The Band - Northern Lights-Southern Cross (1975)


No sé cual es la razón , seguro que la habrá,  pero esta maravilla de disco me recuerda a lo que me pasó con el Sky Blue Sky de Wilco la primera vez que lo escuché: una banda planteándose tocar, crecer, ofrecer y un público dispuesto a criticar y a compararlo todo con hazañas del pasado sin pararse a disfrutarlo como es debido. Un trabajo que no era de ingesta inmediata sino para que lo pruebes y vuelvas, lleno de tristeza y reposo en un punto suficientemente justo para llamarlo melancolía de las buenas, either way.

A eso se llama libertad y los héroes de la Big Pink aunque ahogados en sus propios enfrentamientos y demonios personales trataban de convencerse a si mismos de que la llama todavía ardía. Ya no eran sus tiempos porque Nixon, el año 1975 marcó un corte a cuchillo en esa generación, la gente se fue a sus casas y la fiesta terminó de celebrarse en las calles , justo en la gira del 74 junto a Bob Dylan, donde utilizaron toda su artillería.
La cocaína hizo sus estragos y ya no se componían canciones con miras al escenario y al regocijo de la comunidad sino a los dramas personales y a los romances rotos, sólo un jovén de Nueva Jersey llamado Bruce quería conquistar ese sentimiento perdido, como si fuera el último samurai del rock clásico y romántico.

Cada una a su bola y sin quererlo los The Band ya en pleno crepúsculo quemaron los últimos troncos en Malibú y generaron una tenue hoguera de luz hermosa y oceánica, eterna y nostálgica. 
Cuando te digan eso de que The Band murió con el Rock of Ages, no te lo creas para nada. A veces, sólo algunas veces, el crepúsculo puede ser más brillante que el amanecer o que el propio mediodía, las siluetas se distinguen mejor.
Como si de una arruga bella anticipada se tratara, The Band se hicieron mayores en Northern Lights-Southern Cross , su séptimo disco y tras un octavo lleno de retales y el Vals, se separaron.
El sonido del disco es mucho más moderno y más west coast que aquellos lamentos sabor madera a bosque de West Saugerties de sus dos primeros clásicos y tampoco tiene la joie de vivre y fuerza del tremendo Stage Fright.
Supieron evolucionar tras alcanzar la gloria,  respetándose en el estudio y no hablándose casi con Robbie, fuera de él. Empezaron entonces a tomarse las decisiones equivocadas pero con la perspectiva que da el transcurso del tiempo, parecen ahora acertadas como demostraría Islands :  el declive físico por el alcohol del ángel Richard ,  la adicción a las drogas de Levon y de Rick, produjeron algo que ya en su conjunto transmitía desgana y no se creía el buen rollo ya ni su abuela, pese a contener , como siempre, momentos inspirados.
Sin embargo, su funk elegante se da cita en esta colección de ocho propuestas tan variadas como suculentas; un menú degustación del mejor de los restaurantes mediante platos que no saturen pero que llenen de sabores inolvidables tu paladar.
No veo la razón de ponerle por debajo de ninguna de sus cimas porque tenga trazas de Cenicienta y es, junto a sus tres primeras obras maestras de estudio, para un servidor, casi la cuarta. En directo tienen otra y se llama Rock of Ages (mi favorito, el que me llevaría a la isla desierta y todo por los arreglos de Allen Toussaint) 
Tratad de escuchar de nuevo Northern Lights-Southern Cross, abrid las orejas, comprobad su poder.
Curiosa apreciación revistera de la época esa de que esta edición del grupo legendario supuso una recuperación...como si algún día estos tipos hubieran sido unos mierdas pero para eso está el tiempo,  para poner las cosas en su sitio.

Jupiter Hollow tiene ideas que tomaron hasta los Cars ya que Garth Husdson era el moderno sin serlo, el que dotaba a su música de ese surrealismo nunca apreciado por el peso del propio empaque roots de la banda. La escucho y es más Mercury Rev que Ryan Adams, por decirlo de alguna manera, a mil años luz de lo que ahora se tiene por original.Todavía me sorpendre el hombre tranquilo de la Banda y creo que es el condimento secreto de su eterna gracia y ese continuo descubrimiento de más sustancia en este grupo, que es el grupo, la bandaTema no reconocido, gracioso, saltarín y por supuesto funky.

En Rags and Bones que es con la que acaba ya se vislumbra la futura carrera de Robbie en solitario y nunca han sonado más bonitos los sintetizadores y órganos embelleciendo una canción singular y destacada pero también demasiado ninguneada. El trabajo de guitarra en el solo es de pegada.

Qué decir de It Makes no difference que no sepamos, que es una de esas canciones que estaban soplando en el viento en aquellos irrepetibles mid-seventies, como If  you see her say Hello o A Case of You: en cuatro palabras y en inglés: the sound of heartbreak....since you´ve been gone it´s a losing battle...and I love you so much...it´s all I can do...
La interpretación de Rick la mandaba como la perrita Laika a la Luna para que sepan lo que allí lleguen de otros planetas atraídos por su luz, lo que vale un peine de balada rock hecha con soul.

Y luego Manuel y su Hobo Jungle y entonces te preguntas ¿cómo puede tener un grupo tres de los cien cantantes mejores de la Historia?
Transcribo un párrafo de Barney Hoskyns en su libro (básico para entender lo que es soulful)  From a Whisper to a Scream-The Great Voices of Popular Music: página 68, la tengo marcada en rotu fosfo: precisemos antes que el libro habla básicamente de cantantes negros y Frank Sinatra.
Los tres cantantes de ese extraordinario grupo llamado The Band, todos poseian la belleza de unas voces quasi-country, resonando a  toda la historia rural americana, eran lo suficientemente similares pero distintas para armonizar en un todo. Pone de ejemplo The Rumour, donde están los tres inmensos y dice: donde Helm representa el disfrute de la vida ( The Rumour), Danko y Manuel suenan cautivos del remordimiento y la soledad (para Richard Manuel pone de ejemplo Whispering Pines y para Danko de la que estamos hablando) Conclusión de Barney que, a su vez,  resume el blue eyed soul: ¿Puede el hombre blanco cantar el blues? Sin duda, cantado entre dientes separados  y con una alta y solitaria voz. Amen, aplausos y vuelta al ruedo, gracias Barney por educarme , tu libro ya está con las páginas totalmente amarillas en la estantería pero nunca pilla polvo. Hobo Jungle es emocionante.

El funk de New Orleans,  quizás la máxima influencia de The Band, tanta como Hank Williams, esa jambalaya de Lousiana tiene su representación en Ophelia digna del Gumbo del Dr John. Los vientos soul, los licks guitarreros matemáticos del tipo del foulard granate, ese rio que fluye ragtime, ese ambiente, esa fiesta, ese funeral, ese rollo Meters te hace concluir:  la música es la representación de lo que merece la pena en está vida, quita el grano de la paja,  por eso nos gusta tanto y nos devuelve al camino.

Ring your Bell es funkadelika, siempre discreta pero que ya es hora de maquillarla y ponerla guapa para incluirla en su repertorio al 90% esencial. Las ideas ya grabadas de manera fallida y mucho más aburrida en Cahoots, salvo excepciones,  aquí brillan como luceros en la noche.The Band se despiden en su mejor momento como banda, digan lo que digan, se estaban introduciendo en cosas siderales como hizo Steely Dan, ni más ni menos, valientes y Ring you Bell es un botón de muestra pero las relaciones personales que se deterioran siempre arrasan con todo.
George Clinton seguro que era fan de este disco: The Band hacian en 1975 white funk del bueno como los Little Feat.

El redoble de Levon con el que comienza el disco es de ponerlo en repeat, Forbidden Fruit puro funk sureño, es otra gema olvidada, Helm tocaba al estilo Al Jackson, el baterista de Al Green, ese sonido seco y a piel de tambor templado de Hi Records, justamente como se debe sonar para que las cosas tomen cuerpo. 

La saga, el relato, el Dixie Down lo tenemos en la menina Acadian Driftwood donde los ángeles se intercalan piropos vocales para contar un melodrama de emigración y sufrimiento; los buenos artistas cambian pero la esencia permanece, sin olvidarnos donde se originó el fuego, ese de la fogata playera de la portada.
Ellos igual creyeron que se apagaría pronto pero, sin embargo, aquí seguimos cerca de su calor.

No se pueden dejar de mencionar los dos extras de la estupenda redición  remasterizada de hace unos años, la definitiva :

Twilight es no sólo la canción del crepúsculo sino una de sus obras maestras, más próximos de lo que pudiera parecer a primera vista de propuestas como la de Big Star.
En su inolvidable Christmas Must be Tonight , en su versión lonja de ensayo,  se ve que eran un grupo básicamente de rock and roll y es un añadido imprescindible porque sus ocho temas originales se quedan demasiado cortos. Ambas canciones formaron parte de un single espectacular en versiones más pulidas pero sin tanto encanto y unidas al set le dan la puntuación que merece y le transforman en uno de los discos crepusculares más bellos que jamás se hayan grabado.There was a chill that night...

Por Joserra

* Esta entrada fue publicada en rockandrodriland abriendo la serie discos crepusculares pero ha sido corregida y actualizada para el Exile.

The Band - "Northern Lights-Southern Cross" (1975) 
9/10
01.-Rags & Bones / 02.- Acadian Driftwood/ 03.- Ophelia / 04.- Hobo Jungle/ 05.- It Makes No Difference/ 06.- Forbidden Fruit/ 07.- Ring Your Bell/ 08.-Jupiter Hollow


Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

17 comentarios :

  1. Amén, Joserra. Te diré que a mí incluso los retales de "Islands" me gustan. La comparación con Wilco es muy adecuada, la gente a veces escucha grupos, nombres, y no se para a escuchar los discos como piezas individuales y con vida propia que son. ¡Los matices, ay, los matices!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo en la vida está en los detalles , amigo Gonzalo. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Empezaré por pedir perdón porque nunca he prestado atención a este grupo, pero el tema que has colgado y el artículo reseñado atrae a indagar en él. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pidas perdón, piensa en lo que escuché ayer de Ignacio Juliá cara a cara en la fiesta que de homenaje a Lou Reed de Bilbao de anoche. Lo que más envidia le da ( a mi también) es aquellos que no han descubierto todavía a una banda grandiosa y hacerlo a la inversa, del final al principio. Yo te invito a que empieces con este y vayas para atrás. El trip va a ser alucinante, te lo prometo.Un abrazo.

      Eliminar
  3. Poco que decir, mi reflexión la expresó perfectamente Gonzalo. Sólo me queda disfrutar de este disco y de esta gran banda, LA BANDA, otra vez más. Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niko lo que me pude acordar ayer de tí en el homenaje a Lou Reed, fue increible escuchar sus temas por diferentes bandas lugareñas y ver que la llama sigue viva y escuchar después pinchar a los poetas de la fender y NYC. Creí estar en NYC 1977. Bilbao te espera hermano. The Band se acabaron llamando The Band porque no había otra alternativa de nombre dada su grandeza.Un abrazo y promete disfrutar de este maravilloso disco crepuscular, de tarde de domingo lluviosa donde en vez de ir a la Granja a tomar chocolate con Arlet, lo tomes en casa con tus darlings companions y me cuentas...Ganas de veros a los cuatro!

      Eliminar
  4. Un disco al que voy a prestar atención, a The Band les debo mucho más teimpo que sus tres obras más comentadas, esta canción que has puesto es una auténtica delicia. Me encanta. Sé que un día me harán el click y lo fliparé en colores y sin ellos. Gran entradón Joserra.

    ResponderEliminar
  5. "Ophelia" y "ring your bell" son sendos 39/10 por si mismas ! Cómo disfruté en los primeros meses del pasado año con el intensivo "bandero" que me pegué ! Tan mágicos como los Byrds, tan molones como la Creedence y tan libres como Grateful, ...De lo más burrazo (y único), en resumen, qué ha parido madre lo de esta Banda ! (además tienen para mi la mejor versión ever de Su Souledad en su lectura de la mítica "a change..."). Enmarquemos pues esta posteada Master Joserra y menos rollo. Gran abrazo guzzero !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guzz, magia Byrds, molonería CCR y libertad de los Dead , una buena mezcla pero ante todo, la Banda por méritos propios y por participar en uno de los santos griales del rock , las Basement Tapes. Únicos, les amo.

      Eliminar
  6. Banda muy especial para mi, sus tres primeros discos son galacticos y este es una especie de morir matando por parte de Robinson, es un disco a la altura de los tres primeros y The Band un gruppo a la altura de cualquiera y quiero decir cualquiera, la reseña...como de Joserra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addi no me extraña nada que sean especiales para ti porque transmiten lo que tú.

      Eliminar
  7. No conozco este disco, Joserra. En realidad solo tengo los dos primeros y las colaboraciones con Dylan. Sin ser un agente anti-Band, jejeje, ya sabes que nunca me han calado tanto como a tí, no desecho para nada la posibilidad de que el día menos pensado sea atrapado del gran nivel que no dudo atesoran. Empezaré por escuchar cuando llegue a casa ese "Twilight" que me ha llamado mucho la atención lo que dices. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me ha resultado curioso en ti que un amante de los Chiucos del Agua y de la música orgánica no los tenga en un pedestal pero es cuestión de tiempo y ganas, don´t worry, llegará ese momento que no hay que forzarlo.Aquí tienes el Twilight que pone los pelos como escarpias, la demo cantada por Robbie!!!!! Llora! http://www.youtube.com/watch?v=XeoNmojBZVY

      Eliminar
  8. "We´re gotta try tonight something that we´ve never done before...", así empieza el "Rock Of Ages", el primer disco que compré de la banda allá en el lejano verano de 1974, (y este comienzo lo he empleado en muchas de mis presentaciones en inglés a lo largo de mi carrera profesional, curioso lo que me sirvió). Desde entonces LA BANDA, es para mí LA BANDA, en mayúscula, más, mucho más que un grupo musical, el antes y el después de la música americana de raíces, como lo de antes y después de Cristo en el calendario gregoriano por el que nos regimos.
    Excelente artículo (algo más que un "post" o una simple entrada), viva demostración del conocimiento y cariño por un grupo de músicos que han hecho bastante más que música.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, tu comentario no ha hecho más que incrementar las ganas de conocerte en persona, something that I´ve never did before, pienso decirte antes de darte un abrazo.Gracias por tu cariño, The Band es lo que tiene, son lo más de lo más y nos ponemos todo mimosines con ellos.

      Eliminar
  9. Me falta este discarro Joserra, ya sabes que a The Band le tengo mucho respeto y cariño, pero no puedo opinar sobre el disco en concreto.

    Abrazos truferos.

    ResponderEliminar