Neil Young & Promise Of The Real - The Monsanto Years (2015)

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015)
...nos hallamos ante uno de los álbumes-denuncia más significativos y osados de la historia, donde ataca sin tapujos ni disimulos a la multinacional agroquímica Monsanto por el uso de OMG’s como fuente de alimentos genéticamente modificados... 

Lo ha vuelto a hacer. Sí, el maestro canadiense no ha faltado a su asidua cita musical anual con la que nos está acostumbrando en los últimos tiempos. 

Y lo ha hecho en el 2015 mostrando su vertiente más crítica, posicionándose con rotunda valentía. Si nos paramos a pensar en su trayectoria nada es extraño y nada sorprende a estas alturas pero, en este caso, hay que tener el escroto muy gordo o bien que con sus 69 tacos está de vuelta de todo para involucrarse en estos fregados y crear una obra tan combativa, con marcado carácter conceptual. Y ello merece destacarse muy por encima de ser mejor o peor disco. Porque con The Monsanto years nos hallamos ante uno de los álbumes-denuncia más significativos y osados de la historia, donde ataca sin tapujos ni disimulos a la multinacional agroquímica Monsanto por el uso de OMG’s como fuente de alimentos genéticamente modificados dentro de la fuerte controversia que acarrea respecto a su conveniencia, seguridad e impacto sobre el medio ambiente y sobre las personas. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 2
Más allá de todo ello nos podrán decir que estamos ante una obra menor, que pertenece a la segunda división de NEIL YOUNG, que el más grande es cada vez más excéntrico, que debería hacer tal cosa y dejarse de rollos, que el disco falla porque no entiende los nuevos métodos sobre la agricultura sostenible, que existe mucha desinformación, que cae en tópicos y rumores, que… Nos dirán, nos dirán y nos dirán porque algo hay que decir de un artista de esta envergadura. Bueno, y por supuesto también el sector entusiasta y acérrimo que dirá y elevará sus bondades hasta exageradas cotas insospechadas. 

Intentando ser objetivo en mi pasión subjetiva por el legado de Neil Young no es su mejor disco, eso está más claro que el agua pero ¿y qué? Tampoco sé si es de segunda o de tercera división porque aunque lo fuera de regional preferente (por poner un símil futbolístico) el nivel es excepcional en comparación a la mayoría de artistas del espectro musical internacional. Y, todo sea dicho, mal que le pudiera pesar a algún crítico, erudito o aficionado del rock, estamos ante un auténtico ejemplo de supervivencia, el mejor de los dinosaurios, el que más se muestra creativo, constante, inquieto, con calidad y regularidad desde el período cretácico de la era mesozoica rocanrolera. Sí, eso mismo lo dije el año pasado con el “Storytone”. Exacto, y me repito otra vez más como el ajo. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 3En su compromiso, en su lucha por el medio ambiente no faltan las referencias al motor de la vida, al amor. El mundo pende de un hilo, que el sol nos ilumine en un intento de mantener unida a la gente contra los codiciosos. Si la voz de Neil Young se muestra quebradiza en A new day for love es en Wolf moondonde se exhibe más frágil que nunca dentro de esas sonoridades acústicas que también lo identifican. Apuesto que cuervos, águilas, alces, peces e incluso campos de trigo agradecen esta defensa a ultranza de los prados, de los cielos, de los sembrados y de los mares. 

Mucha gente prefiere mirar a otro lado cuando en los telediarios salen niños que se mueren de hambre, cuando la gente lo pasa mal. Mucha gente prefiere escuchar canciones “chorras” sobre amor y, sin embargo, People want to hear about lovese erige como un auténtico himno de otro amor, el de la solidaridad y empatía por la gente más desfavorecida o por los hermosos peces que surcan la belleza muda de los secretos del mar. Eso también es amor. 

No se salvan de las críticas otras grandes empresas como la cadena de café Starbucks, como la petrolera Chevron o como la corporación de minoristas para grandes almacenes Wallmart. ¿Cómo, cuando vamos a recuperar nuestra libertad? Escoltado por Lukas y Mikah, los hijos de Willie Nelson, también antitrasgénicos declarados, Neil Young recibe con la banda Promise of the Real una auténtica inyección de sonidos que nos devuelven la esencia de los Crazy Horse. Ejemplo de ello es Big box”. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 4
“Con los políticos fascistas y los gigantes químicos caminando del brazo”. Ese verso deA rock star bucks a coffee shop es una auténtica bomba, toda una declaración de intenciones. Estamos ante una prueba de elaborada resistencia e indignación y, lo mejor de todo, es que la envuelve entre silbidos. Digo lo mejor porque a pesar de la gravedad del asunto esos sonidos agudos siempre relajan, siempre resultan una grata sensación de bienestar emocional tanto en el emisor como en el receptor. En este caso nos podríamos acordar también de animales tan bellos como muchas serpientes que realizan una especie de silbido cuando están irritadas o amenazadas. Que los agricultores tengan libertad para cultivar lo que deseen y que las madres puedan saber lo que alimentan a sus hijos. El Workin’ man toma posiciones contra los que se han adueñado de las semillas. Nadie es dueño de la semilla sagrada (Monsanto years), las leyes de los hombres no pueden cambiar eso, el estribillo de Rules of change es una delicatessen, puro góspel. 

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015) 5
Dijo el que fuera primer ministro socialista chino Zhou Enlai que "incurrir en el pecado del silencio cuando se debiera protestar, hace cómplices y cobardes a los hombres". También dijo el escritor y filósofo peruano Manuel González Prada que "la protesta en masa o colectiva no puede venir sin haber sido iniciada por una serie de protestas individuales: muchísimos seguirán el ejemplo, cuando algunos empiecen a darle". La sangre corre por las venas de la Tierra y no queremos que se desangre. Así, con I don’t knowtenía que acabar este reivindicativo disco donde Neil Young ha plasmado su protesta, su gran cruzada. Y sí, aunque el maestro canadiense sea el más grande esto es una auténtica lucha de David contra Goliat pero, lo mejor, insisto, es que ha puesto en el candelero algo que pasaba desapercibido para mucha gente. 

Incombustible, prolífico, genio, comprometido, activista. Ninguna ley mordaza podrá borrar su legado. Se llama Neil Young y es el más grande de la historia del rock (opinión subjetiva sin ánimo de ser compartida). Larga vida. Amén.
   
     * Texto: Johnny JJ 
     * Publicado originalmente en el siguiente enlace del ESPACIO WOODY/JAGGER.

NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015)NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL - The Monsanto Years (2015)

1. A New Day For Love / 2, Wolf Moon / 3. People Want To Hear About Love / 4. Big Box / 5. A Rock Star Bucks A Coffee Shop / 6. Workin’ Man / 7. Rules Of Change / 8. Monsanto Years / 9. If I Don’t Know
Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

10 comentarios :

  1. No lo he escuchado con la atencion debida aun. Soy de los que piensan que tanto devaneo esta haciendo perder calidad a sus propuestas de los ultimos años. Este ritmo creativo en los 70-80 o 90 seria impensable. Hoy no para de producir, de sacar discos. Rapidos, alejados de la perfeccion. Miedo a la edad?. No lo creo. Creo que entiende mejor el negocio actual y sus reglas que cualquiera de los jovenes de los que tanto le gusta rodearse. Sin embargo, tienes razon en eso de "auténtico ejemplo de supervivencia, el mejor de los dinosaurios, el que más se muestra creativo, constante, inquieto, con calidad y regularidad desde el período cretácico de la era mesozoica rocanrolera". Esa inquietud tiene premio. NADIE de su generacion muestra eso. Neil no es el tipo para una gira nostalgica tocando tal o cual disco o el que va a celebrar sus 50 años en la musica con no se que recopilatorio ... NEIL ESTA VIVO y si, aunque tropiece a veces, siempre hay gemas escondidas en lo que produce. Al fin y al cabo, por eso es el mejor de todos. Abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no veo devaneo, ni superficialidad, ni pérdida exagerada de calidad, tan solo que no puede alcanzar el nivel de algunas obras maestras de antaño, pero es que eso es prácticamente imposible a estas alturas. La única de Neil Young que me ha decepcionado (y mucho) de los últimos tiempos es “A letter home”, las demás (“Le noise”, “Americana”, Psychedelic pill”, “Storytone” y este “Monsanto years”) son auténticas muestras de valentía evolutiva, me parece que están a un gran nivel. Leo y oigo parabienes de un sinfín de artistas históricos (Paul Weller, David Bowie,...) que a mi gusto y juicio se les consiente mucho porque dosifican y, sin embargo, no le llegan ni a las caderas en regularidad. Considero que estamos ante el gran genio de la historia del rock, por trayectoria, por legado y por espíritu indomable, y como bien dices está vivo. Creo que cualquiera de los últimos discos envejecerán bien y se les valorará mucho mejor con el transcurso del tiempo. Es el mejor. Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Le tengo bastantes ganas a este disco. Me gusta, hasta ilusiona qué narices, ese consenso mayormente positivo que se viene cercando sobre él. Y olé sus huevos por la materia abarcada pero lo mejor, a priori y egoistamente, ese parecer, claramente además, que continente no opaca contenidos y ello, independientemente de edades, es notición teniendo en cuenta el mito que aquí nos ocupa. Abrazo Cosmic Master !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Don Guzz. Pero no crea que hay consenso, ni de continente ni de contenido. Ya le enviaré algún enlace para que Vd. pueda verificar el estado de la situación e incluso creer que se halla en un sorprendente viaje lisérgico. Abrazo.

      Eliminar
  3. Desde luego el tema que trata nuestro Neil Young da bastante juego para que cualquier oportunista haga su agosto polemizando a su costa, y dejando de lado su valor artístico y musical, aunque más grave me parece los casos en los que se pretnede ser rebelde posicionándose en contra de la rebeldía, algo tan contradictorio como que un obrero vote a la derecha, pero ya se sabe que de entendidos y charlatanes está lleno este país. Respecto a esta reseña, decirte que me parece grandiosa, primero por la medida de tus palabras y por que pones el acento donde toca en cuanto a entusiasmo se refiere. Una muy buena lectura si no la mejor de cuantas he leido de este disco. Enhorabuena my mestre friend.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido. Me llena de orgullo que pienses eso de la reseña y me encanta eso que dices de "ya se sabe que de entendidos y charlatanes está lleno este país". Mucha gente pierde el tiempo polemizando por no posicionarse con los que de verdad luchan por las cosas buenas e importantes y luego van de adalides de no se sabe bien qué. Abraçada.

      Eliminar
  4. Dear Johnny, me encanta tu pasión por Shakey y esa visceralidad que siempre tienes con respecto a que es el más grande. Este disco todavía no lo he escuchado como Neil-God manda, me da que es un disco variado y algo precipitado en la edición. No se puede lanzar un disco al año y ser todos buenos.Pero cuando lo escuche te diré. Me ha encantado leerte. Eres como servidor con Dylan, nos puede el amor por los más grandes. A mi me parece que Tempest es mejor que cualquier disco de Neil desde hace mucho. Pero es una opinión. Ya sabes que en amores, para mi primero Dylan y después Neil.Un abrazo, ganas ya de verte pronto por el norte hermano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad, Master Joserra. Aunque no pegue mucho aquí ya os digo que vos con Dylan y Maese Johnny con Neil resultan algo categóricos en su pasión y al resaltar a uno y otro siempre como "el mejor"... Les falta objetividad... Ni qué fueran Lou Reed !

      Eliminar
    2. Tempest es muy bueno, tete, de lo mejorcito que escuché a Dylan en años, me encantó, pero yo creo que Neil es bastante más regular y considero que tiene mayor cantidad de grandes obras que Bob. Ojo, a mí Dylan me encanta, ya lo sabes,es otro monstruo. Y tengo claro que Neil nunca habría sido tan grande si no llega a existir Bob. Brindaremos pronto por Dylan y por Neil. Gran abrazo.

      Eliminar
    3. Lo llevamos un poco en plan ultras, jajaja.Pero no pasa nada, eso tiene su gracia!

      Eliminar