The Fleshtones - "Roman gods" (1981)

8 comentarios :

Recuperar el carácter más primitivo del rock&roll fue una de las apuestas alternativas más interesantes de la década ochentera. Por supuesto con carácter de culto, pero permitiendo que una minoría privilegiada disfrutara de interesantes bandas garageras como THE FLESHTONES, quienes a pesar de que sus directos siempre fueron extraordinarios (dudo que haya existido grupo de rock más divertido y auténtico encima de un escenario), no gozaron del éxito de otros nombres que procedían del CBGB neoyorkino con un reconocimiento popular mayor como los casos de Ramones, Blondie, Talking Heads, Televisión, Mink Deville, Cramps,... 

Uno de los discos más fundamentales del revival garagero en los 80s fue el primer álbum de los Fleshtones titulado ROMAN GODS, palabras mayores entre palabras mayores para el que suscribe. Se trata de un completísimo trabajo difícil de encasillar ya que no tenía esa exclusividad garagera que imperaba en la mayoría de sus coetáneos dentro del mencionado género. Aquí había beat americano, revivalismo sesentero a lo Kingsmen, Count Five, Music Explosion, Troggs, etc., y también mucho soul, mucho rhythm&blues, algo de punk, algo de funk, algo de powerpop, algo de surf, algo de... En definitiva, rock&roll fresco para que todos las edades y gustos pudieran mover el esqueleto con pegadizas melodías y buen sentido del humor en una obra imprescindible para cualquier melómano del rock que se precie. 

Tras dos singles como “American beat” y “Girl from Baltimore” llegó Roman gods”, la gran obra maestra por la que siempre se les recordará y que, aunque nunca la superarían a mi gusto, se convertiría desde ese primer instante en la primera piedra en el camino, un camino inflexible, rocanrolero y honesto a través de las décadas, ideal para deambular por los subsuelos y las catacumbas del rock, esas que hacen sentirnos tan vivos a los suficientes porque van cargadas de grandes emociones. 

Del trepidante ritmo percusivo de The drug al magnetismo de la armónica en Stop fooling around, del buenrollismo reinante en las pegadizas Let’s see the sun o The World has changed a esos matices souleros de un megatemazo como Shadow line. Pero la cosa no acaba aquí porque lo sobrante brilla por su ausencia. Los pildorazos energéticos reconfortantes y vigorizantes se suceden sin césar, tal es el caso de I’ve gotta change my life”, “Hope come back”, “R-I-G-H-T-S oChinese kitchen”. Y por supuesto también el single que formaban "Roman gods", el tema instrumental final que daba título al ábum con ese inolvidable tarareo de “sha-la-la” en forma de estribillo y Ride your pony, versión del clásico de Lee Dorsey, que obtuvo probablemente la mayor repercusión.

A ellos les enseñaron los Ramones que esto del rock&roll era para divertirse y ellos nos enseñaron a los suficientes a hacer el "fleshtone" a partir de una magna creación nunca lo suficientemente justipreciada. Tras esta primera publicación, el carismático Peter ‘flequillo loco’ Zaremba, sus Fleshtones, mención especial para Ken Streng, junto a algunos de sus grupos satélites tales como Love Delegation, Full Time Men, Action Combo, Wild Hyenas,… editarían una dilatada y coherente discografía que los convertiría en los auténticos 'Hermanos Marx del Rock&Roll'.

Escrito por Johnny 'JJ' 

 * Este artículo fue publicado originariamente en el siguiente enlace del Espacio Woodyjaggeriano 


 THE FLESHTONES - "Roman gods" (1981) - 9'7/10


1. The Dreg (Fleshtone-77) / 2. I've Gotta Change My Life / 3. Stop Fooling Around / 4. Hope Come Back / 5. The World Has Changed / 6. R-I-G-H-T-S / 7. Let's See the Sun / 8. Shadow-Line (To J. Conrad) / 9. Chinese Kitchen / 10. Ride Your Pony / 11. Roman Gods 



8 comentarios :

  1. Su obra maestra, totalmente de acuerdo, Johnny. Lo de recuperar el carácter primitivo del rock and roll ya estaba en el punk (fíjate en los Ramones, que citas), lo que pasa es que los grupos que lo siguieron haciendo en los ochenta nunca fueron excesivamente conocidos. Excelente explicación del disco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Dios gracias, grandmaster, que el punk devolvió ese carácter primitivo ya que de lo contrario habría sido todo muy aburrido. Por eso quería destacar esa onda garagera ochentera tan saludable y grandiosa como poco reconocida a nivel popular, una pena lo que se pierde mucha gente. Gracias por leer y por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Discazo antológico de nuestros queridos Fleshtones. Es curioso porque para mi esta disco es un compendio de todo lo que habían mamado en el principio de su carrera, es decir a finales de los 70 y lo editaron en el 81, y a partir de ahí sus álbumes de los 80 suenan más ochenteros, sin perder su esencia, sería ya en los 90 cuando recuperan para mi un nivel superior en algunos de sus trabajos. Ojo, sin olvidarnos que en este siglo han entregado joyas de alto voltaje.

    Brazzzzos truferos y Roman Gods Forever!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, brother, este disco es una de las grandes obras maestras de los 80s y forma parte de un inolvidable período de mi vida con Ramones, Cramps, Creeps,…, esa música cavernícola que nos inocularon y siempre estará ahí como una necesidad aunque flirteemos más por el transcurso del tiempo con las melodías mejor diseñadas. Eso que dices te entiendo y lo comparto aunque todo sea dicho, el “Hexbreaker”, segundo de publicación, del 83 es también el segundo que más me gusta de ellos. Su trayectoria es cojonudísima, evidentemente tienen mejores y peores discos pero en todos hay una línea uniforme a tener en cuenta, y en todos se pueden rascar cosas interesantes. Además, hay que tener las pelotas muy gordas para haber firmado el mejor disco navideño de la historia, del 2008 si no me falla la memoria. Qué coño, brother, pues claro, que para eso estamos hablando de nuestros queridos Fleshtones. Hoy habrá otra taza de caldo ‘fleshtone’, siempre nutritiva, te sentará bien, y nos preparará para sus próximos bolos. Somos beatos de los Dioses Romanos, y a mucha honra. Brazzzzzzo.

      Eliminar
  3. Que bueno que saques a pasear por aquí a los Fleshtones, Johnny ! Ese garage revivalista (a veces más punk / a veces más psicodélico) de esa época y en adelante es la repanocha !! A estos en concreto los descubrí muy tarde, ya en los dosmiles, pero son un valor fiable de narices en lo suyo (atención doble a "do you swing?", por diox)... Eso sí, el dato fundamental ya del todo, para mí, es la mención de los Creeps... Me debe muchos sombreros Cosmic Master... Que siempre me obliga a quitarmelos y después no sé adónde los dejo... Abrazo guzzero !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en cambio, don Guzz, mamé de ellos desde muy joven y fue una de las bandas que más me marcaron en los años donde las marcas se convierten en secuelas. Además no podría calcular las veces que los he visto en directo, festín birrero con sus dos principales baluartes en una ocasión de los noventa. Los Creeps son otros, con especial mención a su primer disco, palabrejas mayores. No eres el único al que le he oído destacar el "Do you swing?". Aprovechando que estoy muy fleshtone últimamente le voy a dar una repasada a ese disco, me apetece, que llevo bastante sin hacerlo. Abrazo.

      Eliminar
  4. Este disco merece el 10 porque es una cosa muy muy alucinante. Tan alucinante que jamás lo volvieron a repetir. Tenian el groove , tenían el funky y hasta los Stone Roses tienen muchas cosas de ellos, me estoy acordando de la sublime Fool´s Gold de los de Manchester...Era una cosa entre surf, garaje, pop, ramoniana sofisticada y sobre todo divertida y que da ánimo. Por eso para este domingo me enchufo los Dioses Romanos como está mandado y luego a Johnatan Richman y sus Modern Lovers, combinado que pega como la ginebra y la tónica con limón y hielos, Un abrazo y buen domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras tete, tenía especial interés por saber tu opinión acerca de este disco. No solo me consuelas sabiéndola sino que me satisfaces plenamente con ella. Efectivamente, este disco es de 10 y no te engaño si te digo que esa fue la puntuación que le puse pero a última hora tuve un ataque de moderación y de continencia de la que ya me arrepiento. Jamás habría pensado en eso que dices de los Stone Roses y creo que tienes toda la razón. Y sí, un domingo con los Dioses Romanos y con los Amantes Modernos es mejor incluso que un cubata relajador con limón, hielo y rodaja de pepino. Abrazo.

      Eliminar