Jesse Sykes & The Sweet Hereafter - Oh, My Girl (2004)


...la voz rasgada y dulce de Sykes, que no sería nada sin los cojines sonoros de la agrupación The Sweet Hereafter, o mejor dicho, de su partenere Phil Wandscher, que para más señas fue fundador, guitarra principal y segunda voz de los Whiskytown de Ryan Adams.


Este nuevo milenio comenzó con un puñado de jóvenes músicos con ideas frescas y buenas influencias, también varios medios predicando que iban a salvarnos el ruancanrol, lo que no sabían es que la salvación nunca ha estado a su alcance. A mí si acaso, los últimos tiempos me han traido mujeres, muy buenas, mujeres que me encantan, que me vuelven loco y me llevan de calle. Mujeres que han entregado algunos de los mejores discos de los últimos años. Y vale, confieso que cuando se juntan mujeres y folk-rock, pues mi cuerpo no responde a ningún tipo de razonamiento empírico. La lista es grande. Jolie Holland, Eilen Jewell, Chan Marshall, Lisa Germano, Neko Case, Laura Cantrell ... y ah (suspiro) Jesse Sykes.

El mágico encuentro sucedió en un recopilatorio de Fargo Records, donde por cierto surgió la etiqueta country-noir, allí estaba "You're Eyes Told". La química fue instantánea. Entonces el sello francés fue líder promocionando artistas yanquis de raíces que por allí no levantaban demasiado alboroto, y en cambio aquí eran recibidos con los brazos abiertos, eso cuando la escena del alt.country aún no estaba totalmente sobresaturada. Yo sólo os diré que el tiempo ha pasado y para mí Jesse Sykes no ha perdido interés, al contrario, os diré que la amo y lo hago con el riesgo de dormir esta noche en el sofá, amo su voz y sus canciones pero amo sobre todo dos discos que para mí son esenciales, uno de ellos es "Oh, My Girl", el disco que hoy os quiero recomendar con total, descubierta y subjetiva devoción, el otro sería "Like love lust and the open halls of the soul", también muy notable, aunque su extensión puede llegar a ocultar algunas de sus grandes joyas, otro día me lo traeré por aquí. Comentar además que las ediciones en vinilo son preciosas.


"Oh, My Girl" presenta al dúo entrelazando sus partes a la perfección, la voz rasgada y dulce de Sykes, que no sería nada sin los cojines sonoros de la agrupación The Sweet Hereafter, o mejor dicho, de su partenere Phil Wandscher, que para más señas fue fundador, guitarra principal y segunda voz de los Whiskytown de Ryan Adams. Todo con un envoltorio de pedales, armonios, viola, acústicas ... Hay química y se nota como se enroscan ambos como un solo duelo, Wandscher es un gran músico, con sus arreglos sabe transmitir el feeling de cada canción, líneas simples pero intensas, mojadas y rematadas de trémolo, una combinación que a veces parece la banda sonora de una película de David Lynch, otras una versión femenina de Roy Orbison, incluso las canciones que Tarantino seguro que utilizaría para alguna de sus escenas escatológicas a cámara lenta. Vintage pero no kitsch, única y visceral, como una evolución de las cantautoras que a finales de los sesenta y principios de los setenta huyeron de los focos de la contracultura pero que al mismo tiempo chuparon de su miel country-rock.

Aquí hay canciones que erizan la piel (de gusto), desde la primera "Oh, My Girl" que se abre paso con gracia y te engancha a su rollo sin que puedas hacer nada, te gana con su melodía melancólica en "You Are Not Gotten Here", tienes que entender que no hay prisa y sólo queda disfrutar de cada verso cantado suavemente y con afección, Phil Wandscher está grandioso en "Troubled Soul" dibujando una de sus mejores intervenciones en una de las mejores canciones del disco. "The Dreaming Dead" sube el tempo pero sin que entre demasiado la luz, con ese ritmo latino que en los tiempos del sonido Brill Building tanto gustaba. "Your Eyes Told" es de una gran belleza sonora, una de las canciones que pongo sin pensar en mi top personal, un folk de calado profundo y arreglos jazz, una canción que no debería pasar desapercibida en un supuesto ranking de alt-country, preciosidad absoluta. Una primera cara imbatible y difícil de superar.


La segunda cara ya sin el factor sorpresa abre con "Tell The Boys" que nos lleva con suaves cadencias, "Birds Over the Water" es la canción más extensa del disco, acompañada de piano y viola con una intro que Hinson soñaría haber grabado. Sólo queda rendirse a su encanto en la recta final, cuerdas y pedal steel y "Winter Hunter", balada para lucimiento del fraseo de Sykes, melodía escuchada antes pero nunca con esta elegancia. El banjo abre para "House By The Lake", alt-country que nada tiene que envidiar a los grandes de las últimas dos décadas, y "Grow A New Heart" deja la escena con final abierto, arreglos casi jazz, batería de escobillas, bajo con cuerpo, violín, pedal, coros que dicen adiós y la guitarra diciendo la suya.

Además de gustarme, digamos, de una manera física por su atractivo Emmylou Harris-años70-Westcoast que me pone hasta decir basta, adoro su voz tan raspada como dulce, como una especie de cruce entre Marianne Faithfull y Karen Dalton, con este revolcarse por el barro de la desolación sin intentar siquiera evitar el dolor, lo hace suyo y utiliza en beneficio propio para limpiarse por dentro. No se trata de autocompasión, se trata más del atractivo de la oscuridad y de la soledad, de una toma de conciencia sobre la mortalidad en su sentido más contemplativo, romántico, muy intenso y poético, y donde el adjetivo gótico supera con creces cualquier propuesta de marca blanca que nos vendan con sonoridades más guitarreras.

Canciones que pasean por el country-rock de los 70 con toques leves de psicodelia, sin estridencias ni ostentación alguna, conducido por un down-tempo de imágenes sugerentes a media luz, con la nocturnidad justa que da su particular personalidad.

El siguiente disco "Like love lust..." es también muy recomendable, además de que obtuvo más atención, de acuerdo, un muy buen disco y doble, pero para mí todavía es "Oh, My Girl" el cenit de su carrera y el disco a recomendar con los ojos cerrados. Canela fina.

Por Chals Roig
Escrito para NO SÉ VIURE SENSE ROCK 

Jesse Sykes & The Sweet Hereafter - Oh, My Girl (2004) 9/10
1. Oh, My Girl / 2. You Are Not Gotten Here / 3. Troubled Soul / 4. The Dreaming Dead / 5. Your Eyes Told / 6. Tell The Boys / 7. Birds Over Water / 8. Winter Hunter / 9. House By The Lake / 10. Grow A New Heart

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

5 comentarios :

  1. Tengo que prestar mas atenciona a esta artista, la he escudado de forma superficial y desde luego merece mas, este disco lo aparto como especial.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este disco es una esquisitez amigo Addi, te lo recomiendo encarecidamente. Para escuchar y quedarse transpuesto a altas horas de la noche. Saludos y abrazos

      Eliminar
  2. Después de lo leído me estoy flagelando por no conocer este disco... me doy cuatrocientos golpes más y pongo a ello. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso disco ... desconocia la conexion con Whiskeytown ...

    ResponderEliminar