Dire Straits - Dire Straits (1978)

Mi viaje a Londres me ha hecho recordar uno de los discos que más he oído, que más cariño tengo, y al que proceso devoción absoluta, el primer álbum de Dire Straits de 1978.
Corrían los últimos setenta y la revolución punk recorre Europa, pero sobre todo en Gran Bretaña tiene su centro neurálgico. Los Sex Pistols han enarbolado la bandera de la rebelión y de la anarquía al grito de "Dios salve a la Reina", y su chirrido es una clara y natural reacción contra el rock sinfónico precedente de grupos como Pink Floyd y atenta claramente contra la mastodóntica y prepotente industria discográfica imperante. El último de los elegantes grupos americanos, The Band, ha ofrecido sus postreros coletazos con The Last Waltz y Gart Hudson, Jamie Robbie Robertson y sus amigos no sabían ya por entonces, que tenían sucesores: los británicos Dire Straits. Bob Dylan tampoco sospechaba, ni por asomo, que estaba naciendo artísticamente, un hombre, guitarrista y compositor con el que iba a hacer muy buenas migas en años venideros, un tipo que iba a engrosar, por derecho propio, la lista de perlas que componen el rosario de estrellas del rock and roll, un tal Mark Knopfler. Mark era el compositor, voz y guitarra solista, su hermano David Knopfler el guitarrista rítmico que también hacía coros, John Illsley el bajista que también hacía coros, y Pick Withers el extraordinario batería.


Éste primer álbum no solamente fue una ilusionadora esperanza, sino una confirmación de que estábamos ante la germinación de una banda de alto copete, y que no estaban de paso. Se trataba de un grupo de chicos jóvenes que no renegaban del pasado, sino que por el contrario, demostraban un profundo conocimiento y amor por él, entiéndase al pasado más o menos clásico del rock 'n' roll. En éste disco hay ecos lejanos de Dylan, Lou Reed, The Band, Pink Floyd, J.J.Cale, Eric Clapton, etc., y porqué no, cositas de los Shadows de Hank P.Marvin e incluso de los Fletwood Mac de Peter Green, todo eso mezclado en una coctelera, y con el sello personal de la banda, tiene como resultado un disco de primer nivel para comenzar una carrera discográfica. El disco está dedicado a Charlie Gillet, aquel renombrado Dj que les promocionó y pinchó en sus inicios, mientras Muff Winwood se encargó de la producción.
El disco en si, comienza con Down to the waterline, con sus penumbras semi-sinfónicas, creación y construcción de expectativas, es un tema típico de Mark incluyendo los ingredientes mágicos de su autor, toques punzantes de cuerdas eléctricas, el ritmo en volandas, siempre suspendido, pero sin llegar a caer, una tensión milimétricamente ajustada. Water of love se mueve entre ritmos de calipso o percusión casi latina, con un estribillo demoledor, y unos punteos de onda bluesera con la guitarra dobro que hacen de este tema una joya. Setting me up es quizás el tema de más influencia rockabilly de estilo Gene Vincent o incluso de Buddy Holly, un tema contundente, ligero de desarrollo, dónde la voz de Knopfler va y viene casi a posta, con un punteo sideral del maestro. Six blade knife es puro Lou Reed, porque Mark canta parecido a Lou, es una balada lenta, evocadora, donde los juegos de voces son extraordinarios, además de un muy conseguido sonido que te atrapa. Southbound again quizás sea el tema más boogie del álbum, con ritmo alegre y desenfadado y un punteo solista de Mark que quita el hipo.
La segunda cara empieza con la joya de la corona, el que fuera su primer y genial single, Sultans of Swing, un tema grande, contagioso en su desarrollo y en su exposición, pero sin llegar, y aquí radica su grandeza, ni a empachar ni a empalagar. Una canción, cuyas influencias abarcan todas las citadas antes, pero además hay que añadir la portentosa interpretación de Mark a la guitarra, cuyas versiones en directo eran ya de Cum Laude, con esos sólos que estaban repletos de alegría e imaginación. En si el tema, por la letra, es un homenaje de Mark a las muchas bandas de jazz que amenizan las noches londinenses, con entusiastas grupos de dixie, sentando cátedra de profesionalidad. In the gallery es quizás el tema más oscuro, pero a la vez de los más atrayentes del disco, con una letra que habla de los buitres que asolan el mundo del arte, y lo difícil y complicado que es acabar triunfando en ese mundo para pintores y artistas noveles, además de tener un ritmo al que la guitarra de Mark marca los pasos, con la sección rítmica en estado de gracia. Wild west end (tema que se me ha venido varias veces a la cabeza este fin de semana en Londres) comienza con guitarra acústica, un tema a medio tiempo delicioso, con coros en el estribillo y cuya letra describe paseos solitarios por el salvaje oeste de la ciudad, precioso tema de esos que permanecen para siempre en mi cabeza. Lions cierra el disco, un tema crepuscular, de cadencia media, pero que describe a la perfección lo que podría ser una tarde plomiza de domingo en Londres, tema acertado para rematar una obra magna.




La música de Dire Straits parece sobrevivir y traspasar pruebas de fuego, y éste primer disco así lo atestigua, porque al fin y al cabo, eso es lo que cuenta. Superando la propensión a la fugacidad del rock, sus canciones permanecen a lo largo del tiempo por su propia valía.


Os dejo con el mítico vídeo de Sultans of Swing.




Por Savoy Truffle


Dire Straits - Dire Straits (1978): 10/10

1.Down to the waterline/ 2.Water of love/ 3.Setting me up/ 4.Six Blade Knife/ 5.Southbound again/ 6.Sultans of Swing/ 7.In the gallery/ 8.Wild west end/ 9.Lions
Comparte en Google Plus
    Comentar en el Exile
    Comentar en Facebook

20 comentarios :

  1. No está nada mal el disco, brother, aunque a mí los Dire Straits nunca llegaron a satisfacerme plenamente en estudio. Eso sí, “Sultans of swing” es mágica, y “Water of love” bien la describes, encantadora.
    ¿Un 10? Collons, un poco exagerao, no? A este paso van a haber más POMS en el Exile que discos publicados. Yo lo dejaría en un 7’8 raspado. Brazzzzzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny JJ: Para mi Dire Straits son parte de mi base musical, y éste disco mucho más, es un álbum de 9, aunque dado el cariño que le tengo lo subo al 10.
      Sultans of swing es incontestable, pero también Water of love, Down the waterline, Wild west end, describe muy bien Londres este disco, más de lo que yo creía incluso.

      Brazzzos.

      Eliminar
  2. Pues en esta ocasión me voy a postular de parte de Mr. Truffle (y eso que aún no le perdoné del todo que pusiera en tela de juicio el pleno que le puse, y és, el quinto de Zep)... En mi caso, como le ocurre a Johnny, tampoco soy ferviente admirador de esta banda pero, ojo, sí de este disco... Por valiente, por sacar el libreto del blues rock clásico y reinterpretarlo a su manera (cuando lo que se llevaba eran las composiciones de tres acordes), por su inmaculada limpieza tan claramente buscada y encontrada... Solo en "making" quizá (ese par de dos empezando disco son incontestables y fin) me volverán a brillar como aquí, sí, pero este estreno, caiga mal/bien/regular o por pesado que pueda parecer a alguien Knopfler, me parece un triunfo pleno. Diga ud que sí Savoy. Y abrazo guzzero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guzz: Querido amigo, me congratula que estés de acuerdo conmigo, porque además en este disco admito pocas discusiones (entiéndaseme bien, con cariño), ya que para mi refleja en un momento convulso musicalmente, como las buenas enseñanzas de los clásicos fluyen de manera gigante en una banda hecha para marcar un punto y aparte. Quien no le haya metido mano a éste disco por miedo, o porque no tragan a Knopfler... que se olviden de tales prejuicios, un disco memorable.
      Ya hablaremos del tema Zeppeliano con calma...

      Abrazos truferos.

      Eliminar
  3. Estoy contigo Savoy, no tengo miedo en afirmar que los he escuchado mucho, este disco es muy bueno (yo le daría un 9,5, pero admito 10). respecto a quien no trague a Knorpler, es una pena, su último disco quizá sea de sus mejores registros, una "arruga es bella" en toda regla". A este artista si que le pesan los años 80 demasiado, respecto a el aura que arrastra. El tema puntuación yo también lo llevo bastante mal, como le pasa a Johnny, puesto que todos lo que me gustan, me gustan, y para mi son 10 casi todos, las puntuaciones absolutas no existen.
    Excelente reseña.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chals: Querido amigo, es grato coincidir cuando se ha oído bien éste disco y se sabe apreciar, un compendio de grandes influencias bien canalizadas a través de un monstruo de músico como Mark Knopfler (por cierto muy de acuerdo que Privattering es enorme), pero además hablamos de una banda que generó un estilo propio, con un sonido genuino y que supo crearse un hueco dónde poco se había indagado.

      Gracias y abrazos truferos.

      Eliminar
  4. Muy buen post señor trufado pero coincido con JJ, un 10? vale, lo reconozco, yo no soy mucho de los Dire Straits aunque reconozco su valía. El disco, es un gran disco, pero no una POM. Insisto en que 10/10 no hay tantos, o sí, y de los que hay pocos es de los de 11/10. Este para mí, no lo es. Ninguno de los de Dire Straits. Dicho esto, me voy a poner el Alchemy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nikochan: Gracias Rey, lo he dicho antes que por el cariño que le tengo lo asciendo al 10, ya que se trata de un disco básico e imprescindible para mi. Pero ahí diferimos... para mi Brothers in arms es otro 10... y ojo a mi Communiqué, el segundo,me vuelve loco... pero claro has nombrado a la piedra roseta... el Alchemy, uno de los mejores directos de la historia, glorioso, antológico y como suena la reedición!!!!

      Abrazos truferos.

      Eliminar
  5. Yo si soy de Dire y sobre todo de estos Dire. Emocionalmente estoy contigo, para mi también es un 10 por lo que me supuso de revulsivo aunque yo ya conocia a Dylan Y Cale y me pareció un hijo natural de ellos pero también de esas otras cosas que hablas en la que sin duda considero una entrada POM porque lo has contado de manera precisa y preciosa y todo por ese weekend en London. es lo que tiene este debut , uno de los mejores debuts de todos los tiempos es puro Londres.
    También coincido en que Comuniquee es una joyita oculta delicatessen aunque sea más light. Es cuierto que no es Forever Changes o Pet Sounds pero para la época si y porque suenan guitarras coño , que eso siempre es bienvenido y qué guitarras. Toto indultado porque has hecho la feana de tu vida master truffero.El 10/10 para la entrada, el disco objetivamente puede ser de 9 pero no menos. Melancolía del West End, amalgama del pub rock, gloria suburbial british y romanticismo de la chavalería con guitarras eléctricas.
    Un abrazo y gracias por esta reseña que es de lo mejor que se ha publicado en el Exilio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joserra Rodrigo: Gracias Granmaster, menos mal que eres de los Dire, ya me veía sólo en el firmamento... je, je, je. Es que poner éste álbum en el tocata, es entrar en una dimensión que no sabría explicar, y fue aterrizar en Londres y caminar por sus calles y darme cuenta antes que nada que este disco es el que le pega a esa ciudad, por lo menos por la zona dónde tenía el hotel, me venían sin pretenderlo casi todos los temas de éste disco a cholón a mi cabeza, como si fuera una chorreo.
      Communiqué contiene para ami la canción que define totalmente el estilo del grupo, Where do you think you're going?, de éste primer grupo, los miembros originales.
      Y ahí le has dado, éste disco tiene guitarras, y qué guitarras hermano, pura delicia, y ese sonido, sin ser una producción desmesurada, el sonido está conseguido al máximo.

      Un abrazo trufero y gracias enormes.

      Eliminar
  6. Yo nunca hablaría de Dire Straits como grupo, autor de uno de los peores discos de los años ochenta, "Brothers In Arms", con temas tan insultantes como "Money For Nothing" o "Walk Of Life". Sin embargo, estoy contigo, Savoy, en que este debut es realmente bueno y contiene un clásico absoluto del rock como "Sultans Of Swing". Estupendísima la entrada, tío, te has destapado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Gran error el tuyo amigo mío, claro que es un grupo y vaya grupo, Brothers in arms es un enorme disco, que tiene cancionacas como So far away, Your latest trick, One world o la propia Brothers in arms.
      Éste debut es una locura, de arriba a abajo, uno de mis discos fundamentales.

      Abrazos truferos.

      Eliminar
  7. Enorme post a un disco mitico. Es tan grande que el paso del tiempo le ha dado mas vigencia. Me lo compre en casette en el verano del 79 y ha estado siempre conmigo. Hasta clapton hizo una version de Setting en el Just one nigth. Tiene frescura, es inovador y represento un nuevo conceto en el sonido de las guitarras con permiso de j.j. Cale. Impecable articulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Navas: Gracias, el disco se merecía un post a su altura o cerca de ella. El paso del tiempo lo hace si cabe, más grande. Yo también lo compré en cassette la primera vez, y empezaba con Wild West end, pasano Down to the waterline al penúltimo lugar, cosa que hizo que siempre adorara ese primer tema.
      Es un disco fresco, de mucha clase, y con un sonido de guitarras sublime.

      Un saludo trufero.

      Eliminar
  8. Yo me asocio con Gonzalo aquí, no soy nada de los Straits, si es que es una banda realmente o Knopfler + 4 no lo se, no obstante este es su mejor disco claramente, lo dejo en 8 como mucho.
    Saludos y abrazos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addison de Witt: Dire Straits eran una banda de 4, y uno de esos 4 era Mark Knopfler, que como comprenderás es un auténtico genio. Después de la salida del hermano al grabar Making Movies es cuando empiezan los cambios en la banda.
      Para mi este primer disco es una joya incontestable, que tiene su continuación también en Communiqué, aunque sólo le iguala por momentos, pero el estilo sigue ahí.

      Un abrazo trufero.

      Eliminar
  9. Pues fíjate Savoy, que Comuniqué es mi disco favorito de los DS. En los lejanos ochenta tenía un amigo cuyo padre tenía un equipo de alta fidelidad de esos tan gloriosos (y aparatosos) de los años setenta. Tenía un amplificador brutal y cuatro columnas una en cada ángulo del salón. Cuando mi amigo pinchaba dicho elepé, lo disfrutábamos de forma increíble. Por eso Comuniqué es mi disco favorito de Mark y los suyos, pero lo cierto es que de ellos ay cosas muy respetables, incluso en el Brothers, un disco al que la mtv le hizo más daño que otra cosa, tal vez también la radiofórmula maldita, que es capaz de vulgarizar cualquier cosa. Sabes qué?? Mañana repesco su discografía.

    Abrazo, Mr. Truffle!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo: Amigo es que has dado en el clavo, esos dos y si me apuras tres primeros discos de la banda original, hay que escucharlos en vinilo, y si tienes la suerte de tener un buen equipo de plato y de sonido, el deleite puede llegar a ser total y absoluto. Communiqué es un gran disco, pero tiene un factor en contra, no tuvieron tanto tiempo para rematarlo, eso si, ojo, tiene para mi (lo he dicho más arriba) el tema que define el estilo del grupo "Where do you think you're going?", pero además ese final casi hawaiano con Follow me home es glorioso. Pero amigo si comparamos... canción a canción creo que el primero gana porque le dedicaron más tiempo y está más conseguido.
      Me alegro que gracias a mi entrada te entre el gusanillo de repasar su discografía.

      Un abrazo trufero.

      Eliminar
  10. Querido amigo Savoy.

    Muy bueno este artículo del primer disco de los Dire Straits que sin duda alguna es uno de mis favoritos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonso: Querido amigo, ya sabes que este disco forma y formará parte de nuestras vidas para siempre. Un discazo de tomo y lomo.

      Un saludo.

      Eliminar