Neil Young - Harvest (1972)


Tengo este vinilo edición gatefold del 72 prácticamente inaudible, rayado del uso, ya toca reposición. Lo escuchaba al atardecer en un acto casi funerario, como despidiéndome de esta copia que me acompaña tantos años, mientras los últimos rayos de sol de la tarde me ofrecían un reflejo místico sobre la portada, una tarde Zen & Harvest. Me preguntaba que podría deciros, nada catedralicio, sólo impresiones. Me sigue fascinando como el primer día, pero no voy a decir que es el mejor disco de Neil Young porque no es cierto, sería como decir que Born To Run es el mejor disco de Bruce, o que Blonde On Blonde es el mejor de Dylan, categorizaciones de brocha gorda. Me fascina como After The Gold Rush, y me fascina como On The Beach y Tonight 's The Night, Zuma y .... un largo etc. Eso sí, Harvest si acaso es un gran árbol delante del bosque, un árbol inmenso y maravilloso que dió una sombra tan intensa que asustó al propio Young, todo sea dicho, por obra y gracia de Heart Of Gold y de todo el maniqueísmo country-rock que despertó al enorme monstruo que engullía fama y dinero a un ritmo escalofriante, por suerte Shakey se percató.

Pueden encontrarse muchos precedentes en esta mezcla, principalmente la de Bob Dylan en el Nashville Skyline que causó un fuerte impacto musical pues abrió de par en par las puertas de Nashville a la contracultura que empezaba a pisar territorio enemigo, capital de la country music y del orgullo musical americano, también es evidente la fascinación de Neil Young por The Band y sus grabaciones rústicas. Algunas llegaron antes, si, ... aunque su combinación es única y especial, nada más se le parece. Deslavazado, sin unidad de producción y con un desequilibrio manifiesto entre acústico, orquestado y eléctrico, interpretado con esa voz a punto de romperse y una lírica sencilla pero de una profundidad emocional que a veces roza la exageración aunque nunca llega. Hay mucha tinta vertida con este disco y podría hablar de las idas y venidas, de Broken Arrow y del estudio de grabación cuadrifónica, de egos gigantes con Stephen Stills y su salida de la popular agrupación, de un dolor de espalda brutal que le obligó a dejar el apartado artístico en manos de otros, de su bien querido amigo abatido por la heroína... etc

Pero mejor os contaré que estas canciones nacidas al amanecer después de la gran borrachera de la fiesta en Laurel Canyon con una resaca de tres pares, con botellas vacías por el suelo y alguna jeringuilla tirada en el baño, reconfortan desde su fragilidad, como si un haz de luz cálida y tenue saliera de After The Gold Rush, atravesara Déjà Vu y tendiera a infinito en Harvest. Es puro Neil Young. No hay más. No hagan un estudio estilístico sobre el country y el rock, o entre antiguo y moderno, simplemente trata de su enorme capacidad para comunicar y enaltecer con intensidad inusitada y transparencia absoluta todas estas emociones y sentimientos que nos hacen tan humanos e impuros, tan de carne y hueso, canciones para intentar sacarse la espina y seguir adelante antes de que el hundimiento y el desencanto se apoderen de uno, versos que te llevan a una toma de contacto con la mortalidad consciente, con la belleza imperfecta de la vida.

Out on the Weekend abre a ralentí con esa harmónica sencilla y nostálgica que nos sumerge en sus pensamientos, y en el sur en un plano sonoro, la tradición fluye grácil y melodiosa en Harvest, y Ben Keith empieza a colorear con sus líneas de fantasía country esta canción que convierte la tristeza en una nana para adultos extraviados por los reveses que da la vida. Como una banda sonora del corazón A Man Needs a Maid da paso a la orquesta, arreglos que quizás estén mejor llevados que en la grandilocuente There 's A World, posiblemente las dos ovejas negras del disco, aunque las sentidas interpretaciones de Young tienen la capacidad situarse siempre en el centro y disipar toda duda, nunca se me pasaron por la cabeza otras versiones, este disco me gusta como està. Heart Of Gold está ya muy manoseada pero sigue teniendo magia, nunca cansa, una canción a la que ya le sobra el prejuicio por su condición super-venta, perfecta, oh Linda! un ángel, esto es puro Zen y búsqueda del yo interior. Are You Ready for the Country? es una maravilla del country-rock, uno de tantos cantos que Young hizo contra el estado, versos sencillos y bien claros que arrancan de cuajo esos carteles en las paredes de Tío Sam señalando a la juventud.

Old Man abre la segunda cara con James Taylor haciendo del banjo el instrumento pop que es ahora, Young confesó en diversas ocasiones que le inspiró el viejo conserje de la granja, aunque para mi significa mucho más, siempre creí que a través de esa figura trata de comprender y redimir los errores que vemos en nuestros padres, humanizando a la vez la figura idealizada que siempre tiene un hijo de su padre. Y vale que Alabama todos sabemos de donde sale o a cual se parece por temática y sonido, pero hablar de plagio sin salir de la obra de un mismo artista no me resulta lógico, yo prefiero llamarlo personalidad y estilo, no cambiaría ese riff por nada del mundo. The Needle and the Damage Done es para mí la joya del disco, sin tratar, ni producir, la interpretación es tan grande que no hizo falta regrabar-la, cruda, dolorosa y bella. Words (Between the Lines of Age) es tan buena como poco reivindicada, la más larga del disco, con una profunda reflexión sobre su propia naturaleza de cantautor, difícil saber si es una reafirmación o quizás camina hacia el abandono absoluto.

Con demasiada frecuencia se tiende a desacreditar discos de toda la vida en contraposición a otras obras menos conocidas, he leído últimamente verdaderas barbaridades hacia este disco en comentarios de diversa procedencia, actos de impostura elitista. No hay que ser cazurro. Tampoco toméis esta reseña como verdad absoluta, es simplemente mi sentido homenaje a un disco con el que aprendí que unas partes imperfectas pueden sumar un todo sublime, también me enseñó que los sonidos de raíces con procedencia yanqui no tenían porque estar interpretados por unos tipos con sombreros de cowboy y chaquetas con chorreras cantando con fuerte acento tejano lo bonito que es ser americano, para mí fue un disco de aprendizaje, el libro de texto de EGB, con lecciones como la de los Stray Gators introduciendo la pedal steel de la mano del gran Ben Keith, o las voces de James Taylor, Linda Rontstad, y los CS&N señalando el camino a seguir hacia la caída de los prejuicios entre rock y country, entre el folk y todo lo demás. Un disco que forma parte de mi ideario vital. Además Harvest es, obviamente, una obra maestra de la cultura contemporánea se mire por donde se mire.

Por Chals 
Escrito originalmente en NO SÉ VIURE SENSE ROCK 


Neil Young - Harvest (1972) 10/10

CARA A: 1. Out on the Weekend / 2. Harvest / 3. A Man Needs a Maid / 4. Heart of Gold / 5. Are You Ready for the Country?

CARA B:  1. Old Man / 2. There's a World / 3. Alabama / 4. The Needle and the Damage Done / 5. Words (Between the Lines of Age)

Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

14 comentarios :

  1. Qué decir de este disco? de mis favoritos de todos los tiempos, del infinito y más allá. Un disco grande no, gigantesco. Abrazos granjero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco, más bien poco más allá del homenaje consabido, y esto te lo digo con goroo de paja y peto vaquero, que conste en acta. Abrazo my King

      Eliminar
  2. No es el mejor disco de Young, pero si hay un disco que me quedaría en caso de sobrevivir a una explosión nuclear y solo pudiera elegir uno, es posible que fuese Harvest, aunque como dices no es el mejor, es que hay cosas que van un poco mas allá.
    Preciosa primera parte de la reseña.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que a mi respecta Addi, no podría sobrevivir a esa explosión solo con Harvest y presenciar como entre el plástico quemado por las radiaciones yacen el After The Gold Rush o Déjà Vu, antes preferiría que se me llevara la tormenta nuclear. Pero sí, se entiende, sería una gran suerte para los pocos humanos que sobrevivieran. Saludos y un abrazo Addi

      Eliminar
  3. Esa remesa del 72' es algo casi inalcanzable a nivel de studio albums. Que el canadiense aguantara con "lo suyo" mares y mareas de glams, hard rocks, progs y demás, con un monstruo de este calibre, además, es para que sigamos aplaudiendo y mucho aún hoy, está claro. Todo de la misma nota que le endilgas al disco, pero me mola y mucho eso que destacas de la querencia de Young por la manera de proceder in-rural-studio de The Band, pues la esencia, con "la cosecha" esta ahí.
    Abrazo guzzero.
    Pd. Y "Born To Run" SÍ és claramente el mejor disco de Bruce...jajaja (viva el brochagordismo !)... bueno, ese o "Nebraska" uno de los dos, vale...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosecha fue de aquí te espero, que hasta el Déjà Vu tiene en sus genes los dos primeros de la Banda, Eso si, es usté un puñetero, je je je, brocha gorda? que yo sé que cuando se trata de tu Costello sacas el estuche de pincelitos de todos los calibres y tamaños je je je. Dejémoslo ni pa ti ni pa mi, de Born To Run a Nebraska, que sean cuatro anda. Saludos Don Guzz

      Eliminar
  4. Me ha encantado la entrada, Chals, qué bien vas a la esencia del disco, me parecía escuchar sus acordes y sus armonías entre tus palabras. Neil Young es como Lou Reed y Bob Dylan, un artista único de carrera larga en la que abunda la belleza, así que da igual si "Harvest" es o no su mejor disco, porque es absolutamente grande, como "Weld", "Zuma" u "On The Beach".

    Un abrazo zen & libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gonzalo, poco puede decirse de este disco si no sale de lo que significa para cada cual, yo lo veo igual, como Reed y Dylan, grandeza absoluta. Saludos

      Eliminar
  5. Coincido contigo en que este tipo de discos hay que oírlos en vinilo. Yo hace poco me agencié este disco en vinilo de los que se preocupa el propio Young de sacar remasterizados y con edición muy cuidada y de verdad que merece la pena.
    El disco es una gozada, yo soy más de After the gold rush, pero en este álbum hay cosas para la historia.

    Abrazos truferos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya tengo una edición francesa entre ceja y ceja a no más tardar que entre mi último sueldo, así es, para mi no hay otra manera, aunque que no me falte el cd para el coche, que cuando me da por el Harvest lo escucho hasta cagando.

      Saludos Savoy

      Eliminar
  6. Ya lo leí en No se viure sense rock. Palabras mayores. Es cierto eso de que en el Nashville Skyline se puedan encontrar precedentes. Grandiosa reseña sobre uno de los discos del más grande de la historia del rock. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no es ningun secreto amigo Johnny, el Nashville Skyline en su día fue una bomba de relojería en mitad de la avenida principal de nashville, y estoy convencido que a partir de él muchos empezaron a utilizar el country a su antojo y de otra manera, si gorros de cowboy y sin chorreras, este disco tiene esa pedal steel puro nashville, Beachwood Sparks se lo deben casi todo a Ben Keith, en gloria esté. Saludos my mestre friend

      Eliminar
  7. Fue éste disco mi bautizo con Neil Young, el mismo año de su publicación. Lo he escuchado hasta en sueños y, cosas del corazón, es al que más cariño tengo. Sus variaciones de estilo e instrumentación creo que le enriquecen. Esto no lo tenía tan claro cuando lo escuchaba por primera vez, ahora si. Este "Harvest" y el primero de America fueron mis dos brazos y mis dos piernas allá por los primeros 70.
    Excelente entrada Chals.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo me pasó en su momento, las primeras escuchas se quedan ancladas en Alabama y Heart Of Gold, y es el tiempo el que dan a este disco un aura mágica e inexplicable, por lo que respecta al primero de America, pues mira, lo tengo descontrolado y buscarlo será lo primero que haga cuando le de a publicar comentario. Gracias javier por pasar.

      Eliminar