Kelley Stoltz - Below the Branches (2006)


Sin previo aviso y arte de magia. Por sorpresa y con los calzoncillos por los tobillos. Con la cara sucia y el estómago vacío, así llegó a mis manos y a mi oídos uno de los mejores cantautores de los últimos años. Un excelente músico siempre en la sombra, siempre oculto para las grandes listas, para el circuito musical más convencional y accesible, pero sin duda alguna con una calidad fuera de toda duda razonable.  Kelley Stoltz es oriundo de Michigan, pasó por la gran Manzana pero acabó encontrando acomodo en San Francisco donde comenzó a labrarse una reputación musical bebiendo sin disimulo de los grandes del pop, de los orfebres de la melodía como Brian Wilson, Leonard Cohen, Ray Davies, Nick Drake i Lennon/McCartney, y fan absoluto de figuras como Jeff Buckey o los Echo and the Bunnymen como bien demuestra el particular homenaje que les dió en el más que interesante "Crocodials" del 2005, justo un año antes del disco que nos ocupa. El señor Stoltz ya había facturado dos discos interesantísimos: su debut en 199 "The past was faster" y el más que recomendable "Antieque Glow" del 2003 donde ya comienza a definirse su estilo.  Podemos decir sin miedo a equivocarnos que Stoltz dispone de una carrera increíble, con grandes trabajos y centenares de maravillosas melodías pop pero si de lo que se trata es de escoger uno de sus LPs sin duda me quedaría con "Below the Branches", disco que hoy nos ocupa en el Exilo, todo un clásico oculto, un clásico nikochiano indiscutible, un trabajo que quita el hipo, de trempera matinera, para quitarse el sombrero. La verdadera lástima es que este mago de la canción no haya dado con la tecla o la fórmula correcta para llegar al gran público pues lo tiene todo para ello y aún sigue siendo un desconocido para la mayoría de terrícolas siendo sus conciertos por estas tierras de jamón y bellota siempre una pequeña reunión de amigos. Después del disco que destriparé dentro de unos momentos sacó al mercado otro trabajo de esos insaltables, hablo claro de "Circular Sounds" del 2008  que está a la altura del disco de hoy, luego "To the dreamers" (2010) aunque tal vez tenía alguna composición sobresaliente (de las mejores que haya escrito nunca) estaba globalmente un peldaño por debajo. Con el doble "Double Exposure" de hace un par de años no consiguió convencerme pero en este 2015 promete darnos placer por triplicado como ya adelantamos en las news del Exilio, pero nos dé ese placer o no siempre nos quedará este maravilloso "Below the Branches", una gran obra siempre dispuesta a ser descubierta.


"Wave Goodbye" nos pone en órbita con su mágica intro, con su piano desbocado y la voz de Kelley rompiendo en mil pedazos nuestros corazones para elevarnos al cielo con esas preciosas notas acústicas de "Little Lords" y  rematarnos con el pop de etiqueta, con el pop perfecto originario de Brian Wilson en "Ever thought of coming back", increíble. Maravillosa "Words", una de las mejores de todo el paquete, una pequeña obra maestra dentro de una joya oculta. Un poco Bowie, un poco del maestro, un poco de camaleón sí que encontramos en la estupenda "Mystery", una canción que desde el primer minuto me embrujó sin compasión y que tenía un contrapunto perfecto en "Summer's easy feeling" donde comienza a acercarse al pop británico de los sesenta sin preocupación, vergüenza ni disimulo alguno, una especie de homenaje particular, y todo eso queda constatado con la muy "zombie" "Memory Collector", otra de esas canciones que hacen que compres un disco, que te hagas seguidor de un artista, una canción perfecta, como ya he dicho pop de etiqueta. Llegados a este punto encontramos dos temas que beben descaradamente del maestro Ray Davies, de los Kinks de cabaret, son "Birdies singing" y "The rabbit hugged the hound", esta última es una auténtica maravilla sónica. "The sun comes throught" muestra su faceta Lennon mientras que "Winter girl" hace lo mismo con su lado baladista. Antes de bajar la persiana y dar por concluido el artefacto sorprende con el magnífico piano de "Prank Calls", otro diamante de belleza colosal. Punto y final con "No word like the world", chapeau. "Below the Branches" es mágico, es celestial, es un gigantesco clásico oculto, un esencial clásico moderno nikochiano.

Kelley Stoltz - "Below the Branches" (2006)
9/10
01.- Wave goodbye/ 02.- Little Lords/ 03.- Ever thought of coming back/ 04.- Words/ 05.- Mystery/ 06.- Summer's easy feeling/ 07.- Memory Collector/ 08.- Birdies singing/ 09.- The rabbit hugged the hound/ 10.- The sun comes through/ 11.- Winter girl/ 12.- Pranck Calls/ 13.- No world like the world.





*post aparecido originalmente en NSVSR y traducido para la ocasión. Por Nikochan.

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

3 comentarios :

  1. Pues no tengo ni idea, me lo apunto, con esas influencias y lo que nos cuentas creo que va a merecer la pena buscarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Empieza por este disco Addison, es un disco cojonudo que no falla, joya oculta.

      Eliminar
  2. Este disco es una delicia, mi favorito de él y mira que son buenos todos. Tiene algo personal a pesar de ver claras sus magníficas influencias y hay algo tan kinky que es irresistible para nosotros. Cómo me alegro que lo hayas traido exiliado y tan bonitamente mi Rey.

    ResponderEliminar