a la armónica durante todo el set (toco ambos instrumentos con mucho soul, total, impresionante porque suenan como canta) y destacaré canciones concretas, no todas sino las que tuvieron para mi pellizco aunque la nota fue la regularidad, la profesionalidad y el sentimiento. El problema, el de siempre, el repertorio, no a las sacudidas de antaño y paso de comentar el manido-pero cierto- tema precios abusivos y reloj digital- ahora tendrá un vibrador en el pantalón que le avise  y su no-bis porque eso está muy visto y se da por supuesto)

Higher Than The World, por ejemplo, me sorprendió porque Inarticulate Speech Of The Heart es un disco al que le tengo mucho cariño y es donde Van estaba cerca de lo que hacian Blue Nile con los teclados sintéticos, algo que es difícil de tragar salvo que te lo den tan tamizado como ellos, lleno de nostalgía de calles wet with rain. Preciosa interpretación, primer escalofrio de la noche, de su época cienciológica.

Days Like This, que la siguió estuvo magnífica, a pesar de siempre esperada y de representativa del público, que lo tiene y mucho, de greatest hits. Y es que aparte de histórica por el tema del proceso de paz en la Isla Verde es una staple del blue eyed soul como la copa de un pino.

El tributo al eterno creador del invento Mose Allison (casi las únicas palabras que pronunció, el nombre y apellido del genio americano) con If You Only New, nos habló de tiempos en el Soho londinense donde los enojados chavales iban al Marquee a empaparse de las lecciones de los maestros yoda. En fin, lagrimilla, lo hace tan bien, Van se confunde con Mose, lo aprendió todo con matricula de honor, lo que incluye hacerlo totalmente personal.

Aunque me lo tuvo que pispar mi amigo porque con la primeras frases y el arreglo no me cosqué, llegó tras un In The Midnight más normalito, la sorpresa (el día iba de cosas gratas inesperadas) de la gigantesca Wonderful Remark, una de las pocas oldies but goldies del set. Y uno se acordó de lo dificil que fue conseguirla en la B.S.O. del King of Comedy y de que Robbie Robertson la envolvió de un manto ochentero chochi pero encantador. Momento de mucha emoción. Ahí recordé el concierto de Dylan en Córdoba y que estos septuagenarios son de la Gods League, de como dice Calamaro, la edad de la no-jubilación forzosa porque son necesarios y hay que disfrutarlos cada vez que se acerquen.

Luego llegaron media docena de cortes previsibles y habituales en su setlist, ejecutados con amor pero con menos interés, Sometime We Cry , él la adora y no me parece para tanto, prefiero Enlightment que si que mantuvo mi atención y mi sonrisa pensando en lo que dijo Danny en Londres.

Sin embargo, destaco Precious Time por varias razones: por su ritmo antillano, calypso y ska y porque me recordó a Amy y a Sam Cooke, a los cantes de ida y vuelta USA-UK, a todo lo mejor a la vez y porque la banda y él la bordaron.
También recordé su I Shall Shing , fabuloso outake de Moondance que nunca entenderé como no metió dentro. Un highlight, estabamos viendo a Van Morrison, el de verdad, no el que parece que tiene ganas de cagar e irse a la mínima alteración de su humor. Y eso no hay dinero para pagarlo, ni gracias suficientes para agradecer que te hayan invitado a presenciarlo y sentirlo. A Van Morrison no te invita cualquiera.

El Baby Please Don´t Go enlazado con Parchman Farm, etc., otra vez Mose, no fue de este mundo y puede que fuera lo mejor de todo el concierto. Por muchas razones: las intensidades, los diferentes micros utilizados, no olvidemos que Them inventaron junto a otras bandas el sonido del Garaje y el rythm and blues de pub, el putoamismo y dominio de los catorce compases, la mística del Delta que se hace urbano en Chicago y neblinoso en Londres, en fin, IMPRESIONANTE. Ahí es donde más sentí verle en un sitio nada adecuado para algo tan sudoroso y letal. El León volvía a rugir y Big Joe Williams desde el cielo a sonreir, también Allen Toussaint cuando citaba eso de que su chica no fuera a ese antro de perdición de Niu Orlins.

In the Afternoon le encontró en otro de esos momentos místicos arrebatadores, en los que los juegos de luces dejaban ver sus golpes de mando con el brazo napoleónicos para bajar las intensidades a cotas de intimidad intimidantes, menudos fraseos, menudos besos en forma de:
The wind is howling baby outside the shack
Train whistle blowin' from across the track
Esa luz de la tarde, ese momento de felicidad estática del día a día que él domina como pocos.

Moondance estuvo bien, muy bien pero también siempre es esperada y eso le priva de que se le preste la atención debida como estándar que es y clásico del British Rythm & Blues Songbook. Una POM.

Tras un Whenever God shines is lights pelín verbenero para disfrute y palmas del público que solo regala y recibe discos en navidad y no va más que a conciertos caros y un Sometimes I Feel Like A Motherless Children (precisamente del Poetic Champions)  que para la recta final no pegaba demasiado, llegó lo que me tomé como un regalo personal -esperaba que, como en Madrid, tocara Ballerina y así hubiera sido la primera vez que le hubiera escuchado en directo una del milagro Astral Weels, if my memory serves me well.

Pero la cambió por un pelotazo de pasión como es And The Healing Has Begun y no sólo no me importó nada sino que ahí si que se me mojaron los ojos porque es una de las canciones oración más grandes que ha parido ser humano y algo que mi alma necesitaba como el hambre que comas.

Porque quiero volver a caminar por la avenida con estilo, y volver a sonreir y cantar las canciones de antes, como ésta, y que suene la música en mi alma como una campana y sentarnos bajo el árbol con dos guitarras  a tocar sin parar, horas y horas  horas y horas y horas y horas y escucha, escucha, escucha , escucha, te pondré ese disco de Muddy Waters y bailaremos rock and roll, en el callejón de Jerry Roll, cuando la curación haya comenzado.

Credo para uno, el efecto medicinal del inarticulado discurso del corazón.

Ya no importaba un Gloria para la galería con esos diez minutos finales de escaqueo y mutis con la banda transformando una canción sagrada en un intrumental de Camel porque yo ya me quedé bajo el árbol, con las guitarras, tocando sin parar celtic soul, y poniendo a mi darling companion ese disco de los ochenta de Van Morrison, ponte tu viejo vestido para la playa, vamos a tomar un zurito y unas pipas Facundo, que como un concierto de Van hay que"probar antes de dejar este Mundo", que Javi* nos contará sus chistes y nos reiremos, sin parar, horas y horas y horas, listen, listen listen.


Por Joserra


En fin: un concierto de Van Morrison sentido, enchufado y de la Bella Arruga que si bien no me hizo quitar del top el de la banda de Pee Wee Ellis y Georgie Fame de las fiestas de San Mateo de Oviedo 1995, tiene ya la medalla de plata.

Setlist-Van Morrison- Teatro Euskalduna 11/11/2015

Celtic swing
Close enough for jazz
Higher than the wold
Days like this
If you only knew
In the midnight
Wonderful remark
Sometimes we cry
Playhouse
Precious time
Enlightenment
Keep it simple
Baby please don't go/Parchmarn farm/ Cry baby
In the afternoon
Moondance
Think twice before you go
Whenever God shines is lights 
Sometimes I feel like motherless child
And the healing has begun
Gloria


*Esta reseña se la quiero dedicar a Javi porque como dice: la metimos en un coño bien grande cuando decidimos que Bob, Neil, Van, Bruce, Sam, Otis, Aretha, Elliott, etc...nos interesaban mucho más que Police, Genesis o U2.