Otis Redding - "Pain in my heart" (1964)

OTIS REDDING - Pain in my heart (1964)

Aunque intento esquivar en la mayoría de ocasiones la utilización de términos ostentosamente monárquicos así como las excesivas alabanzas personales hacia los artistas, algunos de los cuales creen, o quizás sería mejor decir "les hacen creer", que poseen poderes divinos, no puedo evitar dejar de llamar “rey del soul”, o por qué no "dios de la música popular", a una de mis grandes debilidades, esa que representaba el prototipo del buen hacer musical unido al personal, esa que en un momento determinado me parece una deidad por su forma de cantar y de actuar. 

OTIS REDDING - Pain in my heart (1964) 2
Hurgar en los inicios de OTIS REDDING supone visualizar influencias de Sam Cooke, de Ray Charles y de Little Richard, este último especialmente a nivel interpretativo. Otra de sus llamativas características fue la composición, arreglo y producción en muchos de sus temas, un dato inhabitual en la mayoría de sus contemporáneos del soul. 

Sus antecedentes gospelianos con una voz que le daba mucho énfasis a altos y bajos, unas letras más profanas que en el género de raíces religiosas y el acompañamiento de instrumentos de viento derivarían en su primer álbum titulado Pain in my heart, un disco cargado de vitalidad, garra y ternura, el primer paso antes de convertirse en uno de los grandes iconos del soul y de la música moderna. 

Y para ello se hizo acompañar de una banda que no era ningún moco de pavo en aquellos días. Ahí estaban Isaac Hayes y Booker T.Jones a los teclados, Al Jackson Jr a la batería, Steve Cropper con la guitarra, Donald Duck Dunn al bajo y Joe Arnold, Wayne Jackson y Andrew Love con los instrumentos de viento. 

OTIS REDDING - Pain in my heart (1964) 3
En "PAIN IN MY HEART" conviven las composiciones propias pertenecientes a sus primeros singles entre los años 1962 y 1964 tales como These arms of mine" (nunca fue tan bello el anhelo de sentir un abrazo), "Hey hey baby" (qué placer bailar al compás de esta canción y ni te cuento si fuera con la chica de los ojos azules grandes, la de las caderas bonitas y los labios de rubí), "That's what my heart needs" (jamás suplicó nadie con tanto amor), "Pain in my heart" (quién se atrevió a decir que el corazón es un órgano que no siente si hay veces que lo que único que bombea es amor como en esta adaptación del “Ruler of my heart” de Irma Thomas), "Somehting is worrying me" (con esa mirada y con esa sonrisa ella se delata) y "Security" (ni fama ni dinero, lo importante es el amor), junto a versiones de clásicos como el "The dog" de Rufus Thomas,  el archipopular y enorme en boca del Dios Otis "Stand by me" de Ben E.King, la inmensa balada "You send me" del gran Sam Cooke, la adictiva "I need you lovin" de Don Gardner & Dee Dee Ford , la mítica Louie Louie" de Richard Berry o la inolvidable Lucillede Little Richard pasada por la batidora soul del Rey y de una banda con pedigrí.

Resumiendo, un disco que son palabras mayores, un clásico para el deleite auditivo de negros, blancos, amarillos, rojos, azules, verdes, rosas o marrones, entre otros, porque el dios Otis sigue siendo el Rey.

Escrito por Johnny 'JJ'

* Este artículo fue publicado originariamente en el siguiente enlace del Espacio Woodyjaggeriano, y actualizada en el día de la fecha para el Exile SH Magazine.


OTIS REDDING - "Pain in my heart" (1964) - 9'9 / 10 

1. Pain in my heart / 2. The dog / 3. Stand by me / 4. Hey hey baby / 5. You send me / 6. I need your lovin' / 7. These arms of mine / 8. Louie Louie / 9. Somehting is worrying me / 10. Security / 11. That's what my heart needs / 12. Lucille





Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

18 comentarios :

  1. Ayer me pidió Charo que le grabara un cd para escuchar con sus compañeras en el trayecto que les lleva al colegio de un pueblo cercano ; me dijo que insertara su canción favorita : My Girl ; pero la de Otis Redding , que aunque le gusta muy mucho la de los iniciales Stones , es otra cosa ; dice que tiene otro tempo y más hondura ; nos ha jodido , pues claro , Otis tiene profundidad de carga , cala hasta el tuétano , es como muy bien dices el Rey , un gigante de la expresión ; estoy con Charo , claro , cada día me veo más imposibilitado a llevarle la contraria jeje....
    A Otis lo llevamos adherido forever , querido Johnny .
    Fortísimo Abrazo , genial entrada !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien lo sabes, Jesus, llevar la contraria a una mujer es contraproducente, jejeje. Yo todavía peco de ello a veces. Ahora bien, ahí también estoy con Charo. Dale un beso de mi parte y dile que al Rey me lo incrusté en el ADN. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Venga brother ponle el 10, no seas tan pejilguero coño. Cierto es que la banda que llevaba Otis no la llevaba cualquiera, cierto es que hay muchas versiones de otros grandes en este disco, pero leches es que sus composiciones, como las interpretaba y como reinventaba en las versiones los temas de sus contemporáneos... era harina de otro costal.
    Otis era más visceral que Sam Cooke, mi otro rey del soul, un día quiero más a uno y otro más a otro, pero Otis también era rock and roll (lo dejó claro en su versión de Satisfaction).

    Brazzzos truferos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brother, el 10 lo reservo para las canciones del alma en el Otis blue pero bueno, por diferenciar un poquillo, todos deberían saber que este disco es también de diez. Yo también quiero mucho a Sam Cooke pero más a Otis, para mí es el Rey, y no lo digo solo de soul, el rey del rock, con todos los respetos hacia Elvis. Brazzzzo.

      Eliminar
  3. Lo reafirmo hermano: Rey del soul y dios de la música popular...Otis resumiendo. Ahora que con aquella banda también tenia ayuda de la buena.
    Adoro a Otis y que bien hablas de él...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mysuperfriend, nunca un rey ha sido tan divino. Deberíamos amenizar alguna quedada con el Dios Otis. Abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Sin duda que el dios Otis es un gran estímulo para sobrevivir.

      Eliminar
  5. Otis lives on! Cuando mucha gente pregunta que quiero decir con mimosin blues y quiero que no parezca que es blabdiblu a lo que me refiero, es exactamente Otis: lo suficientemente serio como para ser grandioso, lo suficientemente amoroso para ser querido, lo increiblemente soulful para ser el mejor.Demasiado corazón que diria nuestro De Ville. Y eso se nota. Passion is Otis Redding, the King of Soul. Debut antológico, si señor. El encuentro en Frías fue muy Otis. Un Soul abrazo a lo Big O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, tete, lo tiene todo, con eso se completa la teoría de 'creo en Otís, todopoderoso...'

      Eliminar
  6. El favorito soulero en el hogar nikochiano..... Mi favorita de Otis, no está en este disco, no es otra que "Try a little tenderness" que resume el 90% de mis gustos musicales. De Otis me gusta todo, desde su "Respect", apsando por el "fa-fa-fa..." y acabando en "Mr Pitiful".... Y este disco que posteas... es la releche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Otis se aprovecha todo, sin reciclar, para colocar en vitrinas y postrarse.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Efectiwonder, mon ami. Oye me ha molado eso de las tres jotas.

      Eliminar
  8. My mestre, Otis palabras mayores. Este disco no lo he escuchado para ser sinceros. Me reservo la paga para buscar la rodaja. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras mayores y "paraules de amor" como diría Serrat. Canela fina el comienzo de Otis, my mestrefriend.

      Eliminar
  9. También una de mis debilidades, Johnny. "(…) Nunca fue tan bello el anhelo de sentir un abrazo": qué hermosa frase para glosar "These Arms Of Mine". Por cierto, no te preocupes, que yo también le llamo el rey del soul.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es grandmaster, nunca fue tan bello el anhelo ni tan grande la satisfacción hoy de que resaltes un extracto del texto. Es más que un rey, no quedan dudas. Abrazo.

      Eliminar